Esquizofrenia//ruki Mukami Y Tu// Eliana Mey

CAPÍTULO NUEVE: UN DIA CON AZUSA

Hoy era un dia o bueno una noche muy diferente a las demás, el frío esta presente evitando que salga de aquellas colchas grandes y pesadas que me enterraban en el colchón, aún tenía los ojos cerrados mientras me enrollaba por cada giro que daba, sin darme cuenta de que ya estaba en la orilla de la cama hasta que sentí como si mi alma saliera de mi cuerpo y este se estrellara en el suelo.

-eva... ¿despierta?...-

estaba tirada aun durmiendo boca abajo cubierta por riquisimas sábanas, alce la mirada para pedir ayuda de una tortura llamada flojera, este accedió con una sonrisa pequeña, este chico puede ser muy tierno e incluso amable como ahora pero a la vez puede ser un cuchillo afilado listo para matarte con acciones o palabras o eso es lo que refleja  

pedí que saliera de la habitación para poder cambiarme tranquilamente, me coloque una playera holgada blanca y unos pantalones negro metiendo por dentro la camisa seguido de una botas negras sentí nostalgia mientras me vestía recordando aquellas veces que iba así a la escuela, convencer a kou a comprar esto fue complicado me gustaba la ropa que escogió pero habían algunas que simplemente me negaría en ponerme.

"-¡KOU no me voy a poner esto! -

-pero m-neko-chan-

-¡esta muy corto!-

dije alzando una falda muy pero muy corta para mis gustos poco femeninos"

suspire yendo con los demás, terminando de comer lleve mi plato a la cocina para lavarlo estando alli senti como una mano fría posaba en mi hombro era ruki que me miraba de lleno con sus ojos zafiro penetrantes.

-déjalo yo lo lavo- iba a reprochar pero su voz gruesa me lo impide.

-azusa quiere pasar un dia contigo ve-

solté una sonrisa me hizo muy feliz su propuesta así que mire detrás mío e ahí estaba esperando con la mirada en el suelo y sin mirar atrás me dirigí a él tomando su manga y este rápidamente tomó mi mano haciendo que salgamos de nuevo de la mansión.

llegamos a la parte trasera de la enorme mansión el cual estaba la mayor parte por cultivos de vegetales y frutas de todo tipo incluyendo árboles, pero esta no era nuestra parada puesto que azusa me llevó más al fondo encontrando un pequeño jardín de lirios en colores blanco, rosa, rojo, amarillo, morado o naranja muy bellos.

-quisiera que me ayudaras Eva- dijo de manera pausada y lenta

-claro... por dónde empezamos- dije un poco motivada pues ya tenia años que no veía un lirio o una rosa por lo menos.

(...)

No se cuanto tiempo llevamos plantando, transplantando y cortando lirios de diferentes colores, a veces en silencio otras hablando tranquilamente aunque me llego una duda de repente.

"Por que es el único que me llama Eva aun sabiendo mi nombre"

esa duda me carcomía por dentro pero decidí no preguntar no ahora mismo

-Por qué persistes aquí sabiendo que eres miserable internamente-

Mire atrás mío viendo a azusa quien estaba de espaldas plantando así que no le tome importancia a aquellas palabras.

-piensalo solo eres un estorbo con un cerebro que te hace imaginar -

-¡Pues si no quieres que este aquí simplemente dímelo en la cara!-

Dije levantándome de golpe a mirar a azusa quien estaba sorprendido

-Eva est-

-¡no me llames Eva!-

Se quedó en silencio momentáneamente y dio un suspiro largo

-Arte-chan no ha tomado su medicamento o si -

Iba a discutir de nuevo pero me trague mis palabras al escuchar que tenía razón así que solo asentí él solo me tomo de los hombros con una ligera sonrisa a la mansión, no me soltó en ningún momento hasta que entramos a la mansión me llevó a la cocina.

-lávate las manos ahora vuelvo -

Dijo con su tono ligero y suave de hablar con tranquilidad,  abrí el grifo dejando caer el agua fría lavando muy bien ambas manos todo estaba muy tranquilo no había ruido alguno a excepción del agua.

De Pronto sentí como algo se paraba atrás mío de forma expectante de cada cosa que hiciera muy pegado a mi, sentí como su respiración tranquila estampar con brutalidad en mi oído pero no me moví al contrario mire hacia arriba y vaya sorpresa me encontré "El" estaba ahí pero había algo diferente en el su altura seguía igual como el color de su piel pero esta vez tenía un cuerno de ciervo incrustado en su cabeza de lado izquierdo sus ojos ya no eran completamente morado al contrario se hicieron casi color verde muy tenue.

me miraba con una melancolía y dolor al igual que la habitación se hizo más fría,lleve una mano a su rostro pensando que se iría pero al contrario cuando toque su mejilla este abrazo mi mano con la suya, no comprendo cómo es posible que la ilusión a la cual temía  y temo con mi alma este llorando amargamente mientras desaparecía por completo.

baje la mirada junto con mi mano la cual tenía algo en ella era una pulsera blanca.

-eva toma-

-gracias- dije tomándome las pastillas seguido del agua ocultando el objeto anterior.

-oye lo siento no... no fue mi intención gritarte pero...- dije con la voz átona y trémula 

-no te preocupes eva ...no Arte-chan tu mente no es la más cuerda de aquí-

deje el vaso ya vacío en el estante y abrace a azusa y este la acepto con gusto fue largo y callado pero de verdad lo disfrute, nos separamos y toque sus manos que aún tenían un poco sucias pero no tanto reí levemente este se dio cuenta y llevo sus manos al grifo para lavarse, pero mi sonrisa se volvió seria esta vez nada cuadraba con lo que acababa de pasar.



#4550 en Fanfic
#11599 en Fantasía

En el texto hay: vampiros, fanfic, diaboliklovers

Editado: 16.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.