Guardián del legado

10. (No) nuestra cita

Todas las casualidades no son tan casualidades,

no puedes planear un encuentro casual,

solo cuando es dictado por el destino,

llegará a tiempo, evidente y sin aviso.


Sosteniendo un refresco frío, camino a través del garaje examinando todo a mi alrededor. Este lugar está claramente equipado para vivir. No es del todo cómodo, pero hay donde dormir, lavarse e incluso me sorprende encontrar un baño.

– ¿Este es tu hogar? – le pregunto al guardaespaldas.

Se ríe entre dientes y se aleja de su teléfono con el que estaba mandando mensajes a alguien.

– ¿Parezco un mendigo?

Me siento un poco avergonzado y continúo explorando en silencio. No le explicaré que ese tipo de alojamiento es perfectamente adecuado para un guardaespaldas. ¿O quién será en realidad? Aunque luce bastante decente, eso no lo discutiría.

Luego, miro curioso hacia las escaleras que llevan a la planta superior y surge una nueva pregunta:

– ¿Qué hay en el segundo piso?

– No dejes que eso te preocupe, Eva. Solo estaremos en el primer piso.

– ¿Más secretos?

No puedo ocultar mi irritación. Entrecierro los ojos y escaneo a Radomir con enfado, queriendo obtener toda la información posible, ya que siento que oculta muchas cosas importantes para mí.

– Sabes… – me acerco a un pequeño sofá, me acomodo cómodamente, cruzo una pierna sobre la otra y apoyo la mano en el respaldo del sofá. – Si vamos a pasar mucho tiempo en este garaje, sería bueno conocernos un poco más.

Radomir me mira sorprendido.

"Parece haber entendido mal lo que dije".

– Me refiero a que podríamos hablar de cualquier cosa. No vamos a quedarnos en silencio durante días, ¿verdad? Por ejemplo, si no quieres hablar sobre los criminales o tu jefe, cuéntame de dónde eres, si tienes familia o en qué trabajas realmente...

Radomir no llega a responder cuando oímos el sonido de un motor. Alguien se está acercando al garaje, y ahora Rad se pone de pie mientras yo me quedo quieta. Él se acerca a la salida y mira por la rendija. Luego, cuando el auto se aleja, él con valentía abre la puerta del garaje y sale a la calle, que ya está oscureciendo.

– Espera, – me muerdo el labio. – ¿A dónde vas?

Se inclina y regresa al garaje con un paquete grande. Cierra con seguridad, y luego saca comida en contenedores desechables de la bolsa y la coloca en una mesita. No puedo creerlo, nos salvamos de morir de hambre. Entonces Rad acerca la mesa al sofá y me invita con un gesto a cenar.

– Esta vez estoy realmente impresionada, – confieso sinceramente.

Y no es para menos; en la mesa hay platos de restaurante que todavía mantienen su temperatura gracias a la envoltura de aluminio, y lo último que saca Rad de la bolsa son copas de vidrio y una botella de vino fuerte.

– ¿Copas de vidrio? ¿En serio? ¿Desde cuándo los servicios de entrega de comida dan eso como regalo?

Claramente soy una mujer ingenua, pero no tanto, y un detalle tan curioso no podía pasar desapercibido para mí.

– Le pedí a un amigo que ordenara la cena, pero no creí que iba a tomarlo como una solicitud para organizar una cita, – dice Radomir con una sonrisa y llena de vino la copa, reemplazando la lata de aluminio que había estado sosteniendo todo este tiempo con una presión mortal. – Pero ahora podemos charlar como querías. Y a ti tampoco te vendría mal relajarte un poco, – señala con carisma y orgullosamente da un sorbo de su copa.

– ¿Quizás también por casualidad pasará un masajista? ¿Eh? – digo sarcástica.

Resulta extraño que nuestra cena se parezca a una cita. Entrecierro los ojos y llevo la copa a mi nariz, oliendo el aroma del vino para asegurarme de que no huele a nada sospechoso.

"Parece un vino normal. Rad lo descorchó justo frente a mí. ¿Y por qué iba a querer drogarme?"

Después de un sorbo, el sabor del refresco anterior arruina el primer trago, pero los siguientes me saben bien. No puedo dejar de beber, ya que tras las persecuciones y el nerviosismo, me domina una sed insoportable. Finalmente, vacío la copa rápidamente y Rad, sorprendido, vuelve a llenarla.

"Si él supiera cuánto deseo embriagarme después de todo..."




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.