Esto es amor

23

Fue casi una pelea a muerte entre Woo Hyun y yo. Al final decidimos arreglar las cosas de forma civilizada: con un juego de piedra, papel o tijera. Afortunadamente gané yo, así que en cuanto pasaran a Sung Jong a una habitación normal, sería el primero en verlo.

Mi ansiedad era aún más grande.

—Seguramente hizo trampa —gruñó Woo Hyun, tomado del brazo de Sung Kyu. Parecía haber revivido al escuchar que Jongie había salido bien de la cirugía.

Transcurrieron tres lentas y dolorosas horas. Me arrastré por los pasillos del hospital como alma en pena, con el cabello revuelto y los ojos hinchados. Mi aspecto distaba mucho de ser agradable. Ya no me parecía en nada al frío chico de ciudad que presumía ser.

Alrededor de la una y media de la madrugada se presentaron una pareja de oficiales para hablar con Sung Yeol. El único presente en la entrevista fue su padre.

Intercambié una mirada con Sung Kyu, sabiendo que ambos pensábamos en Hyun Jae.

Diez minutos después los oficiales se marcharon. Me pregunté si acaso habrían intentado hablar con Jongie.

Cerca de las dos y media Hoya y Sung Kyu fueron a la cafetería por comida. Intentaron obligarme a probar bocado, pero fue inútil. Había algo que me impedía tragar.

—Ya se va a casa, ¿doctor Kang Bum? —escuché una suave voz femenina y levanté la vista del trozo de linóleo blanco que había estado observando fijamente durante casi quince minutos.

Se trataba de una enfermera, joven, bonita y con el cabello teñido de rubio. Hablaba con un hombre. Me bastó mirarlo para saber que se trataba del cirujano que había operado a Sung Yeol, sólo que ya no lucia ropa de doctor, ahora usaba ropa de civil.

—Fue un turno muy largo. Tengo que recuperar fuerzas.

Y levantando una mano a modo de despedida se alejó. La enfermera lo siguió con la mirada durante un momento más antes de volver la atención a nosotros.

—¿Son ustedes los familiares de Lee Sung Jong?

—Sí —respondí al momento, con Woo Hyun de pie detrás de mí.

—Le han trasladado a una habitación normal. Pueden pasar a verlo, pero de uno por vez.

Esa enfermera parecía bastante más amable que la que cuidaba de Sung Yeol.

—Iré yo —informé.

Woo Hyun hizo mala cara, pero no replicó.

A diferencia de la habitación de Sung Yeol, la de Sung Jong era privada. Me pregunte si tendría algo que ver la diferencia de sus heridas.

Me detuve ante la puerta, respirando varias veces.

Debía estar tranquilo cuando hablara con él.

¿Y que había de mi aspecto?

Ya era tarde para eso. Esperaba que Sung Jong no se alarmara al verme así.

Abrí la puerta.

La imagen que se presentó ante mi, unido a mis revueltos pensamientos y a mis confusos sentimientos fue lo que necesitaba para aclarar mi mente.

Descubrí la verdad. Y la acepté gustoso.

Eso era amor.

Fue suficiente con ver el rostro de Sung Jong, el cual milagrosamente no estaba tan magullado como el de Sung Yeol, para comprender la verdad.

Estaba completa, total y absolutamente enamorado de Lee Sung Jong. Amaba a ese niño con cada parte de mi ser y ya no concebía una existencia sin él.

Jongie fijó sus ojos en mí y la más dulce de las sonrisas se dibujo en esos labios que me moría de ganas de besar, de lamer, de morder... Esos rosados y apetitosos labios que me pertenecían sólo a mí.

—Myung Soo.

—Hola, pequeño.

Me acerqué a paso lento, sin prisas, acostumbrándome a lo que veía. Su rostro sólo mostraba unas cuantas heridas, pero tenía la pierna derecha enyesada. Parecía estar bien de lo demás, sin embargo yo sabía que no era así. Cuando me acerqué a él noté como se removió con nerviosismo, haciendo una pequeña mueca de dolor.

—¿Estás bien? —me alarmé, listo para llamar a la enfermera.

—Me duele un poco.

—¿No te dieron algo para el dolor? —quise saber, recordando las palabras de Sung Yeol.

—Sí, pero creo que el efecto está pasando —su sonrisa vaciló un momento—. El doctor dijo que tengo tres costillas rotas.

—Lo sé.

Ninguno mencionó la otra "cosa" que el médico había visto. El principal motivo de la cirugía de emergencia. El cual si lo pensabas fríamente era un poco gracioso debido a la ironía. Sung Yeol había necesitado transfusiones de sangre debido a sus heridas, Sung Jong no, pese a que además de una gran dosis de puñetazos y patadas Jongie había recibido una pequeña apuñalada en el estómago. No había sido mortal, pero había sido suficiente para mí para hacerme tomar mi decisión.

Amaba a Sung Jong, pero eso era algo que tenía que hacer.

—Lamento no haber estado contigo —le susurré.

—Y a mí me alegra —replicó —no hubiese podido soportar ver que te hicieran lo mismo que a mí. O que a Sung Yeol. ¿Cómo está él?

—Bien —me acerqué más—. No me hubiera importado. Yo moriría por ti, Sung Jong.

—¡No digas eso! —gritó y una expresión de dolor se dibujó en su perfecto y hermoso rostro.

—No te esfuerces —quería tocarlo, pero temía lastimarlo—. ¿Necesitas algo? Puedo llamar a la enfermera.

—Sí —respondió él, con los ojos cerrados.

—¿Qué?

—Necesito que me beses.

Junté mis labios con los suyos ligeramente. Lo ansiaba tanto que me bastó ese ligero roce para excitarme. Maldición, mi deseo por Sung Jong no parecía tener fin.

—¿Eso es todo lo que puedes hacer? —me retó, aun con los ojos cerrados.

No debía caer en su juego. Si lo hacia corría el peligro de perder el control y lanzarme sobre él, pasando de sus heridas.

Volví a besarlo, esta vez de una forma más profunda, aunque no me atreví a tocarlo.

—Besas tan bien —murmuró y un poco de color subió a sus mejillas.

Sonreí, encantado de ver su reacción, pero frustrado por tener que detenerme.

—La policía querrá hablar contigo —comenté para distraerme.

—¿Sí?

—Ya lo han hecho con Sung Yeol.

—¿Está Woo Hyun aquí?

Me cambió el tema de repente.



#14323 en Novela romántica
#2397 en Fanfic

En el texto hay: homosexual, woogyu, myungjong

Editado: 10.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.