Génesis

Capitulo 5

Decisiones 
 


 

Tomar una decisión es  lo más difícil de todas. ¿Bien o mal? ¿Blanco o negro? ¿Arriba o abajo? ¿Derecha o izquierda? ¿Cuál elegir? Quizás sea una respuesta fácil para unos, pero cuando ya has estado en el barro, le empiezas a tomar el gusto a ciertas cosas; eso es lo que le pasa a los hechiceros, brujos y druidas. Aunque de estas últimas, la mayoría siempre van a elegir el bien. El resto lo duda.

El mundo donde todo es posible gracias a la magia, pociones y talentos especiales; en la actualidad está en división. Donde todos quieren estar en el grupo ganador, y aunque algunas decisiones les está  costando muy caras a muchos, al final prefieren pagar con la muerte en vez de sufrir como pago; nada los detiene, al contrario, muchos suelen apoyar sus decisiones de tomar el camino corto.

El consejo los tienen en lupa a todas las brujas, hechiceras y druidas porque al acostarse  con los vampiros crearon una nueva especie llamada strigoi de sangre o strigoi nacidos, uno de los principales seguidores de Damián. Pero de igual manera muchos suelen tener relaciones sexuales a escondidas y suelen traer los bebés en las cuevas o en el bosque oscuro.

En una cueva en las afueras de un pequeño pueblo, se escuchan los gritos de una mujer dando a luz a un pequeño monstruo para la sociedad. El ambiente en la cueva está tenso por el nacimiento, no saben cómo podría ser su aspecto físico, ya que unos nacen como simples humanos, mientras que a otros su piel es como la de una serpiente. Otro grito suena anunciando que el bebé ya está saliendo. Cuando la partera logra sacar al bebé sano, o eso es lo que parece, si fuera en otra circunstancia ese sería el mejor momento de una madre; pero lo único que logró decir fue:

—Llamen a Jack y dígale que mande dos personas para alimentar al bebé, y que le diga a Damián que lo recoja en tres días. —La partera asintió y se marchó dejando a la mujer con su hijo.

Esos actos eran muy normales cuando tu sexto hijo nacía como un monstruo. Aunque esté rodeado de la mejor madre, no evitaba que se convirtiera en lo que estaba destinado a ser en el momento que empezó a crecer en el vientre.

Aunque el consejo sabía el método de creación de un strigoi, no sabía con exactitud de cuántos nacían al mes, ni cuántos eran convertidos por minutos; pero estaban trabajando en conseguir la cura o algo que los ayudara. Por eso se había convocado una reunión para dentro de dos días, aunque estaba planeado desde hace varias semanas, se hizo oficial en el nacimiento del primer bebé que fue inyectado estando en el vientre de su madre a sus ocho meses. Y por lo que pudo detallar la partera todo iba bien, pero una cosa es pensar y otra cosa es ver.

—Jack mandó a Dean con las personas para alimentar al bebé —dice la partera, Elle, viendo al bebé en su cuna queriendo salir de ahí por su cuenta.

—¿Crees que llore?  —Elle se voltea a ver a la Eliza, la madre del strigoi—. Se me olvidaron mis tapones de oídos —Eliza soltó una carcajada al ver el desconcierto de la mujer por su pregunta.

—¿Por qué tendría que traer tapones de oído? Es un strigoi, no un Demonio aullador. —Eliza pone una mueca en su cara al no entender lo que dice Elle—. ¿Es tu primer embarazo strigoi?

—Bueno sí, solo tuve dos hijos con un vampiro y ninguno salió strigoi, y dejamos que inyectaran al bebé porque nuestro señor lo necesitaba.

—En ese caso te recomiendo que te despidas del strigoi, después de que pruebe a las dos personas, va a crecer en una velocidad sorprendente y va a parecer que tiene un año de nacimiento; y también ve que vas a hacer con él, quizás mientras duermas te ataque, será como un cazador y tú su presa.

A Eliza se le pararon los pelos de punta al escuchar a Elle hablar, pero lo que ninguna sabía era que Dean se llevaría al pequeño monstruo para que fuera vigilando hasta el momento preciso.

Pero aunque el tiempo pasaba, Dean no aparecía por ningún lado para entregar el alimento que Jack había prometido. Por más tiempo que pasaba, los ojos del bebé se le volvían rojos y no dejaba  de mirar a ninguna de las dos. Eliza tuvo que crear un campo de fuerza a su alrededor para que no las atacara a ninguna de las dos. Pero lo que ninguna sabía era que en la sangre de este strigoi no era de vampiro solamente y druida, sino también de demonio y eso significa que el strigoi podía traspasar el campo de fuerza como si no hubiera nada.

Y el caos comenzó en el momento que se quedaron dormidas, mientras esperaban el alimento, porque el bebé logró escapar. Elle se dio cuenta justamente cuando estaba pegado en el cuello de Eliza, absorbiendo su sangre, Elle soltó un chillido tan alto que Eliza apenas se pudo mover y el strigoi en vez de alejarse, apretó más fuerte su agarre, tomando las últimas gotas de su sangre; antes de que se acercara a donde ella estaba, corrió y se teletransportó al mundo de los vampiros en busca de ayuda, pero lo que no sabía era que la traición se sirve como plato principal de las personas en los que confías.

(***)

Hola!!!

Sé que es corto pero tiene mucha información que deben saber y es importante que lo sepan ya que en el próximo libro quizás no se explique.

Espero que les gustará, nos vemos pronto 💋



#10452 en Fantasía

En el texto hay: misterio, ficcion, ficcion general

Editado: 17.09.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.