Esquizofrenia//ruki Mukami Y Tu// Eliana Mey

CAPITULO DOCE: VAMPIROS

Miraba fijamente el techo mientras asimilaba lo que había pasado hace unos momentos realmente siempre quise hacerlo, aunque nunca me había atrevido y hacerlo de esa forma me sorprendí hasta yo suspire con pesadez mientras me levantaba de mi cama a ir directamente al baño, estando a dentro me despojé de mis prendas adentrándome a la gran bañera estuve ahí un buen rato ya con la mente un poco más relajada.

Cerré los ojos por un momento para concentrarme mejor sin embargo un grito femenino repentino que envolvió la habitación entera estaba encorvada, pero me enderecé de inmediato, Salí lo más pronto posible colocándome una toalla ya afuera del baño me coloqué unos pants negros y una playera grande de color blanco sólido y sin secarme el pelo fui corriendo a la planta baja Estando abajo escuché unos quejidos en la sala a paso rápido y sin avisar abrí la puerta

- ¡¿qué pasa todos?! ...-

no termine la frase al encontrarme una bella chica de cabellos rubios que le caía por debajo de sus hombros. Sus ojos eran de un color rosa brillante y usaba un gancho de flores en el cabello como accesorio usa una especie de camisón rosa de manga larga que deja ver sus hombros, con tirantes negros, unos shorts de color marrón y botas oscuras seguido de los chicos que estaban alrededor de ella Ruki tenia su cabeza en su hombro al verme sus labios salía un líquido carmesí, era sangre, quedé estupefacta ante aquella escena entonces ahí entendí lo que paso ayer

"-... hijos adoptivos- no pude seguir leyendo ya que unas manos más grandes que las mías hizo que cerrara el libro quitándomelo, levanté la vista encontrándome con Ruki quien tenía el ceño levemente fruncido"

-Arte-chan podemos explicar esta situación ... que tal si hablamos? – expreso kou con nerviosismo por mi parte cerré la puerta sin hacer mucho ruido caminando unos cuantos pasos hacia atrás hasta girar y correr de nuevo a mi habitación.

En ese momento solo negaba en mi cabeza de que todo era mi imaginación no quería aceptar aquella realidad, cerré la puerta tratando de no hacer ruido mirando a la puerta inhale y exhale repetidas veces regularizando mi respiración hasta que una gran mano se estampaba con fiereza hacia la puerta gire rápidamente era un chico su cabello era rojizo más claro por las puntas, con un estilo desordenado y ojos verdes esmeraldas llevaba camisa blanca con bordes marrones y una chaqueta de cuero negra. También, jeans azules con una correa atadas a ambos lados de la prenda, lleva recogida una pernera que le llegaba hasta la rodilla.

No sabía quién era ni el porqué de su aparición este sonrió de oreja a oreja mostrando sus dientes con ello sus colmillos puntiagudos que sobresalen.

-ellos tomaron algo del gran ore-sama así que tu vendrás conmigo- tomo mi hombro jalándome hacia él, reaccionó muy tarde, de un parpadeo ya no estaba en la mansión ahora estaba en otra habitación, en el centro había varios sillones y una pequeña mesa de café de madera. En el lado izquierdo un estante de madera y un gabinete de madera más pequeño en el que hay dos lámparas al igual que unas escaleras que daban al siguiente piso. En los sillones habían 5 chicos todos sentados mirándome

-¿Ayato donde está Yui? – preguntó un joven hombre con lentes y cabello morado con las puntas un tanto claras y vestía al estilo mayordomo.

- no la traje, pero tomé prestada a esta- exclamó con orgullo mientras alzaba mi brazo haciéndome referencia

huele muy bien – dijo un chico de cabello tono marrón rojizo que le llegaba a los hombros y una piel clara y ojos color verde brillante. Por debajo de su boca tenía un pequeño lunar llevaba una camisa blanca, encima un jersey a rayas y una chaqueta jean azul seguido de un pantalón corto marrón hasta las rodillas, una corbata roja y zapatos marrones y por encima de su cabeza un sombrero conjunto a un lazo de color vino.

Se acercó colocándose de mi lado derecho tocando mi mejilla acercando levemente su nariz a mi cuello.

pero mira al parecer tu sangre no ha sido bebida- dijo con una voz coqueta sonriente mostrando sus afilados colmillos mi mente estaba en blanco no entendía nada ni siquiera quienes eran hasta que note la presencia de un albino que me miraba con el ceño fruncido "el libro... ellos son los vampiros de aquel libro"

Sin pensarlo dos veces empuje al chico del sombrero y al pelirrojo para luego salir corriendo hacia la puerta que estaba detrás mío no se como logre salir hacia las afueras de esa gran mansión, pero no duró mucho la vista de aquellos rosales bello que sobresalen, solo corría sin parar hasta llegar a un pasillo profundo y sin fin cuando me tope con una habitación abierta, me detuve enseguida para mirar hacia dentro de ahí para luego adentrarme.

Todos los muebles estaban tapados por largas sábanas a excepción de un tocador el cual habían cientos collares anillos etc., la pared de enfrente estaba inclinada por la parte del techo y en medio una pequeña terraza en la cual posaba una mujer dándome la espalda hasta que giró por completo a verme sus eran de color esmeralda, su cabello le llegaba por debajo de la cintura de color morado de piel blanca y pálida con un vestido negro que enmarcan sus curvas, adornado con rosas blancas en el escote, una holgada tela blanca con grandes volados que sobresale en la parte baja del vestido y un cinturón de cadena dorada con flores azules atado en su cintura. Usaba un guante negro en el brazo izquierdo que llegaba hasta el antebrazo con una red atada en su brazo derecho. Sonreía con arrogancia recordando al chico pelirrojo que sonreía de igual manera.

-hola querida – exclamó son un tono de superioridad para luego mirarme de arriba abajo con una mano en su cadera.



#4548 en Fanfic
#11598 en Fantasía

En el texto hay: vampiros, fanfic, diaboliklovers

Editado: 16.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.