Elizabeth

Capítulo 6.

Capítulo 6:
 


 

Con Nick íbamos camino hacia la puerta de entrada, estábamos listos para ver Deadpool; pero antes de siquiera llegar a ella, nuestra adorable madre se interpuso. Nótese mi entusiasmo por verle. No parecía enfadada, se ve que la noche anterior le ayudó a reflexionar o quizá no.
 


 

—¿Adónde vais, cielo? —quiere saber y siento repelús, cuando le dice así a Nick. Joder, no me gustaba ni un poquito que lo hiciese. 
 


 

Esa mujer pedirá algo.
 


 

Por una vez, pienso igual. Se le nota y hay que admitirlo, le conozco demasiado bien, como para ignorarlo.
 


—Al cine —le espeto, de manera borde. Aunque sé que esperaba que mi hermano respondiera.

—¡Estupendo! —chilla y en serio, me da mala espina—. ¿Por qué no invitáis a Ian? Es una buena excusa para salir con tu prometido —más que pregunta, es una orden de su parte y de paso me recuerda el infierno por el que tengo que pasar. Genial. 

—Es una salida de hermanos y en ella, no entra Ian —le suelta Nick, lo bastante enfadado. Bien, es la segunda vez que le veo así. Primero con Ethan, ahora con Eloise.

—Podéis hacer una excepción —intenta persuadirle.

—Estoy hasta los cojones con toda esta mierda, ¿vale? Así que no, no hay ninguna puta excepción —masculla Nick, Eloise se queda boquiabierta al igual que yo; nunca le había hablado así a ella—. Nos vemos luego, mamá —se despide y dice la última palabra, de manera irónica.

Me toma de mi muñeca y me arrastra fuera de nuestro hogar, lo podía notar; estaba furioso. Pero no sabía muy bien porque, ¿sería por la boda? ¿O porque mi madre no hacía mas que manejar mi vida y eso no le gustaba? Quisiera preguntar que fue eso de hace un momento, pero temo que me mandé a la mierda. No, no correré el riesgo, además se ha portado de lo mejor recién. ¡Es el puto amo! 

Me acomodo en el asiento del copiloto y mi hermano emprende camino hacia el cine. Le noto nervioso, sé que todo esto le ha dejado un mal sabor de boca. Pero entiendo que a cualquiera le sobre pasaría algo así y tampoco es grato ver, como a tu hermana menor la lanzan a un matrimonio de esta magnitud. Aunque se excusen con  que es por el bien de todos, porque no lo es.

Solo les importa la puta empresa.

Se detiene en un semáforo y sin que lo espere golpea el volante del auto, logrando que de un pequeño brinco en mi asiento. Demonios.

—¡Joder! —grita y da otro golpe.

Me quedo estática en mi lugar, sin saber que decir o como reaccionar. Esto no había pasado antes, él no es así nunca. ¿Qué demonios esta pasando? Muerdo mi labio inferior con nerviosismo, quería ayudarle, pero no sabía como.

—Odio todo esto, Liz —suelta de pronto, que me cuesta procesar sus palabras—. Odio que te obliguen a casarte, que intenten que le quieras y que no pueda hacer una mierda por impedir esto —se sincera y respira demasiado agitado—, Daría lo que fuera por estar en tu lugar y que no tengas que pasar esto, en serio. No lo mereces, cariño. ¡Eloise, es una imbécil! —apoya su frente en el volante y se queda allí unos segundos que se me hacen eternos. 

—Nick, yo... —comienzo, pero no sé muy bien que decir. ¿Qué excusa es válida? Cierro mis ojos un momento y respiro con  profundidad—. Yo tomé la decisión de casarme, nadie más —miento y se me hace tan fácil, ya que llevó mucho tiempo haciéndolo—, Así que deja de preocuparte, ¿vale? Mejor vayamos a ver la película y olvidemos por un momento todo esto —propongo.

Él levanta su rostro y me mira sin poder creérselo, parece indignado. Vamos, le he mentido y me conoce bien, sabe cuando lo hago. Sí, soy muy mala mintiendo. Pero creí que por una vez lo lograría, pero me equivoque. De manera muy evidente.

 —No mientas, no lo has decidido tú; sino ella —me espeta, molesto hasta la médula y lo puedo notar en la venita que se le forma en el cuello—. Todos sabemos cuanto ama el dinero y quiere aun mas, sin importarle a quien sacrifique para lograrlo —se sincera, pero ahora habla mas calmado—, ¿Por qué no puedes elegir a quien amar? —pregunta, pero deduzco que se la hace así mismo. Y comprendía porque, él no podía estar con el chico que amaba y todo por miedo a que le rechacen. Si alguien odiaba la situación por la que uno tenía que pasar, esa era yo. Porque si quisiera divorciarme de Ian, lo haría; en cambio Nick estaba destinado a ocultar sus verdaderos sentimientos y eso me jodía. Quería gritar por él al mundo, quería que todos supieran la verdad y que le amen tal cual es.

Pero -y aquí había uno de los malos- no podía hacerlo, porque sé que no me lo perdonaría jamás. Dañar a Nick, era lo que menos deseaba. Él era un ser de luz y merecía ser feliz, así que si debo sacrificar el mío; lo haría. El sonido de un claxon nos recuerda donde estamos y entre maldiciones, Nick vuelve a emprender viaje hacia el cine. Vamos en un silencio sepulcral, no parece que hace unos momentos nos estábamos gritando. Joder. Sé que tiene razón y que no debería permitirle a Eloise manejar mi vida; ¿pero que otra opción tenía? La fusión era importante y tener de enemigos a mis padres al negarme, no me convenía. El continuar mi carrera dependía de ellos y si lo arruinaba, todo por lo que he luchado se iría por el caño. 

Mi hermano estaciona y me veo obligada a bajar del auto. Solo por unas horas olvidaré todos los problemas y me centrare en mi salida con Nick.

(...)

—¡Amo a Deadpool! —chillo emocionada y no mentía en absoluto. 

Agradecía enormemente que mi hermano me haya invitado a ver la película, os juro que no es ninguna perdida de tiempo. ¡Es jodidamente increíble! Había que admitir que Ryan Reynolds hizo un estupendo trabajo siendo Deadpool, en serio  os lo digo. Nick no dejaba de sonreír, mientras que yo parloteaba sobre la película y de mis partes favoritas de la misma. Íbamos camino a su auto, lamentablemente debíamos regresar a ese infierno que llamábamos hogar. Ya podía imaginar el rostro lleno de agriedad, de Eloise. Joder. Quizá tenía preparado un puto discurso, donde solo serían quejas de la actitud de mi hermano y de mí por no invitar a Ian. Estupendo.



#4844 en Novela romántica
#1913 en Otros
#496 en Humor

En el texto hay: amorprohibido, matrimonio arreglado, chantaje

Editado: 21.04.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.