Guardián del legado

4. Interrogatorio astuto

Cuando la corriente te arrastra hacia el abismo

e impotente ante ello te encuentras,

aférrate con fuerza a alguien cercano;

junto a él tú la lucha contra la muerte vencerás.


No dejo de observar a Radomir en el camino. No querría tenerlo como enemigo. Su sola presencia inspira temor. No sé qué haría si se vuelve contra mí, ni tengo idea a dónde huir. Mis padres viven lejos, en Marie-Sainte, y, por decirlo suavemente, nuestras relaciones son distantes. Agradezco que vinieron al funeral de Bronisław. Además tengo un hermano, su favorito, pero no sería capaz de dañar siquiera una mosca. Mi madre hizo todo lo posible por convertir a Anton en una planta de interior. Apoyarme en él sería inútil. Tal vez debería recurrir a Inga, mi amiga rubia, la más cercana a mí en estos momentos y la única con la que tengo un vínculo sólido. Los demás, de nuestro círculo con Bronisław, son amigos de mi esposo. A ellos realmente no les intereso, aunque me socialicé bastante con las esposas de los amigos de Bronisław, pero lamentablemente, las reuniones con una copa de buen vino no siempre se traducen en una amistad duradera.

– ¿Crees que llegaremos sin toparnos con maleantes? – le pregunto a Radomir.

– Difícil decirlo – responde cortante.

– ¿Está lejos todavía?

Él asiente en silencio, aumentando mi desasosiego. Por eso, ahora me acomodo lo mejor que puedo, preparándome para un camino largo y difícil. Afortunadamente, el dolor de cabeza ya pasó.

Durante el camino, Rad lanza miradas ambiguas hacia mí y me recuerda:

– Tenías que contarme sobre tu vida y la de tu esposo.

Asiento y comienzo:

– Tengo treinta y dos años. Solo treinta y dos... – enfatizo mi edad para mostrar lo joven que soy, demasiado joven para morir. – Me dedico a la floristería.

– ¿En serio? – se sorprende Rad. – Pensé que tenías tu propio salón de belleza.

– Veo que te has preparado para este encuentro. Sí, el salón fue un regalo de Bronisław, pero no trabajo allí. Tengo un administrador que se ocupa de todo y solo me envía dinero cada mes. Pero la floristería es tanto mi pasión como mi trabajo.

En el rostro de Radomir se dibuja una sonrisa carismática.

– Es difícil imaginar que una persona tan distinguida como tú, venda flores.

– No estoy con ramos debajo de un edificio – explico indignada. – Creo grandes composiciones y las vendo en mi sitio web, además de suministrarlas a agencias de bodas y diseñadores con los que trabajo estrechamente.

– Entiendo – asiente Rad.

Algo me hace pensar que él me cree tanto como yo a él. Pero en realidad tengo el derecho de no revelar nada y lo hago solo para que el viaje parezca más corto.

– Con mi esposo, como dije, no éramos muy cercanos. Se ahogaba en el trabajo porque su negocio lo era todo para él.

– Es extraño que después de tantos años no tengan hijos – señala Rad.

Bajo la mirada y muerdo mi mejilla por dentro. Ojalá no lo hubiera dicho, porque ahora mi estado de ánimo se hunde aún más.

– Perdí a un hijo durante el parto – explico con tristeza tras una pausa, recordando aquel período trágico de mi vida que fue el primero de una serie de pruebas infernales que todavía continúa.

Radomir vuelve su cabeza hacia mí y me mira a los ojos. Ahora en su rostro veo compasión, a lo cual, al parecer, es capaz.

– Me imagino lo que tu marido hizo con los médicos que atendieron el parto. ¿No pensaron en adoptar o…? – mantiene un tono severo y plano.

– ¡Eso no es asunto tuyo! – le lanzo una bofetada verbal.

Sin embargo, finalmente sigo hablando cuando él se concentra en el camino que sale de Dogman:

– Pensamos en la adopción, pero nunca llegamos a ella. Después de aquello, a pesar de todos los intentos, no pude quedar embarazada de nuevo. Probablemente es algo psicológico...

No entiendo por qué comparto algo tan íntimo con este misterioso y probablemente peligroso hombre. Ahora me arrepiento. No debería haber revelado detalles, porque me siento incompleta.

Mientras tanto, empieza a oscurecer notablemente y, aunque estoy en el auto, comienzo a sentir el fresco otoñal.

Radomir frena en el arcén cuando termina la civilización y sale del auto.

– Al menos avisa cuando te vayas. ¿Será por mucho tiempo? – pregunto asomándome.

– No.

– Iré contigo.

– No.

– ¿Y si aparecen nuestros perseguidores?

Radomir regresa al auto y saca un rotulador de la guantera. Luego me toma de la muñeca y en la parte interna, cerca del pliegue, escribe un número de móvil. Se inclina hacia mí, invadiendo mi espacio personal. Me siento incómoda con su cercanía. La poderosa energía de este hombre severo hace que mi corazón lata con más fuerza. Al levantar la cabeza y enfrentarme cara a cara, me hundo en el asiento todo lo que puedo, mientras él explica condescendientemente:

– Si te capturan ahora o más tarde, llama en cuanto tengas oportunidad.

Lo miro fijamente a sus ojos cristalinos mientras siento su aliento sobre mí y asiento.

– ¿Y si no hay oportunidad?

– A la primera oportunidad – repite sus palabras Rad y enfatiza sus propias palabras con un levantamiento de cejas.

Luego me encierra en su Toyota y se aleja. Alcanzo a notar, cuando camina alrededor del auto, que algo se le marca en la cintura por detrás.

"Apuesto a que es una pistola de verdad", pienso, lo cual de inmediato se vuelve aterrador y frío. Además, afuera oscurece rápido y mis miedos se apoderan de mí. "Odio la oscuridad".




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.