Los pecados de nuestras manos (réquiem de Aion)

Capítulo 7 Ep. 1 - "Compañeros de armas"

La desesperante y amarilla sonrisa de Eric siempre había sido algo que Gabriel toleraba poco…

—¡Gabriel! ¡Hasta que por fin llegas, amigo!

…Y no fue mejor cuando su amigo de casi toda la vida se acercó con los brazos abiertos, y el olor repugnante a colonia barata que emanó de su ser lo abrumó. Aun así, se las arregló para sonreír y fingir un abrazo acogedor.

—¡Hey! ¿Cómo estás, boxeador?

Eric palmeó su espalda con fuerza, casi sacándole el aire de los pulmones, pues comparándose con él, seguía siendo pequeño para el gorila oscuro de un metro ochenta y seis que tenía en frente. Por alguna razón enigmática desde que se habían hecho amigos, necesitaba a Eric al menos a dos metros de distancia de él. Pues bien, eso no había cambiado hasta el día de hoy.

Cuando Eric Ross voltea un momento para dirigirse a su escritorio él aprovecha para acomodar su abrigo y se echa encima un poco de eau de cologne de H. Boss que trae siempre consigo en un pequeñísimo frasco de vidrio.

—Todo es un perpetuo caos, lo normal —dice un Eric lánguido, que luce más reconocible ahora que el entusiasmo del momento se ha esfumado—. Wintercold está cada vez más hundido y cada vez hay menos de nosotros dispuestos a revertir la situación. Los homicidios se dispararon, los vagabundos se multiplican pero hay un maníaco que disfruta aniquilarlos y podría ser cualquiera —bufa con pesadumbre—. Podría ser un perturbado que escapó de la guerra, podría ser tu padre, tu hermano o tu hijo... si es que tuvieras alguno de esos...

Eric se encoge de hombros y Gabriel, que permanece de brazos cruzados, sonríe y dice:

—Hombre, te volverías loco allá afuera. —Eric menea la cabeza como estando de acuerdo con su comentario, mientras se levanta para servirse un vaso de whisky—. Sigues bebiendo, ¿eh?

—Bebería menos si me hicieras compañía —comenta su viejo y melancólico amigo sin darle importancia. Gabriel podría alarmarse por el hábito con el alcohol que tiene, pero anota mentalmente ese detalle para más tarde.

Tal vez su difunto padre, Lord Sage Samaras, tenía razón cuando le dijo que él era esta desquiciada y egoísta monstruosidad que no podía sentir nada. Pero ahora da igual, porque no hay nadie de este lado del mundo con el poder o siquiera la osadía para decirle a Gabriel Samaras tan insultantes palabras.

Gabriel nota con curiosidad cómo los labios de Eric se mueven como si estuvieran hablando, entonces sus sentidos se conectan nuevamente y suena una alerta en su cabeza:

«Eric te está hablando».

—¿Eh?

—Te pregunté en qué has andado últimamente —repite Eric.

—Reuniones clasificadas… —Gabriel infla su pecho y exhala antes de nombrarle algunos de sus numerosos trabajos—. Dirección de operaciones secretas, por lo general operaciones negras, sistematización con SIG para misiones de búsqueda y rescate, tráfico de datos, seguimiento de contrabando entre criminales de guante blanco y todos esos asuntos de Inteligencia que odias.

—En resumen, has estado muy ocupado —señala Eric—. Sería una lástima que tu viejo y senil amigo te pidiera un poco de ayuda por aquí.

Gabriel estudia la oficina de su amigo y ex compañero de armas con lástima. Hay pilas de fotocopias apiladas en una esquina llena de cajas roídas (la idea de que está inhalando mierda de ratas lo hace sentir asqueado), los vasos descartables con restos de café (probablemente de otra persona), yacen desparramados por toda la mesa de atrás y el olor a filtros de cigarrillo usados está impregnado en las cuatro paredes.

Comparado con una pocilga de cerdos, probablemente la pocilga sea más limpia.

—No creo que me hayas presentado una solicitud formal de quince páginas a mitad de una divertida excursión suicida solo para que yo venga a tomar café contigo, ¿verdad? —exagera un poco, analizando seriamente si debería estar ahí respirando el tufillo a tabaco y whisky de esa sala—. Porque sería muy decepcionante, amigo.

—Pues yo no te esperaba hasta dentro de una semana —dice Eric, muy cómodo así como está de abandonada su oficina—. Así que podemos ir a tomar un decepcionante café sin problema.

—Bueno, en realidad volví hace un par de días pero tenía que hacer unas cuantas cosas antes de pasar por acá.

—¿Más importante que venir a ver a tu amigo de toda la vida?

—Sabes que soy un hombre ocupado, pero eso no me impide venir a verte. —Gabriel arremanga su pantalón para sentarse en el único asiento que hay—. Pues bien, ya estoy acá. Así que ya suéltalo. ¿Qué te angustia tanto como para que necesites exclusivamente mi ayuda?

—Todos los casos son un dolor constante en el trasero —rezonga Eric—, especialmente desde que Gris quiso retomar el del Sniper.

—Ah. —«Así que es eso». Las sospechas de Gabriel se confirman. No es como si Gris hubiera estado ocupada haciendo otra cosa más que fastidiar a Aion—. ¿Y quieres… que trabaje en eso, contigo? —Pregunta cuidadosamente. Tendría una gran ventaja si trabajara directamente con ellos. 

Gabriel aguarda expectante la mirada quieta de Eric, como dudando, hasta que suelta un resoplido risueño y sacude la cabeza.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.