El Secuestro de Ivette

Capítulo 46

Karma.

A medida que pasamos por elmundo vamos dando y recibiendo palabras, emociones, acciones, momentos, caos y distorsión;  y a traves de todo ese recorrido se nos olvida que existe, la existencia del Karma tal vez nos llame por las noches antes de dormir, pero a la mañana siguiente desaparece.

Entonces volvemos al mismo circulo, hasta ese día.

Todo vuelve a donde empezo, a nosotros.

Ivette pensaba en todo aquello mientras guardaba el arma de su regalo de bodas en su funda, apretaba su pelo en la coleta con una linda venda rosa, estaba dispuesta a perderlo todo en ese día, pero el estilo no era una de esas cosas.

Se sento en la orilla de su cama y se tomo el tiempo de pensar,  revivio cada  momento de aquellos malditos años, lo repaso una y otra vez.

Los años que le dieron la fuerza de vivir aun cuando le quitaban la vida, lo que la hicieron indestrutible, los malditos años en lo que con la unica cosa que sobrevivio fue con la venganza sin saber a quien culparexactmente o cuando hacerlo, pero ahí estaba.

Meditando sobre el fin de todo o sobre su principio.

Se  puso de pie, arreglo la cama  y tomo su chaqueta, detras de ella dejo la puerta bien cerrada. Esperaba y tenia fe de no volver alli nunca más.

 

—¿No has considerado que es una trampa? —Alessandro movía el liquido en su vaso, estaba preocupado aunque no quería demostrarlo del todo.

—Lo  he considerado, pero aun asi, he visto los pros y la contra, me quedo con los contras.

—Debiste seguir con el psiquiatra.

—Creia que estaba alucinando —Alessio sonrio sin gracia —, no estoy loco, al menos no lo estaba.

—Es tan mala idea, ¿por  qué lo haces? —Alessandro sentia que como hermano mayor debia de detenerlo, por otro lado habia sentido su dolor.

Un millon de veces , mientras lo vio llorar y enterrarla, le pregunto si la habia amado, el dijo que no, no sentia que le habia quitado el amor de su vida, sintio que le robaron a ella la oportunidad de encontrar, de sentir de vivir el amor.

Ahí habia entendido que aun sin Alessio saberlo la habia amado, no estaba pensando en el poco tiempo que habian pasado, repasaba  una y otra vez las veces el tiempo que pudieron estar juntos y que ya no iba a poder ser.

—Estoy cansando de trabajar como una persona normal, de llevar cuentas, de amenazar con matar y luego matar  —Alessio se detuvo a mirar a su hermano —Decidi llevar el control de todo porque nunca pense en formar una familia,tener una sola mujer o soñar con algo más que con la vida que acabo de decir anteriormente.

»Luego vi a Ivette y me encapriche como un crío, nunca pense que nadie jamas pudiera hacerme cambiar de opion respecto a nada, ella lo hizo y pude ser yo. Hablar de temas interesantes, al final yo me encapriche,pero ella  me domino en mas de un sentido y no se aprovecho de ello.

»Aparecio tiempo despues, yo la vi y nadie me creyo. Pero lo vivi y puedo seguir o terminar viviendo con ese recuerdo.

—De recuerdo no se puede vivir.

—¿No?

Se sento en su silla giratoria y subio los pies en el escritorio. 

—Estas desquiciado. ¿Quieres que te acompañe?

—¿Y me tomes la  mano mientras asesino a alguien?

—Lo digo  en serio.

—Tu tienes que conservarte vivo para tu familia.

—Tu eres mi familia.

—Andas muy sentimental.

—Hoy cumplen aniversario —Alessandro apreto los labios.

—Muy emocional —susurro diciendoselo a si mismo.

Ya no habia pasado nunca por allí, toda la alegría se la estaba llevado Colombo. Sin poseer rostroo voz le estaba amenazando cn todo lo que tenía. Detras de  laultima carta habia unas lineas en negrito.

Tres reglas para vivir en cautiverio:
1-Matar
2-Amar
3-Seguir.



#356 en Detective
#267 en Novela negra

En el texto hay: secuestro, escapes, amor pasion

Editado: 16.04.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.