Gatito pelon

Gatito pelon

Esta es la historia de un GATO PELON.

Todo se encontraba en algún lugar de la existencia de la vida, en un callejón, adentrado en total oscuridad... Aquí lo encontramos, como siempre.

Era realmente un encantador gato, con su piel que al tocarla se sentía como acariciar la superficie de una pluma.

Aunque no lo crean, el gatito pelón buscaba trabajo en muchos lugares; un ejemplo claro fue la carpintería, sin tener ningún éxito, ya que su pelaje pelón le causaba daños.

Al igual que otro gato, me contó que al pobre gatito pelón lo pusieron a podar, pero terminó lleno de pasto en su pelaje.

¡Al igual que fue guía de viajes!

Pero al ser un lugar desértico, su piel de superficie de pluma suave se lastimaba, terminando asado.

Pobre gatito pelón...

Un día, ese gatito pelón buscaba trabajo como de costumbre se tratara.

Al observar ese muro pudo percatarse con esos ojos deslumbrantes, un cartel que decía lo siguiente:

"BUSCAMOS FELINO CHEF."

Claramente, el gatito pelón tenía esperanza, tenía que encontrar un trabajo que se acoplara a su piel suave como una superficie de pluma.

Así que decidió al instante asistir a aquel lugar.

Todos los gatos asistieron con sus respectivos pelajes sedosos y brillantes.

El gatito pelón se hizo una bola, diría de pelos, pero lo correcto sería, bola de piel.

Entró la dueña del local y dio inicio a las pruebas de cocina.

Los gatitos cocinaban con dedicación y total empeño.

El gatito pelón estaba muy nervioso, ya que este podía ser su día, tanto de ganar como de perder ese puesto.

Cuando el reloj dio las 12:00, todos retiraron sus cucharones y se dio inicio con los jueces a probar su manjar.

Únicamente en la habitación, invadía un total olor a pescado.

Ningún gato se sentía seguro y eso empeoró cuando los jueces se empezaron a quejar de los pelos dentro de sus alimentos... lentamente, fracasando en su objetivo, gato tras gato... Hasta que llegamos con nuestro gatito pelón.

Estaba realmente nervioso, ya que no estaba seguro de si su alimento era delicioso.

Pronto se borró esa expresión en cuanto se dio cuenta de que los jueces se acabaron los platos totalmente.

Ellos quedaron impactados, tanto del sabor como de la limpieza del alimento.

Y así es como nuestro gatito pelón, después de tratar de encontrar un lugar en donde encajar, sin rendirse, logró ser el chef más popular de toda esta diminuta ciudad.

Espero que muy pronto puedas visitarnos para probar de tal manjar.

FIN.



#4653 en Fantasía
#5584 en Otros
#1619 en Relatos cortos

En el texto hay: corto, gatos, moraleja

Editado: 26.07.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.