Elementos Secretos

4

Caminamos uno junto a el otro en completo silencio, mi ritmo era tranquilo, atenta a cualquier problema que se pudiera presentar, dimos vuelta en un pasillo hacia la derecha, pude enfocar a un chico de cabello negro con unos intensos ojos verdes, vestido formalmente, con saco y pantalon, de color negros, una camisa blanca.

Alexander paso por enfrente de mí, inmediatamente le seguí el paso, dejando que me guiara por el pasillo hasta perder de vista al chico.

—¿Qué clase nos toca?­—.Pregunte con un tono distraído.

—Matemáticas—.Alexander se encogió de hombros y yo asentí.

Al llegar al salón, entre con total tranquilidad, me coloque en un asiento al final del salón, esperando a que Alexander dejara de hablar con Nessa, me distraje un momento mirando afuera, viendo como poco a poco empezaban a caer gotas de agua, mojando todo a su paso, las gotas iban de un lugar a otro en una magnifica danza sincronizada.

—No deberías hacer llover Alexandra, puedes dañar a alguien—.Comento la voz de Alexander a mi lado.

Voltee, para poder observar la sonrisa que llevaba en el rostro.

—Te atrae Nessa—.Afirme.

—No me es indiferente, lo acepto, sin embargo no creo que pudiera suceder nada con ella, su forma no es mi estilo—.Se encogió de hombros mientras yo consideraba el hecho de que Alicia su ex, estuviera influyendo en su forma de pensar.

-Debes dejar de pensar en Alicia, su manera es tan inadecuada en tu persona, hablas como una zorra cuando de relaciones se trata—.Me encogí de hombros.

—Esto no tiene nada que ver con ella, es simplemente el hecho de que no estoy hecho para las relaciones, no me gustan, no soy feliz en una—.Se encogió de hombros.

Asentí y seguí mirando hacia afuera, encontrándome con unos intensos ojos verdes observándome.

—Ese chico lleva observándote desde que he llegado, no ha desviado su mirada en ningún momento, me sorprende que no te hayas dado cuenta antes—.Admitió Alexander.

—Estaba entretenida en ti, no en mi seguridad, analizando desde cuándo es que cambio tanto tu forma de pensar.

—Mi forma de pensar no ha cambiado, solo evoluciono, con el tiempo aprendemos a madurar y eso es algo que yo he hecho hace poco tiempo.

—Comprendo.

En ese momento entro un profesor haciendo que todos en el salón guardaran silencio, cerró la puerta una vez estaba adentro y prosiguió a dar su clase.

-El teorema de Pitágoras nos dice que En un triángulo rectángulo, el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados….

En ese momento se alcanzó a escuchar el sonido de unos toques en la puerta.

—Adelante—.Grito el maestro.

—Lamento la demora profesor.—Dijo el chico.

—Que no vuelva a suceder joven Adam, tome asiento en algún lugar libre.

Adam analizo toda el aula con su mirada hasta sentarse justo a un lado de Alexander.

—Bienvenidos al colegio Redtoc, espero se les haya tratado cordialmente en lo que llevan de estancia, mi nombre es Adam soy el encargado de todo lo que pasa aquí, cualquier situación la deben tratar conmigo—.Indico el chico al sentarse junto a nosotros.

—Gracias Adam, me agradaría que dejaras de analizarnos, no somos peligrosos, así mismo te pido dejes de observarnos desde lo lejos, consideramos que sería más correcto hablarnos directamente a nosotros.—Le dijo Alexander tranquilamente.

—¿Cuáles son sus nombres?—. Pregunto igual con su rostro serio.

—Soy Alexander Elment—.Contesto mi hermano.

Adam enarco una ceja hacia mí, indicando que era mi turno de hablar.

—Alexandra—.Respondí seca, volviendo mí vista al pizarrón.

La clase siguió su curso normal, al final del día Alexander y yo nos dirigíamos a nuestro nuevo hogar que se encontraba a las orillas del bosque, mi estado de ánimo no era muy bueno por lo tanto, mantenía mi rostro serio, viendo como todos los estudiantes nos observaban.

—Es un placer tenerlos aquí Hermanos Elment, nunca pensamos que los podríamos encontrar aquí—.Dijo una voz detrás de nosotros.

—Igual es un gusto verte Alicia.

Mi amargura no se pudo notar más en mi tono de voz, voltee para encontrar a Katherine y Alicia seguidas de Caín y Cail.

La historia con ellos cuatro fue complicada, hace un año Alexander se enamoró perdidamente de Alicia, una elemental sombra, sin sentimientos hacia otro ser humano que no fuera su hermana Katherine, nuestra relación nunca fue buena, mis ideales eran diferentes a los de ella, pero si en algo podíamos opinar igual era en nuestro contante sentimiento de tener que cuidar de nuestros hermanos, Caín y Cail por su parte eran el complemento de nuestro grupo, el descontrol y la paz al mismo tiempo, Cain era un completo desastre, metiéndose en problemas todo el tiempo, Cail los evitaba sin embargo siempre estaba para Cain cuando él lo necesitaba, Alexander y Katherine eran la parte intermedia del grupo, la estabilidad que se necesitaba, sin embargo yo era la líder, y me encargaba de la seguridad de todos los integrantes incluida Alicia.



#20376 en Fantasía
#4294 en Magia
#4692 en Ciencia ficción

En el texto hay: elementos, batallas epicas, mellizos

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.