Esquizofrenia//ruki Mukami Y Tu// Eliana Mey

CAPÍTULO OCHO: UN DIA CON KOU

me senté sobre la cama agarré una pastilla y me la tragué afuerzas ya estaba harta de tantas pastillas pero no me queda de otra tome un vaso lleno de agua y me acosté para ser sincera esta cámara muy cómoda me dan ganas de quedarme dormida y no despertar hasta tarde pero ese no era el caso

Alguien abrió la puerta de golpe mire hacia la puerta era kou  con una gran sonrisa en su rostro supuse que era algo bueno

-arte-chan es hora de ir de compras!-

Lo miré unos segundos con cara de pereza tenía ganas de salir pero luego recordé lo que me había dicho en la sala hace unos ratos  me paré de la cama pero luego me quedé estática recordé que no tenía ropa.

-kou no tengo ropa-

-oh vaya esto es un problema-  dijo pensativo mientras se tocaba la barbilla unos segundos después salió rápido de la habitación y regresó con ropa.

-es la ropa mas chica que tengo esto debe servir... Déjame esto a mí- añadió decisivo, me jalo cerca del tocador el cual tenía un gran espejo y paso como unos 15 minutos pasando ropa por ropa hasta que encontró uno muy lindo a mi parecer.

Los jeans me quedaron un poco ajustados pero no me molestaban seguido de una camisa. Algo holgada de color negro sólido lamentablemente los tenis que el trajo me quedaron muy grandes así que me quede con los que tenía, me cepillo el pelo haciendo una media cola.

-nada mal por ahora esto esta bien vamonos-

-esta bien -

El fue el primero en salir del cuarto después de mi, abrió la puerta principal y vaya si por dentro la mansión era hermosa por fuera era aún más, en frente nuestra había una gran limusina a lo cual pare de caminar inmediatamente

-kou nosotros iremos ahí?-

dije señalando la limusina negra

-claro recuerda que estás con un gran idol-

dijo con un tono ligeramente arrogante yo solo rodee los ojos y con pena me adentro aquella limusina seguido de mi kou en el trayecto de  la mansión y al centro comercial no fue muy largo además de que kou no paró de hablar no solo de el sino que también quiso saber de mi.

-oye kou qué edad tiene ruki?- pregunte al azar por otra parte kou tardó unos minutos en contestar

-dieciocho años- 

juré que mis parpados se abrieron a más no poder como es posible o por lo menos tan siquiera se puede realmente.

-pero tiene casi mi misma edad solo por un año me rebasa-   

tartamudee levemente el solo rió pero me dejó en claro que esa era la edad actual de ruki, la limusina paró de inmediato kou bajo seguido de mi con un cubrebocas y gorro para aparentar discreción aunque su vestimenta hacia lo contrario

entrando automáticamente lo tome de su camisa para no perderlo de vista, era la primera vez que salía en mucho tiempo y este lugar era muy bello kou insistió en que subiera  por unas escaleras eléctricas pero me daban miedo sea lo que sea logro que me subiera al aparato raro aunque casi me caigo.

estando arriba kou se puso en modo cazador de ropa  llevándome de un sitio a otro llevando varias ya que mi gustos eran muy complicados pero hay alguna que otra con la cual salió con la suya de pronto pasamos cerca de una heladería la cual me quede mirando harto rato  a lo cual kou se dio cuenta llevándome a rastras al lugar.

-bienvenidos de que sabor va a llevar- dijo dulcemente la trabajadora mientras nos entregaba un folleto de los helados

-de que vas a querer arte-chan? - 

-de... menta con cacahuate -

-bien y yo uno de fresa-

la trabajadora insistió a que nos sentamos y esperamos nuestro turno, kou se sento enfrente mio al principio revisó algo en su celular pero lo dejo de lado rápidamente.

-cómo te las estás pasando arte-chan?-

-bien solo que son muchas cosas- 

dije quejosa y el solo se rio mientras hablábamos de otras cosas, la verdad nunca había entablado una conversación tan fluida y eso me enorgullece no tardaron en traer los helados que comimos ahí mismo rápidamente ya que estaba por hacernos tarde para regresar a casa. llegamos a la limusina y metimos todas las cosas en la cajuela después adentrarnos a la limusina regresando a casa por así decirlo.

-bien llegamos a tiempo, las cosas las bajara el mayordomo- 

dijo mientras nos adentramos a la casa pasamos por la sala y ahí estaban todos los demás hablando tranquilamente yo solo me senté y me dedique a escuchar todo lo que decían, siendo honesta tengo un poco de envidia a los hermanos y no refiriéndome a lo dineral sino que a su hermandad  era algo de admirar yo nunca tuve hermanos siempre fui hija única y siempre lo fui por lo que fue más fácil en que notaran si estaba enferma o si me sentia mal etc.  

los deje y subí a mi habitación que por suerte encontré rápido, cerré la puerta con seguro tenia ganas de bañarme asi que abri el armario que para mi sorpresa fue que toda la ropa estaba bien acomodada un poco extraño en lo personal pero lo deje pasar, tome ropa interior y un camisón azul claro  dejandolo en la cama seguido tomé una toalla y abrí la puerta del baño mi primera impresión fue que había una gran bañera en medio, a su lado izquierdo una regadera del otro lado la taza y un lavabo con espejo, me acerque a la bañera y en su orilla pegado a la pared todo lo necesario para la higiene 

abrí el dejando salir el agua mientras me desvestia ya estando llena lo cual no tardo  me sumergí plácidamente estuve un rato jugando con las burbujas pero me canse asi que sali envolviendo mi cuerpo con la toalla, pare justo enfrente del espejo mirando atentamente algo aparecio atras mio a lo cual gire rápidamente pero no había nadie así que opte por salir rápidamente del baño me coloque mi ropa interior seguido del camisón



#4550 en Fanfic
#11599 en Fantasía

En el texto hay: vampiros, fanfic, diaboliklovers

Editado: 16.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.