Ella le pertenece a la mafia [editando]

Capítulo 18

Me quité la casaca para, tirarla sobre la cama  

No podía creer lo que Marcos había hecho no voy a  negar  que era algo lindo de su parte pero eso no quitaba que fuera el mismo  , hombre frío de siempre  era igual que D'omico y esta vez no cometería  el mismo error  

Solté mi cabello para cambiarme de ropa por algo más cómodo de lo que traía puesto   

Había perdido mis clases por una estúpida idea que Marcos que había preparado supuestamente  para que lo perdonara , suspire sobre la cama era mejor pensar por la  mañana con la cabeza más fría  , cerré los ojos para tratar de conciliar el sueño pero no podía cada vez que trataba de dormir simplemente no podía  

La cálida luz del sol que ingresaban por la ventana hicieron ; que me despertara de inmediato  

Salude a Alexander y a Damián los cuales se encontraban sentados desayunando  pero no estaba Marcos a donde habrá ido , no quise preguntar  

Tampoco me importaba saber de su vida personal , él podía hacer lo que quisiera  dije para mis adentros   

—¿aleska  ,quieres ir conmigo al súper?  

Me pregunta Alexander,  mientras a un todavía tenía el pan en la boca  

—no puedo órdenes de Marcos — vamos aleska  el no regresara en unos días salió en un viaje de negocios, además los guardias irán con nosotros  que dices necesitas salir  

—no lo sé —¿ es mejor que no vallas ?  

Menciona Damián , pero donde se habrá ido Marcos  por otro lado si él no estaba que de malo me podría pasar asentí con una sonrisa a la propuesta de  Alexander   

Subí a mi habitación  para cambiarme de ropa  

Opte por llevar un conjunto negro , de un polo con tiras  por encima del obligó y un buzo negro ancho amarre mi cabello en una cola alta con dos , mechones de cabello a cada lado  

— ¿qué quieren comer hoy día? les preparare lo que ustedes quieran — en serio sabes cocinar  

— por supuesto  

Asentí  ofendida cerrando mis parpados , a lo  que Alexander  le daba un codazo a Damián  
 
 caminamos  por todo el súper dando vueltas de un lado para el otro en busca de los ingredientes y de algunas cosas más que necesitaríamos para estos días sin Marcos es que yo me llevaba  bien con ambos chicos  

—¿ aleska? — llamo mi nombre Alexander   

A lo que de , les preste atención


—Que sucede, pasa algo —cuando piensas darnos sobrinos para poder engreírlos — ¿qué ?  

Dije casi de inmediato como se suponía que iba a responder a esa pregunta  lo mire con asombro e intriga entendía que era normal que preguntara ,pero la pregunta era algo que no lo procesaba a un era como si mi cerebro no lo procesaba  del todo

—sabes olvídalo fue una pregunta tonta  

— tu a un no entiendes la situación cierto  

Cuando iba decir algo más , uno de los guardias que nos acompañaba indico  que nos temíamos que ir los tres  comprendimos que a ver  venido ya era algo riesgoso   y era mejor irse a casa pagamos las compras , antes de salir decidí ir a los servicios higiénicos que se encontraban  en la parte de arriba del súper  

Me mire en el espejo mientras a un tenía  jotas de agua que me había echado en el rostro  

Entre cerré ojos por unos segundos cuando los volví abrir grande fue mi sorpresa al notar quien estaba frente a mi abrí  los ojos más de lo normal el corazón empezó a latir con suma velocidad  la boca se me seco  por completo  

—Tu…..que haces acá— dije en un hilo de voz  

— acaso no te alegra verme , mi princesa de ojos azules como las estrellas  

Pegue más mi cuerpo así el lavadero de manos que tenía atrás mío en busca de una salida mire amabas lados esperando que alguien saliera o entrará por la puerta  

— no me hagas daño por favor— mencione esta ves  tartamudeando  suplicándole  

—Ooo aleska  tan cambiada pero siempre siendo la cobarde de siempre  

— que quieres de mi déjame en paz  

Esta ves ya estaba al borde , de las lágrimas los ojos se me llenaron de lágrimas quería,  salir corriendo sin mirar atrás pero no podía  

Sus frías y ásperas manos tocaron mi quijada  haciendo  que lo mirada directamente a los ojos esa mirada penetrante  y autoritaria  que causaban miedo en mi hicieron , que las lágrimas se deslizada por mi rostro podía sentir su cálido aliento sobre mis labios a medida que se acercaba  más , sus mano bajo más hasta llegar a mi cuello en la cual  hizo  una pequeña presión  

— tan exquisita como siempre  

hiso  un rápido recorrido con la mirada a mi cuerpo , mientras la presión aumentaba en mi cuello , cerré los ojos para evitar verlo  

— déjame ir me están esperando  

— claro lo había olvidado…. a hora eres una mujer casada señora B-I-A-N-CH-I  

esas últimas palabras lo dijo tan fuerte y tan cerca de mi oído rosando su lengua sobre mi cachete  , podría golpearlo y salir corriendo para eso Marcos me enseñó pero porque mi cuerpo no quería reaccionar y prefería quedarme quieta  

—así es  soy esposa de Marcos , si me haces  algo el ..…—¿el qué? Me matara

soltó  una risa  sarcásticamente alejándose de mi lleve mis , mano  a mi cuello para tratar de evitar el dolor que sentía  
 

— tu esposa de esa basura, no pudiste escoger algo mejor pero que se podía esperar  de ti   

me lanzó una rápida mirada de asco ; que la verdad no me importo  

—pero tú me vas ayudar  en mis planes por eso es que estoy aquí —no te ayudaré en nada  

—espera no seas impaciente que no he dicho nada  a demás supongo que quieres saber cómo es que esta tu  hermana   

Lo mire con odio ese odio que sentía por verlo muerto ante mi suplicando por piedad o imaginándolo que me rogara que lo matará  

—si te atreves.. —¿hacer que aleska  ? A hora creo que si nos entendemos , te explicaré algo simple y espero lo cumplas  

Empezó hablar como si lo que,  me estaba diciendo era algo de lo más normal   
Cada vez que decía una palabra me llevaba  las manos a la boca y lo miraba con miedo  

— no haré eso,  olvídalo  

Dije antes de que saliera por la puerta y la cerrada con fuerza me mire al espejo mientras las  lágrimas no paraban de salir de mis ojos  vamos aleska  cálmate tú eres fuerte era lo que creía yo pero a hora me he dado cuenta que no soy más que una cobarde , aparentando ser fuerte  

Todo el camino de regreso a casa me mantuve callada por más que Alexander ; me decía algo solo asentía con la cabeza , todo a mi alrededor se movía en cámara lenta  era algo extraño esta sensación  

—iré a descansar estoy muy cansada  

— de acuerdo pero no te olvides que nos prometiste cocinar hoy —está bien  

Subí las escalera a duras penas , cerré la puerta con llave para lanzarme sobre la cama cubrí mi rostro con la almohada para que así nadie pudiera escuchar mi llanto siempre lo hacía de chiquita para que mamá no me escuchara  llorar  

Pero nada me podía pasar si estaba en la casa de Marcos el me protegería me lo prometió  

Baje de lo más normal a la cocina para preparar el pae de fresa que había prometido hacer pero de mi mente a un no se borraban la idea que mi hermana estuviera en peligro ¡ maldición !  
 



#1724 en Otros
#294 en Acción
#460 en Humor

En el texto hay: secuestro, mafia, vengannza

Editado: 24.01.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.