Génesis

Capitulo 8

En las sombras
 


Las sombras son un misterio para todas las especies, los únicos que entran y salen son los demonios y los strigoi. Al querer pasar por las sombras a un mundo desconocido y  sin autorización de entrada puede causarte la muerte instantáneamente… ¿Cómo lo saben todos? Fácil, por el primer líder del consejo que se quiso dar de listo y enfrentar a Damián directamente, aún sin conocerlo ya había formado un plan y el primer paso era entrar por la única puerta que todos conocían y eran las sombras. Me gustaría decir que triunfó en el proceso y dejó su cargo por los años para comenzar de nuevo, pero sería mentir, la triste verdad es que cuando entró a las sombras, nadie lo volvió a ver por el paso de los años, así que ya tienes la respuesta de dónde está Cristiano Müller, el primer licántropo líder del consejo universal de las especies.
De seguro te preguntas por qué les cuento esto, la respuesta es fácil, porque cristiano aún muerto entre las sombras, su alma está viendo todo y diciendo nada, o eso era lo que se creía, ¿cómo lo sé? Porque yo lo vi.
Sí, cómo lees, vi sus ojos entre las sombras, escuché su voz murmurar el lado que prefería estar y sentí su poder en el ambiente que me recorría por todo el cuerpo. ¿Tuve miedo? No. ¿Lo conozco? Más de lo que me gustaría. ¿Me encontró? Efectivamente; eso es lo que Meredith podría decir y es lo que pensaba.

Meredith, el baúl de los secretos, mujer de las verdades y estratega de batalla ganadora; esas palabras son las que describen a Meredith, ya que el lugar donde se encontraba era porque su tío biológico se lo permitió. Aunque estaba acompañada, se sentía sola mientras caminaba hacia la persona que la esperaba de espalda, a unos metros de ella.

—Padre… —Se podría decir que fue un murmuro bajo lo que había dicho Meredith, pero aun así la persona que estaba delante de ella la escuchó.

Para Lola escuchar a su amiga pronunciar esas palabras, fueron como un balde de agua fría lanzado justo en su cara. No sabía ni que decir, ya que lo dicho lo tomo con la guardia baja.

—Meredith, estás muy hermosa hija  —dice el desconocido mientas que le levantaba la cara y la mira—. ¿Sabes por qué te mandé a llamar, verdad?

Le sostiene la cara mientras que habla, y al darse cuenta de que no le contestaría con palabras, sino con un leve asentimiento de cabeza prosiguió hablando.

—Necesito los diamantes que te pedí.

—¿Para qué los necesitas? Por lo que tengo entendido eres unos de los demonios más poderosos de todos junto a tu hermano y diamantes es lo que más tienen —pregunta Lola antes de que Meredith pudiera decir otra cosa.

—Oh… pequeña Lola, no me había dado cuenta de que estabas cerca; pero respondiendo a tu pregunta, el diamante que ustedes me traen son de otros universos, la forma, color y la textura son diferentes, además...

—Aquí está lo que pediste, ¿necesitas algo más o ya nos podemos retirar? —Meredith le interrumpe antes de que diga algo más y le extiende un saco lleno de diamantes.

—Siempre quieres ir al punto, pero te entiendo, el tiempo es oro. —Toma el saco de diamantes—. Y si necesito que me entregues a tu primer hijo con Cody.

—¡¡No!! No te daré a mi hijo, él será el próximo alfa real y ...

—Ella no le dará al cachorro —la corta Lola—. No puede tener al alfa Real, no permitiré que cree otros mutantes de Strigoi

—Lo que quiera o no hacer con el pequeño perro es mi problema, el de Damián y Jack, de nadie más, así que nadie te pidió opinión sobrina.

—No te daré a mi hijo padre y eso no está en discusión.

Meredith toma la mano de Lola y empezó a caminar hacia la salida, pero antes de cruzar se detuvo de seco por las palabras dichas por su padre.

—Entonces es mejor que vigiles tu alrededor, Meredith, no sea que tu hijo nazca como un monstruo o desaparezca al nacer.

***
 


 

La oscuridad es algo que siempre permanecerá en Fabiana, no importa lo que haga, siempre está en oscuridad, ella no recuerda cómo eran los días soleados y mucho menos los colores que existen; pero sí recordaba la voz de las personas importantes y podía ver lo que nadie podía. Aún ella recuerda cómo perdió la vista, para ella fue el día que entendió que el amor no significo nada, los sentimientos ya no los tiene, todo eso murió cuando le enterró un cuchillo al hombre que decía amar; no se arrepiente, al contrario se regocija cada vez que lo recuerda.

—¿Teniendo lindos recuerdos? —Escucha la voz del demonio que podría decirse que la ayudó.

—¿Acaso te importa, Scott?

—La verdad es que no, pero como Fabián salió, me pidió ayuda con cierta terca que no obedece lo que se dice —dice Scott sentándose en una silla que se encuentra cerca.

—¿Y por eso viniste o por algo más? —Cuando Scott iba a hablar ella lo interrumpe y prosigue hablando—: No me digas, ya sé por qué estás aquí… Vienes a despedirte, ¿verdad?

—Odio cuando haces eso, hay veces que me pregunto por qué no te saqué los ojos.

—Porque sabías que si lo hacías, uno iba a recuperar la vista y eso arruinaría los planes de Damián y tú no quieres retarlo.

—Damián… Aún no sé que mierda estás tramando, pero lo que sí sé, es que es algo grande.

—Y no necesitas saber lo que tramo, ya que no es el momento de saber lo que se viene.

—¿Al menos me vas a decir cómo vas a recobrar la vista?

Fabiana se levanta de su asiento y sin tambalearse ni tropezarse con nada, camina hacia la ventana para sentir los rayos del sol, se toma un momento y suspira antes de responder.

—El día que la niña abra sus ojos por primera vez, será el día que no solo vea que hay alrededor, sino también vea la destrucción o la libertad de los universos.

***
 


 

Damián se encontraba en su trono viendo la nada cuando Jack y Steve se acercaron a los pies de la escalera, y ante Damián uno se arrodilló por respeto a su señor, mientras que el otro solo se cruzó los brazos esperando que el demonio dijera para qué lo mandó a llamar.



#10452 en Fantasía

En el texto hay: misterio, ficcion, ficcion general

Editado: 17.09.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.