Eyes

Capítulo 1

 

Crystal

Genial, simplemente genial. Primer día de clases y está lloviendo, no tengo auto, no tengo dinero para un autobús y voy tarde. Así no imaginaba mi “súper vuelta a clases”. Odio mi nueva casa, odio vivir solo con mamá y no poder hablar con papá. Odio su nueva y feliz familia. Quisiera volver, solo unos minutos a mi antigua vida, cuando era feliz y no lo sabía.

Mi vía de escape será estudiar, sacar buenas calificaciones, aspirar y una buena universidad, un trabajo estable para tener dinero. Eso es lo que todos quieren ¿no?

Estaba tan absorta en mis pensamientos que no me di cuenta que mi mejor amiga estaba llamándome desde la ora esquina del salón, es más ¿a qué hora llegué al salón?

-Hola, Crys. Saluda mi amiga Tiana, la conozco desde hace tanto que ni siquiera recuerdo la primera vez que la vi.

-Hola, Tiana, ¿qué tal tus vacaciones en Marruecos?

-¡Genial! monté en camello, fue sensacional.

-Que bueno por ti.  Mientras tanto estuve desempacando cajas en una horrible casa.

- Lo siento tanto, Crys, no recordaba la separación. ¿qué tal lo llevas?

-Disculpa, me hace sonar como una egoista, no debí decirte eso.

-Crys, no me importa, sabes que cuentas conmigo para todo, perdón por olvidarlo, la egoista aquí soy yo.

- No, importa, es más necesito personas que no sepan nada para que me distraigan de pensar en que no volveré a tener mi antigua y feliz vida. Y Honestamente, siento que yo lo llevo mucho mejor que mamá. Se la pasa encerrada en su feo cuarto oyendo música triste y comiendo helado. A veces incluso, escucho su llanto de noche, pero nunca me deja entrar a su cuarto a consolarla, supongo que es su manera de superar y avanzar.

-Crys, sé que es difícil, pero estaré a tu lado, lo superaremos juntas.

No, ella no lo sabe, sus padres se aman y tienen una hermosa familia. Pero aun así, decidí creerle cuando dijo que estaría a mi lado.

Al sonar la campana, llegó nuestro nuevo director de curso y todos fuimos a nuestros lugares.

Unos minutos después, la puerta se abrió y entró un chico de lentes oscuros que caminaba un poco extraño, como no había otro lugar disponible, el maestro lo guió a un lugar en la primera fila, que quedaba a mi lado. ¿por qué tiene que guiarlo? ¿es especial o qué? Sin decir nada se sentó junto a mí. Quise ser mable y saludar, pero sólo me ignoró. El maestro tampoco se molestó en presentarlo, así que después de su irrespetuosa interrupción, el maestro simplemente siguió hablando de sus expectativas para este año, y no sé qué más, me quedé observando al chico por unos minutos.

Al sonar la campana, todos salíamos del salón, menos ese chico. No se movía, podría decir que estaba muerto ahí sentado. No hablaba con nadie, y no se quitaba sus lentes oscuros. Está que quiera parecer “cool”, pero vamos, ¿quién usa lentes oscuros en un espacio cerrado?.

Qué tipo más extraño. No pienso acercarme nunca a él.

At, Crys, ¿Qué a ti nunca te dijeron “nunca digas nunca”?



Julieth Jaimes

Editado: 11.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar