Guardián del legado

11.2 Segundo asesinato

Al entrar, veo las sillas donde los hombres se sentaban por la mañana, una mesa, armarios de estilo antiguo. Hay mucho polvo y suciedad en el suelo, que está ausente en el primer piso. Esto da la impresión de que el piso inferior fue preparado especialmente para mí, y eso me pone en alerta. Pero hay algo más específico que es imposible de ignorar. El espacio es demasiado pequeño para el tamaño que parece tener.

"¿Es eso posible?" - reflexiono.

Entonces me acerco a la pared, que lógicamente no debería existir y la inspecciono. A un lado, hay algo atornillado a la pared que parece una manija. La jalo hacia mí, luego con toda mi fuerza hacia un lado, y la pared se desplaza ligeramente.

Miro a través de la rendija con asombro. Adentro veo una gran caja fuerte y muchas armas almacenadas en compartimientos especiales en la pared opuesta. Me quedo sin aliento y conmocionada por lo que veo, incapaz de moverme.

"Este Rad es un psicópata..." - decido. "¿Para qué quiere tantas armas? Dios, tengo que tener cuidado con él, insistir en que me lleve lo antes posible con su jefe, y que todo esto termine".

Empujo de nuevo la manija y cierro la rendija para regresar rápidamente a la planta baja. Pero debido a que el suelo está tan sucio, me doy cuenta de que dejo huellas. Tengo que disimularlas torpemente con mis manos.

"Vaya diversión para alguien con las manos limpias..." - pienso con ironía.

Entonces, finalmente, bajo las escaleras y me lavo las manos en el lavabo, cuando alguien abre la puerta con un chirrido, lo que me hace girar asustada en esa dirección.

Al ver a Radomir regresando la motocicleta a su lugar, siento una oleada de alivio. Pero no dura mucho, porque recuerdo las pistolas en el segundo piso y vuelvo a tensionarme.

- ¿Te aburriste? - mi guardia sonríe con carisma.

- ¡Me prometiste no dejarme por mucho tiempo!

- Lo siento, circunstancias...

Se sienta en el sofá y ahora las comisuras de sus labios caen.

- ¿Qué pasó, Radomir? ¿Surgen nuevos problemas? Ni siquiera dijiste adónde ibas.

- ¿Acaso tenía que decirlo?

Suspiro de frustración y me siento junto a él. No aparto la mirada de este hombre, todavía esperando alguna noticia. Y después de un largo silencio él suelta algo que me deja helada:

- A Philip lo mataron.

Abro la boca involuntariamente y me quedo paralizada.

- Esperaba cortarle el paso, porque sabía adónde se dirigía después de conocerte a ti, pero ya era tarde - dice Rad.

La sospecha que se ha asentado en mí me inquieta tanto que apenas puedo expresarla:

- ¿Fue por mi culpa? ¿Por rechazarlo?

Radomir me observa con una mirada enigmática sin contestar.

"Puede que sea mejor no saber la verdad. Pero no, soy demasiado curiosa, y para poder digerir esta noticia necesito saber más".

- ¿No te burlas de mí, Radomir? Por favor... - me acerco a él, poniendo mis manos sobre sus cálidas y fuertes...

- Todo es complicado, Eva. Estoy seguro de que a Philip le amenazaron para que se reuniera contigo. Alguien se enteró de que antes guardaba compromisos y te dirigió hacia ti para tomar la unidad flash.

- Cuando hablé con él, prometió encontrar un comprador para la empresa de Bronisław. ¿Cuál es el sentido de eso?

- Escuché su conversación - responde Rad. - Utilizó la noticia de la venta planificada, suponiendo que en la unidad flash podría haber información valiosa y que con eso la empresa podría venderse por más dinero. En realidad, todo debía ser un pretexto para quitarle la unidad flash porque alguien quiere desesperadamente los compromisos.

Me tomo un momento para reflexionar.

- ¿Lo mataron porque no pudo hacerse con la unidad flash?

- Eso creo.

Radomir aprieta mis manos, pero las retiro de inmediato. Me apoyo en el respaldo del sofá y meto los dedos en mi pelo.

- ¿Por qué me siento culpable? - pregunto, ya sea a mí misma o a mi guardia.

- Hicimos lo correcto. Podrías haber estado en su lugar.

Giro bruscamente hacia Radomir.

- ¿Por qué? Yo le hubiera entregado esa maldita herencia de Bronisław y habrían dejado a Philip con vida. ¿Y a mí también me habrían dejado en paz, o..?

- Te habrían atrapado en su lugar y exigido la contraseña, que parece que no sabes - explica Rad con seguridad.

Los pensamientos de cómo me habrían sacado esa contraseña me revuelven por dentro, y una sensación de sequedad se forma en mi garganta. Ahora me alegro de que Radomir, quienquiera que sea, esté tan armado.

"Al menos hasta que conozca al jefe, no me tocará", me ilusiono, pero de esa conclusión surge otra pregunta:

- ¿El que vamos a conocer es capaz de... crueldad?

- ¡No! - Radomir rechaza la idea. - No te hará daño.

Las comisuras de mi boca se alzan, formando una sonrisa sarcástica.

- No lo admitirías, incluso si fuera un maníaco en serie.

- Entonces, ¿por qué preguntas? - Rad también sonríe y se levanta para beber agua del refrigerador.

- Tengo miedo y me siento sola - confieso con franqueza.

- No hay motivo. Estás segura conmigo - me recuerda Rad.

- Por ahora...

Levanto la mano para que me lance la botella, y enseguida la tengo. Bebo con avidez. Mientras tanto, pienso que Radomir no es alguien en quien pueda confiar desde el principio hasta el final y que echo de menos a alguien más cercano a mí.

- Mira, Rad, necesito escuchar la voz de alguien cercano. Tienes un teléfono. Déjame hablar con una amiga, por ejemplo. No diré ni una palabra sobre nuestra aventura. Lo prometo. De lo contrario, simplemente me volveré loca.

- Ya te has vuelto loca si pides eso - Radomir se distancia. - Tienes que aceptar el hecho de que por ahora las compras, los paseos, los restaurantes y los salones de belleza están cancelados.

- ¡No estoy tan afligida por eso! - me molesto. - Mi vida está en peligro. ¿Acaso piensas que soy una muñeca tan tonta que no comprendo en qué lío me he metido?

- Todo esto es temporal. Pronto volverás a tu vida anterior - promete Rad.

Pero ya no creo en eso. Incluso si el jefe me libera cuando entreguemos la unidad flash, mi percepción del mundo ya habrá cambiado para siempre a raíz de estos eventos.Me acuesto en el sofá y clavo mi mirada en un punto fijo. Me invade una apatía por la situación sin salida, a la que se suma la desesperación.

– ¿Quién está al mando de la empresa de tu marido ahora? – interrumpe mis pensamientos Rad.

– Nadie. Solo su asistente está realizando algunas tareas. Dirige superficialmente, hasta donde entiendo, y por lo demás, todos están esperando que yo aparezca.

– Te equivocas, Eva. La empresa está siendo dirigida de manera efectiva.

– Eso es imposible.

– La asistente se otorgó todo el poder por sí misma.

– Pero no por mucho tiempo.

– ¿Y no te molesta su descaro? – pregunta Rad con asombro.

– No es momento para eso. De todas maneras, planeo vender la empresa en cuanto me libre de estas ataduras.

Rad me toma de la mano y me hace levantarme.

– Estás ignorando cosas importantes, Eva.

Entrecierro los ojos mientras él me guía hacia un auto blanco. El Nissan parece recién salido de la agencia. Rad me acomoda en el asiento delantero, abre el garaje y se pone al volante.

– ¿De verdad nos vamos de aquí? – pregunto con sorpresa.

– ¿Acaso pensabas pasar toda la semana aquí conmigo en el garaje? – Rad lanza su encantadora sonrisa y se prepara para conducir.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.