El Secuestro de Ivette

Capítulo 18.

Los días seguían pasando para todos, mientras Dominic pasaba horas y horas en la semana con la terapia para poder recuperar la movilidad en las piernas, Ivette seguía perfeccionando su plan de escape, aún tenía varias dudas que se escapaban de todo pronóstico. Las emociones humanas nunca se podía predecir y eran un sufrimiento para ella, Dominico miraba a Ivette con ojos soñadores. Ya no había protestas de su parte por estar ahí es como si de pronto, de un día para otro su alma se hubiera aquietado y reconocido lo que su mente se negaba a aceptar.

Alessio seguía liderando su parte de territorio, su cama lo veía solo para dormir y a veces ni para eso. Dos años  y aún se encontraba en medio de turbulentos sentimientos.

—¿Hice lo correcto al dejar de buscarla? —Estaba sentado en el sillón de su oficina con una copa de whisky en la mano derecha y una fotografía de Ivette en la otra.

—Sí —Alexandro estaba del otro lado, sentado en la silla detrás del escritorio, repasaba el papeleo del último mes —, nunca debes de correr detrás de nadie.

Hubo silencio, Alessio tomo un trago y miró el techo luego miro la foto.

—¿Y si no quiso correr?

Alexandro levantó la vista y lo miro. Cuando se enteró de lo que había hecho Alessio lo condenó, lo amenazó incluso. Era injusto estar junto a alguien más por obligación, le dio el favor de la duda y fue muy claro cuando le puso tiempo límite para dejarla ir si así ella lo quería. Solo habían pasado dos semanas y había un “algo” nuevo en Alessio; sonreía más, gritaba menos, había aprendido a ser más comprensivo y también la había visto a ella. Básicamente era la mujer perfecta, la chica perfecta para Alessio, los acompaño a la boda y no sé pudo creer cuando ella ya no estuvo. Alessio descuido a todo a su alrededor, incluso se descuido él mismo. Dentro de su familia rompió más de un corazón verlo de esa manera.

—Ya la enterramos —murmuro con pesar Alex —dejala descansar en paz.

Una sonrisa triste se asomó en los labios de Alessio, acercó el vaso a su boca y tomó lo que quedaba de un trago.

—Ella no era Ivette y ella no se quiso ir —. Se puso de pie y salió del salón sin decir una palabra, sentía como el alcohol estaba subiendo por su sistema y decidió que no volvería a caer en la misma desesperacion de cuando empezó todo ese infierno.

Puso la ducha fría y duro quince minutos debajo del chorro, y se suscitó minutos después. Su mente y alma estaban exhausto aunque su corazón seguía creyendo lo que los demás no.

—Tu no te fuiste, hermosa —susurro abrazando una almohada.

Creer era una habilidad difícil de adquirir, pero muy potente cuando al fin se tenía.

—La fe es la certeza de lo que no sé siente pero está —La iglesia estaba en total silencio, repleta hasta el último asiento. Todos en blanco, negro o colores neutros —. Un ciego sabe de la existencia del sol aunque no lo vea, porque lo siente. Su piel lo siente, su mente lo siente, su ser interior lo siente —El padre camino hasta el centro del altar y paseo la mirada por toda la iglesia —. De esa misma lo sabemos nosotros, lo sentimos nosotros en nuestro corazón. La fe es una línea directa con Dios ¡Amén! —Los oyentes aplaudieron —Nosotros sentimos por medio de la fe y la fe nos conecta con nuestro ser interior, nuestra alma se enciende como una bombilla que siempre está funcional pero que pocas a  veces se nos olvida que está ahí.

»Y no solo sentimos a Dios, también sentimos el amor. Porque Dios es amor, Dios es salvación, ya lo dice la biblia: Dios es el camino la verdad y la vida. Abramos nuestras biblias en 
Romanos 8:38-39, que dice así:

»38  Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principales ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, 39  ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos permitirá separar el amor de Dios , que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.—Los oyentes seguían absortos en el sermón, nadie se percató de las tres personas sentadas en la parte de atrás, solo el chico en sillas de ruedas llamaba un poco la atención, pero al final, todos pasaban de largo. Estaban ahí por ser San Valentín, ellos tres tenían un amor perdido y escuchar sobre el amor verdadero no le sanaba de un todo sin embargo si ayudaba. —Hermanos, en Cristo Jesús está la salvación y quién ama a su prójimo ama a Cristo. Mira a quién está a tu lado y dile: te quiero hermano , te amo hermano y daría mi vida por ti —El padre seguía la prédica, Ivette había cerrado y se imagino a sus abuelos, a Edna, se imagino a Alessio a su lado y le pronunció aquellas palabras. Con la cabeza agachada le pedía perdón a Edna, susurraba palabras incomprensibles. Pedía perdon a Dios por todo lo malo que había hecho y lo que haría en el futuro, también pidió perdón para sí misma; agradeció seguir viva y susurró por mucha suerte —. Dios es amor, paz y dulzura, es el padre que nos ofrece rectitud y la madre que nos consuela. Dios queridos hermanos —El padre estaba apoyado en el féretro mientras los miraba a todos, su frente sudaba —, es el principio y el fin; pero lo más importante que hay que recordar hoy día del amor y la amistad en nuestro mundo terrenal es que Dios es amor.
 

—¿En qué estás pensando? —Ivette tenía la cabeza apoyada en la ventana y llevaba los ojos cerrados.

—¿Quieres un lista de todos mis pensamientos la venticuatro horas del día, Dominic?

Se sentía exhausta, al salir de la iglesia se había quedado sin fuerzas, todo su cuerpo se había apagado. Incluso su mente de había quedado en blanco, su corazón seguía latiendo sangre por todo el cuerpo, pero no sé alteraba. No estaba bien.

—Necesito alejarme unos días —Lo murmuro muy despacio, sin embargo, todo en el coche escucharon. Pronto se sintió la tensión.

—La única vida que tienes es está—Domenico hablo marcando cada palabra.

—Estoy pidiendo unos días —Despego la cabeza de la ventana y los miro —, ustedes son incapaces de ser benevolentes con nadie más que ustedes mismo. 



#342 en Detective
#257 en Novela negra

En el texto hay: secuestro, escapes, amor pasion

Editado: 16.04.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.