Guardemos el secreto

Capitulo 1

Ya no deseo vivir, la vida perdió todo sentido para mí. Después de la muerte de mí madre, todo se ha vuelto complicado y confuso. Comenzando con el hecho de que mi padre posee otra familia a la cual si ama. Sigamos con mi hermano mayor, quién accedió a cuidar de mí debido a una tonta promesa que le hizo a mí madre. Y finalicemos con mí mente, un océano de múltiples pensamiento negativos que no me dejan a avanzar.

Todo eso me llevó a tomar esta extrema decisión...

Le doy una última mirada al agua bajo unos metros de mis pies, luego cierro los ojos. Sé la locura que estoy a punto de cometer, pero la decisión esta tomada y no hay vuelta atrás.

Doy un último suspiro, llenándome de valor antes de saltar y terminar con todo de una vez por todas, intento avanzar un paso hacia el abismo, sin embargo siento como de pronto alguien me retiene sosteniendo mi mano con fuerza.

Con la adrenalina latente y el pulso acelerado. Me giro para ver quién impedía el lecho de mi muerte, un par de ojos azules me recibieron mirándome con curiosidad y aburrimiento.

-Suéltame -pido forcejeando -, ¡Déjame!.

-Deja de querer llamar la atención, Lotheir - Su tono de voz lleno de sorna me enoja y me indigna en partes iguales, ¿pero y este quién se cree que es?.

-¿Disculpa? -pregunto ofendida.

-Si realmente quieres morir, no vas a intentarlo en un lugar tan frecuentado -Responde sacando un cigarrillo de su bolsillo delantero.

-¿Ah sí? -lo desafío -No necesito tus consejos.

Pasamos unos instantes en silencio antes de que el, con toda la tranquilidad del mundo, decide hablar.

-Bien -Sonrió y me soltó.

Todo pasa tan rápido que termino por resbalar cayendo al vacío, el miedo inmediatamente toma protagonismo aumentando los latidos acelerados de mi corazón, el instinto de supervivencia toma las riendas de mis movimientos pero es en vano cuando mi cuerpo choca contra el agua fría.

Desesperada intento mantenerme a flote, la vida literalmente se me va en ello ya que no sé nadar, mis brazos hacen movimientos torpes mientras pataleto en busca de algo sólido bajo mis pies, después de varios intentos mi cuerpo comienza a cansarse exigiendome parar, con las pocas fuerzas que me quedan, me terminó sumergiendo en el agua y resignada, acepto como esto es el final.

No se exactamente cuando tiempo pasa cuando siento como alguien me toma por la cintura sacándome a la superficie, no abro los ojos pensando que solo son alucinaciones que mi mente se ha creado tratando de salvarme de una muerte inevitable, pero no, mis pulmones vuelven a recibir oxígeno cuando expulsó bruscamente el agua por la boca, toso muchas veces mientras inhaló hondo todo el aire que puedo. Mi garganta se aliviahe Inconscientemente mis dedos se aferran a la tierra bajo mis palmas, tomandome unos segundos recomponerme y volver a la realidad.

Al levantar la mirada, mi ceño se arruga y explotó.

-¡¡Eres un imbécil!! -Le grito furiosa al mismo chico -¡¿Como se te ocurre hacer algo así?!.

-¿Querías morir, no? -pregunta sarcásticamente respirando con un poco de dificultad.

Al examinarlo nuevamente, me doy cuenta que toda su ropa está empapada, su cabello mojado le recae sobre la frente mientras sus labios estan tan rojos debido al frío que nos abraza.

-Idiota - exclamé indignada -no te pedí..

No me deja terminar cuando un bufido escapa de su garganta.

-Dios, esto es un fastidio -Rueda los ojos poniéndose de pie, y sin mirarme una última vez comienza alejarse.

Impotente, hago lo mismo y pateo una roca con todas mis fuerzas tratando de disminuir todo lo que siento en estos momentos, en silencio cerca de la orilla de aquel río, inicio mi caminada alejándome de aquel lugar. 
Me pregunto que hubise ocurrido si enserio hubiera muerto. 
¿Alguien hubiera llorado por mi? 
¿Me hubieran extrañado? 
¿A alguien le hubiera importado?

En el camino, con esas dudas rondandome la cabeza pude llegar a casa, al final si hubiera deseado que todo saliera como lo había planeado, pero no fue así.

Al cruzar la puerta lo primero que me encuentro es con la mirada delirante de mi hermano.

-¡¿Gianna dónde has estado!? -me observa de arriba abajo -¿Y por qué vienes empapada?.

-Fui a nadar con Tania a la cascada y bueno -Abro los brazos de par en par -era nadar así o desnuda

Achica sus ojos hacia mí y en tono firme, señala -Tú no sabes nadar, así que dime la verdad.

-Es la verdad Jack -mascullo

- ¿Entonces porque no has contestado el teléfono?

-Iba a la cascada, ni modo que lo llevara -explico lo primero que se me ocurre avanzando por pasillo -si me disculpas, voy a cambiarme

Sin dejarlo replicar, subo las escaleras bajo su atenta mirada juzgatoria hasta llegar a mi habitación, tras cerrar la puerta sin pensarlo dos veces me quito la ropa húmeda, la dejo en el cesto de ropa sucia y rebusco en mi clóset algo más cálido, las opciones fueron una camisa holgada con un mini short de jeans, envuelvo mi cabello en una toalla y me recuesto en la cama pensando si de verdad lo de hace un rato en serio sucedió, o solo fue un sueño, después de un rato logro quedarme dormida.

∞∞∞

Al día siguiente, en el receso no pude aguantarme y le cuento todo lo que había sucedido a Taina, mi mejor amiga.

Una encantadora rubia de ojos marrón con manchitas verdes, su personalidad era tan abrazarte que llamaba mucho la atención, algo que para ella no era un problema ya que lo adoraba, amaba realmente como cada chico de la secundaria posaba su atención en ella, ganándose la envidia de unas chicas más del montón, ya que tenía el don de destacar y ser el alma de la fiesta, a primera vista podría decirse que era casi perfecta.

sin embargo, su elección para los chicos era un asco, sin mencionar su adicción al tabaco y su pequeño vicio con la marihuana, agreguemosle también que tiene un toque exagerado de drama.



#3562 en Thriller
#1932 en Misterio
#15612 en Novela romántica

En el texto hay: misterio amor

Editado: 06.03.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.