Extraño Milagro De Navidad

3

 

Dejo todas las bolsas sobre la mesa.

Mamá ama las compras y más en navidad. Me duelen los pies por usar estas zapatillas que me aprietan y tengo tantas ganas de quitarme esta blusa. En mi ciudad estamos unos grados menos que aquí, toda mi ropa es para ese clima.

No para este clima caluroso.

—Hija, preparé un estofado, ¿Puedes calentarlo mientras voy a llamar a los McAllen?

No espera mi respuesta, sale de nuevo. Mi mamá tiene mucha más energía que yo y eso que hay unos treinta y cinco años de diferencia entre nosotras.

Mientras camino a la cocina veo las fotografías nuevas. Ya no estamos mi hermano y yo de pequeños solamente, ahora hay una de su boda. Otra de su graduación. Otra es de las vacaciones que ellos tres tomaron el año pasado, cuando se fueron a un crucero sin mí.

No fui invitada y no reclamé, solo me enteré después que volvieron y mamá me envió una larga serie de fotografías.

Tengo que resistir las lágrimas una vez más, creo que venir a esta casa fue un error. Apenas llevo menos de un día y todo esto es demasiado para mí, estoy harta que la vida me recuerde el gran fracaso que soy. Ya no necesito más recordatorios de todo lo malo que he hecho. De cada decisión incorrecta y vergonzosa.

Voy a la cocina y enciendo el fuego, abro la refrigeradora y tomo una botella de agua. Tomo todo en cinco tragos largos, con el ultimo me ahogo y escupo un poco de agua.

Aprovechando que mamá no está me quejo, con un pequeño grito.

Pero la puerta se abre, la puedo escuchar desde aquí así que me obligo a mantener la compostura de nuevo. Cierro los ojos, acomodo mi cabello y respiro profundo.

Me obligo a caminar hacia la sala, tomo mi cabello y lo dejo caer sobre mi lado izquierdo. Sé cómo luce Paris gracias a las fotografías, pero estoy segura que es mucho más bella en persona y eso me hace sentir como una adolecente de nuevo. Insegura, miedosa y con ganas de esconderse debajo de alguna roca gigante.

James sostiene la mano de una chica, es más baja que él. Más baja que yo. Tiene el cabello entre marrón y rubio, sus ojos son grandes y lleva un vestido rosa. Sonríe mientras habla con mamá. —Hola —digo nerviosa.

Mamá gira y me hace una seña para que me acerque. —Petal, esta es Paris, la esposa de tu amigo James.

James ya no es mi amigo, lo fuimos pero ahora el tiempo nos ha separado y no somos más que extraños. —Hola —la miro sonriendo un poco—. Un gusto.

Paris mueve su cabello hacia atrás, descubre su frente y se acerca a mí para darme un abrazo. —Que gusto conocerte, he escuchado muchas cosas de ti.

Seguramente mentiras. No hay nada bueno que contar sobre mí. —Lo mismo digo, un gusto.

James mira hacia atrás. —Ah, ¿Dónde se metió? —pregunta y yo frunzo el ceño, ¿Quién falta? Se suponía que solo son ellos dos, ¿no?

Mi cuerpo envía una alerta de pánico. No quiero conocer más personas. Sé que tenía que conocer a Paris, de todas formas también es la vecina pero, ¿alguien más? Respiro profundo y cuento cuatro segundos antes de soltar el aire.

— ¿Quién es? —intentando no sonar demasiado nerviosa.

Paris es quien responde: —Mi hermano, él se queda unos días por aquí y James le preguntó a Wendy si estaba bien invitarlo también.

Wendy es mi madre. —Ah… ¿Tu hermano?

Asiente con una sonrisa. —Es mi hermano menor, te caerá bien.

Bueno, si es su hermano menor es un alivio. Creo. A veces los chicos son crueles, puede que haga algún comentario sobre mi rostro. Trago saliva y espero que sea quien sea, entre por la puerta que ha quedado junta mas no cerrada.

Lentamente se abre. No sé si el hecho que no sea un adolescente me hace sentir mejor o peor. Es alto y si es menor que Paris, no se nota. Un momento, ¿Cuántos años tendrá ella? Asumí que tiene la misma edad que James y yo.

Tiro más de mi cabello, usándolo como una cortina. No estoy segura si Paris sabe de mi cicatriz, con los años aprendí a ocultarla y he sido buena con ello. Pero a veces el viento sopla demasiado y mueve mis mechones, descubriendo mi rostro. Otras veces yo paso los dedos y olvido reacomodarme el cabello. Lo noto hasta que los ojos de las personas se pasan por mi cara.

Sé que James sabe de ella, la vio un par de veces pero nunca le dije la verdad de como ocurrió.

Él camina y saluda a James, le da una palmada en el brazo y luego se acerca con una sonrisa donde estamos nosotras. Mira primero a mamá. —Hola señora White, gracias por la invitación.

Mamá coloca su mano en su brazo. —Ah, está bien Sky, es un gusto para mi tenerlos aquí —afirma—. Además, mi hija Petal acaba de venir desde su ciudad, estaremos de fiesta toda la semana.

James levanta sus manos. — ¡Fiesta! —Luego mira a su esposa—. Claro, olvidé el vino, iré por él.

Paris ríe mientras él sale corriendo. —Entonces, Sky ella es Petal, Petal, él es Sky, mi hermano menor.

Sky estira su mano. Paris y él no se parecen en nada. Mientras que Paris es de tez pálida, este chico tiene un tono oliva y es alto, le saca como treinta centímetros más. —Hola Petal, mucho gusto.

Tomo su mano un segundo. —Hola.

James regresa casi al instante, cierra la puerta y mueve la botella. —Ahora sí, a celebrar el regreso de Petty.

No hay nada que celebrar.

Mamá me voltea a ver. — ¿Calentaste la comida?

Asiento. —Creo que ya está, voy a ir a ver.

Ella niega. —No, iré yo, mientras tanto puedes quedarte aquí con los chicos para que conversen.

Amo a mi madre pero siempre me hace sentir como una niña pequeña. Desde que tengo memoria me dejaba con otros chicos de mi edad para “socializar” pero nunca logré hacer amigos de esa forma. Era muy tímida y temerosa, siempre lo he sido. Tal vez ya no soy tan tímida pero sigo siendo temerosa.

James levanta la botella. —Voy a dejarla.

Paris le da una palmada a su hermano. —Petal y James eran amigos en la escuela, ¿Puedes creerlo? Ella conoció a James hace mucho tiempo.



#12963 en Novela romántica
#7555 en Otros

En el texto hay: navidad, milagros, navidad y romance

Editado: 22.12.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.