Guardián del legado

12.2 Otra heredera

"Ojalá no sea Rad", cruzo los dedos y me tenso, y cuando tocan a mi puerta, me doy cuenta de que podría ser un completo extraño, pero Inga oportuna llama suavemente por mi nombre.

Inmediatamente abro y arrastro a mi rubia amiga con dos vasos de plástico de café de fresa hacia adentro. La abrazo hasta hacer crujir sus huesos.

"Yeva, ¿te has vuelto loca?" pregunta ella.

Le tapo la boca con la mano y tomo las bebidas, colocándolas en el estante.

"¡No digas mi nombre!"

Ella levanta sus delgadas cejas y me abraza con simpatía.

"¿Qué te pasó? Desapareciste después de la muerte de Bronislav. Sé que es un gran dolor, querida, pero eres demasiado joven para..."

Vuelvo a cubrirle la boca para detener su flujo de palabras innecesarias.

"¡Shhhh!" le silbo. "Para que entiendas, ahora es lo que menos me preocupa la muerte de Bronislav."

La suelto y ella me mira desconcertada.

"Sé de un buen especialista que puede ayudarte. Estás tan pálida y exhausta..." dice, moviendo la cabeza de un lado a otro.

"¿Pálida?" Me toco la cara con el dorso de los dedos y entonces me miro en el espejo del armario. "¡Oh Dios!"

"He alquilado la habitación de al lado," dice mostrándome una tarjeta. "¿Podemos pasar a ella?"

"Sí, vamos. No quiero que alguien te vea."

Entramos a la habitación de al lado y dejo la mía abierta. Luego tomo el bolso de mi amiga, sabiendo que lleva una gran bolsa de cosméticos, y encuentro base de maquillaje y rubor. Inmediatamente empiezo a devolverme mi aspecto habitual frente al espejo, mientras le cuento lo más importante:

"Sabes que a Bronislav lo mataron, ¿verdad? Bueno, ahora también me persiguen a mí."

"¿Estás bromeando?" Inga abre sus ojos con lentes de contacto azules.

"Tengo un guardaespaldas que me está escondiendo, pero, a decir verdad, no lo contraté. Apareció de la nada y me salvó una vez, y desde entonces no se ha ido."

"¿Y dónde está?"

"No estoy loca," respondo y luego sigo disimulando los moretones bajo mis ojos. "Radomir volverá pronto. Resulta que Bronislav me estaba ocultando algo. Tenía una memoria USB con información comprometedora sobre personas respetables y ahora esas personas quieren obtenerla. ¿Entiendes?"

"¿La tienes tú?"

"La tenía, ya no. Ahora está con Radomir."

"Entonces dáselas. ¿Cuál es el problema?" pregunta Inga, agitando la cabeza emocionalmente su cabellera rubia ondeándose.

"No sé la contraseña, y esas personas podrían incluso torturarme para conseguir lo que quieren. Son criminales, Inga. Rad los llama líderes de organizaciones criminales."

"¡Qué horror! Musia, aguanta. Ni siquiera sé cómo ayudarte," confiesa preocupada y se queda pensativa.

Ve por primera vez a su práctica amiga tan pensativa y concentrada. Normalmente es dinámica y ardiente, y ahora está desanimada frente a mí sin poder encontrar las palabras adecuadas.

"Solo quiero que conozcas mi historia. No estoy segura si puedo confiar completamente en mi guardaespaldas. Por ahora, solo tiene que llevarme a su jefe, pero después, quién sabe," le explico.

"Bien. Pero, perdona por pensar esto, si algo malo te pasa, ¿cómo debo seguir tu pista? ¿Qué debo decir en la policía?" Inga inquiere.

Me quedo pensativa.

"Pues... pasamos algún tiempo en un garaje de dos pisos de color azul mate en el complejo de garajes en la salida de Dogman. ¿Sabes dónde está el spa 'Diamante'? Está cerca."

"Está bien," asiente Inga.

"¡Oh, y otra cosa! ¡Saca tu móvil!" exijo.

Encuentro el sitio de mi abogado y presiono su número.

"Dile que eres mi ayudante y pregunta cómo va el caso. Infórmale que tuve que irme por un tiempo. Pero habla con confianza."

Acabo de darle instrucciones cuando Anatoli contesta la llamada y mi amiga, poniendo el altavoz, dice todo como le pedí. Aunque Anatoli no está muy dispuesto a hablar personalmente con ella, aun así comparte alguna información. Y la noticia me deja helada.

"En algún momento, que Yeva Romanivna llame personalmente", solicita. "Es probable que ella no supiera acerca de otra heredera del legado de Bronislav. Fue una sorpresa para mí también. Por eso no puedo transferir la propiedad a Yeva Romanivna."

Con gestos y labios indico a mi amiga que pregunte con más detalle quién es esa heredera y ella obedece mi indicación.

Mi corazón se detiene. Escucho atentamente el silencio que ahora será reemplazado por la voz de Anatoli con una noticia impactante.

"Se trata de la hija de Bronislav."

Cierro los ojos a punto de desmayarme. Mi amiga Inga se despide de Anatoli y por precaución me toma del brazo.

"No te envidio," expresa con simpatía.

"¿Qué otra hija? ¡No tenemos hijos! Inga, yo no podía quedarme embarazada. Y Bronislav nunca estuvo casado conmigo," mis pupilas se mueven frenéticamente por el globo ocular, sin poder entender cómo es posible. "¿Me habrá engañado?" Le miro a los ojos a Inga en busca de alguna respuesta."Parece que sí”, se encoge de hombros ella, “o alguien está fingiendo ser su hija”.

Exhalo y me agacho.

“No puedo creer que Bronislaw haya podido ser infiel”.

“Yo tampoco. Siempre parecían una pareja tan unida, tan armónica...”

“Sin embargo, al mismo tiempo entre nosotros no había pasión”, le confieso a mi amiga por primera vez.

“¿De verdad? Tal vez por eso él...” sugiere ella.

“Quiero entender lo que pasó, porque especular es lo peor. Pero no veo forma de averiguarlo. A menos que de alguna forma convenza a Radomir... Por cierto, ya debería estar yendo. En cuanto a la heredera... Al final creo que alguien ajeno quiere tomar posesión de la propiedad, pero me encargaré de eso más tarde. Contrataré a los mejores abogados para meterme en los asuntos de los impostores”.

“¡Eso está muy bien!” exclama mi amiga, volviendo a ser ella misma.

Me aíslo de la noticia de Anatoli y me dispongo a salir de la habitación, cuando mi mirada cae sobre mi manicura.

“Qué horror...” comento. “¿Puedes arreglarlos un poco?”

“Por supuesto”, se ríe Inga. “Eres incorregible. De la sartén al fuego”.

Ella saca una herramienta de su bolso y empieza a limar mis uñas, que ya no me dejan ni escribir un mensaje. Además, en el pasado fue manicurista antes de abrir su propio salón de belleza, así que tengo suerte con ella. Además de todo, me relajo un poco y por unos minutos vuelvo a sentirme como antes.

“¿Y qué?”, me fuerzo a sonreír y bromeo: “El guardia de todos modos no irá a ningún lado sin mí, y la manicura es sagrado”.

A pesar de eso, sigo sin poder relajarme del todo y sigo tan preocupada como antes. Mi amiga termina con las uñas rápidamente y luego me abraza.

“De cualquier manera, realmente quiero ayudarte en algo”, dice ella.

“Escucharme es suficiente. Es como si hubiera recuperado el aliento”.

“¿Tal vez cuidar tu casa?”

“¡De ninguna manera! ¿Qué estás pensando? Pueden estar acechándome en casa. Inga, solo espera a que te llame con noticias de que todo se ha resuelto”.

“Está bien, Musya. Me preocuparé”.

Le doy un beso en la mejilla a mi amiga y miro por el pasillo. No hay nadie. Corro a mi habitación y ya lamento haberla dejado.

La figura de Radomir, parado junto a la ventana, ahora parece amenazadora con su mirada severa, e incluso su sombra difusa en las cortinas resulta inquietante.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.