Esquizofrenia//ruki Mukami Y Tu// Eliana Mey

CAPITULO DIEZ: UN DIA CON AZUSA

Hay diferentes tipos de personas conjunto a sus personalidades pero estos chicos si que son peculiares: kou entre sus hermanos es el más extrovertido y abierto que he recordado de las personas que he conocido luego está azusa es tierno y reservado a la vez aun que no se el por que de sus vendas y cicatrices como una momia viviente pero eso lo hace único después esta Ruki quien entre todos es mas cerrado pero siempre desde que llegué aquí se preocupa de cada uno de nosotros como un buen hermano mayor y por último está Yuma pues el es un poco brusco con sus palabras hasta ahora pero no tiene más intenciones o eso creo.

A pasado una semana desde lo ocurrido anteriormente, "él" no volvió y aquella joya que me dio aún sigue presente sigue siendo un blanco aperlado pero en estos últimos días se ha puesto una de las perlas de color negro no encuentro explicación para eso y tampoco él porque como es que llegó esa pulsera a mis manos algo que me hizo dudar, nadie sabe de esto solo azusa que me creyó con una mentira que por suerte no le ha preguntado a Kou.

Por otro lado, Yuma desde que llegue solo tuvimos unas cuantas interacciones y no pasa de ahí además de que me ha ignorado ¿por qué será? No lo sé yo también me lo preguntó casi todos los días.

Estaba en la parte trasera de la gran mansión eran las 5:00 pm aun estaba el sol pero ya no con tanta luz que desprendía en la mañana con intensidad, llevaba un short de mezclilla azul marino seguido de una playera un poco holgada metido en el short y unos tenis y sin olvidar la pulsera de "Él" , estaba sentada en uno de los largos escalones mirando el pequeño paisaje estaba sola los chicos estaban adentro le dije a azusa que si venia pero dijo que no le gusta el sol lo que se me hizo extraño Ruki estaba ocupado que casi no lo veo y kou no estaba.

El huerto si que es extenso y sus tomates se notaba que los cuidaban muy bien puesto que su color es un rojo vivo alce mi brazo derecho el cual estaba la pulsera y suspire con desgano nada me cuadraba porque una alucinación me pudo dar esto si no es real.

Escuche unas pisadas detrás mío, pero no le di importancia hasta que sentí un golpe leve en mi cabeza llevando ambas manos a esta y mire hacia arriba era Yuma tenia una pala de una mano y en la otra una cubeta pequeña con la cual él me había dado el golpe, sobe mi cabeza mirándolo.

- ¿Por qué eso?

-por que si cerdita, venga hoy me ayudaras en el huerto- dijo decisivo caminando dándome la espalda

¬¬-Hugh bueno, pero no era necesario el golpe sabes- dije mientras me levantaba de mi sitio

-toma la cubeta y ve a llenarla ahí- exclamó mientras señalaba una pequeña fuente no contesté de vuelta solo me dirigí a la fuente, mientras esperaba que llenará mire sutilmente a yuma y luego a la cubeta mientras tenía una sonrisa en mi rostro me alegraba saber que no me odia.

Así pasó toda la tarde llevando una cubeta de agua mientras llenaba otra lo complicado aquí era que no tengo resistencia física y estar agachándome y después llevarla cubeta una distancia un poco larga Yuma tampoco se dio cuenta, pero no quería ser un estorbo para el así que no dije nada por un buen tiempo.

Hasta hace unos instantes, lleve la cubeta y deja de golpe mientras caía de sentón cabizbaja

- ¡cerda! ¿Estás bien? – dijo sosteniéndome de los hombros asentí dispuesta a pararme, pero en cambio el me alzo entra sus brazos llevándome a los escalones.

-no hay necesidad de que me alces hay que terminar- dije de manera pausada tratando de zafarme, pero fue imposible.

-ni siquiera lo intentes cerda - replicando apretando un poco su agarre -sabes que es malo para ti sobre esforzarte y bien lo sabes.

Dejé que me llevara hasta los escalones recostándome poco a poco seguido de que se sentara a lado mí, di grandes bocanadas de aire para recuperar el aliento y poder regular las palpitaciones de mi corazón no me había percatado de que yuma ya no estaba puesto que a los pocos minutos traía consigo un vaso de agua.

-gracias- dije aun con la cabeza mirando hacia abajo – es que yo quería ayudarte puesto que siempre me ignoras- encaré de golpe mirándolo ahora a el por otra parte recibí un leve golpe en mi cabeza

-pff idiota – dijo entre risas sobando mi cabeza con su gran mano -te he ignorado por que nunca he tratado con personas como tu solo tenia un poco de ... miedo- declaro mientras miraba a otro lado apenado un leve sonrojó en sus mejillas, En ese momento entendí de que Yuma nunca estuvo apenado o enojado conmigo al contrario no quería herir mis sentimientos por fuera es una piedra, pero por dentro tiene un corazón blando que puedes herir fácilmente.

Sonreí ya satisfecha aunque después de eso me dio una regañada de mi vida por ser ignorante conmigo misma tomamos un pequeño descanso y seguimos, pero estaba vez con recoger los tomates ya listos para comer de nuevo a centrarnos en ello estaba de cuclillas recogiendo tomates y pasándolas a la cesta yuma estaba de lado mío.

- ¿qué piensas del terco de Ruki? -

Sentí como mis mejillas se coloraban a un tono rojizo y el agua bueno no la escupí por respeto, pero si me atraganté.

- ¿a qué viene tu pregunta? - titubee

-no lo sé cerda ¿curiosidad? –

-Hugh ... pues no lo se puede que sea serio, pero es algo compresivo y también alguien agradable-

-básicamente te gusta – exclamó sarcástico lo mire de golpe Puede que sea morena, pero puedo sentir mi cara arder además de que casi escupí cada palabra que iba diciendo ya que fue muy vergonzoso por otro lado Yuma solo se rió de mí al final del día regresamos a la mansión ya con los tomates y ese día no pude ver a ruki a la cara ademas del gran regaño que nos dio 



#4550 en Fanfic
#11599 en Fantasía

En el texto hay: vampiros, fanfic, diaboliklovers

Editado: 16.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.