Euphoria Shop

¿Buscas tomar el té?

Los seres humanos, tan simples en su exterior, pero extremadamente complejos en su interior. Unos más fuertes que otros, algunos otros más débiles y que necesitan de un hombro para apoyarse para lograr avanzar.

Es curioso como todos terminan buscando de un modo u otro lo mismo: escapar de la realidad. Sea cual sea el problema que te atormente en ese instante, tu buscaras insaciablemente una puerta para escapar de esa tormenta que te humedece desde la cabeza hasta los pies. También solía ser esa clase de persona, buscando en el inmenso mundo esa puerta para escapar, no siempre fue fácil abrirse paso en el mar infinito de personas que nos rodea, pero cuando creía que todo había acabado, cuando no era capaz de dar un solo respiro más en este mundo, fue ahí cuando encontré esa puerta.

Un ambiente cálido me invadió al cruzar la puerta, mi mano sostenía con fuerza aquello que más me dañaba en ese momento y me acerque al mostrador sin esperanza, con el gran peso de mi presente en mis hombros y una mueca dolida en los labios.

—Te ofrezco una oportunidad.

La persona al otro lado, con una máscara ocultando su rostro pareció recitar las palabras que deseaba escuchar, pero no estaba seguro sobre qué responder.

—¿Buscas tomar el té?

Asentí sin pensarlo demasiado, entendía a la perfección a que se refería con esa pregunta.

—Paga.

Deje caer sobre el mostrador de madera desgastada una pequeña libreta que reconocía a la perfección. Dear Ag... las palabras que lo seguían no se encontraban, las había rasgado horas atrás en un arrebato de enojo. 

La persona con la máscara blanca toma la libreta con sus manos enguantadas, ni siquiera le da un vistazo y lo guarda dentro de su chaqueta.

—Acompañate a esa habitación, lograrás encontrar el té que buscas.

Seguí la dirección que su brazo derecho señalaba, una de las cuantas puertas del recibidor era lo que señalaba. No dude en caminar, tomar el pomo e ingresar. El sol cegador dio de pleno en mi rostro, parpadee varias veces encontrándome con un hermoso cielo celeste con grandes nubes, escuche risas en el ambiente y camine mirando el extenso campo.

Mis pies trotaron y pronto estaba corriendo con una amplia sonrisa en el rostro y entonces la vi. Me acerque riendo con fuertes carcajadas, al acercarme planto un suave beso en mi frente y me entregó la felicidad que buscaba, ese preciso instante donde mi cuerpo era libre de preocupaciones.

Y comprendí, que este era el momento donde fui realmente feliz. Mi paraíso y no deseaba salir nunca de él.

Bebí la taza de té que me fue entregada sintiendo como una parte de mí quedaba en el pasado y ahora solo debía de concentrarme en el presente. Sin miedos, sin preocupaciones y sin ninguna emoción negativa que fuera capaz de llevarme a tomar la horrible decisión del pasado.

Fin.



#11420 en Fantasía
#1411 en Paranormal
#487 en Mística

En el texto hay: misterio, ficcion y fantasia, amor y miedo

Editado: 07.08.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.