Guardián del legado

13. 2 Deseo irrefrenable

En cuanto vuelvo a la realidad, acurrucada en los brazos de Radomir, reflexiono completamente sobre mi conexión accidental con este hombre. Me siento culpable, como si hubiera manchado la memoria de Bronisław, pero al mismo tiempo, debo admitir, nunca me sentí tan bien en la cama en toda mi vida conyugal como en esta única ocasión con mi guardián. Y ahora anhelo confesar por qué Rad no me rechazó. Y ese deseo duele en mi interior.

Paso mi mano por su pecho, bajando a su cintura, luego me apoyo en la cama, intentando levantarme un poco. Busco sus ojos grises cristalinos, tratando de entender en qué piensa Radomir. Pero incluso ahora, en la cama conmigo, no emite ninguna emoción intensa. Su rostro está casi libre de arrugas, su boca es una línea recta y su mirada, como siempre, es confiada y penetrante.

—¿Se te permite acostarte con tus... clientes? —pregunto, esbozando una tenue sonrisa.

—¿Por qué no? —responde.

Ahora Rad esboza una sonrisa carismática y una ceja perfecta se arquea.

"Madre mía, ¿cómo puede alguien ser tan atractivo?" Es lo único que pasa por mi mente, y deseo volver a acostarme, sentir el calor de su cuerpo, pero Rad, como leyendo mis pensamientos, se levanta de inmediato y se pone unos pantalones negros.

—Ya estamos retrasados otra vez... —dice con descontento.

Toma una camisa y, girándose hacia la ventana, la pasa por su cabeza. Alcanzo a mirar por un momento el tatuaje de un ángel negro en su espalda, que aporta un encanto adicional a su propietario. Luego Rad agarra mi vestido y, en lugar de pasármelo, lo lanza por la ventana. Ante ese acto, abro la boca sorprendida y me quedo mirando fijamente.- ¿Y qué fue eso?

Oh, este hombre sabe desconcertar, pero también es un experto sorprendiendo. Ahora se acerca a la puerta y toma una bolsa con el logo de la marca de ropa "Onix", que no había visto antes, y me la entrega.

- Un vestido no es la mejor prenda para huir - explica Rad.

Tomo la resistente bolsa y miro en su interior. Saco un conjunto negro holgado que consta de pantalones, un top y una chaqueta parecida a un blazer pero hecha de tela elástica. Además, en el fondo hay un encantador sombrero con bordes amplios que puede usarse para cubrirse la cara en lugares concurridos.

- Oh, ¿de dónde salió esta ropa? - pregunto con curiosidad al guardia, sin ocultar mi entusiasmo.

- Consideramos el hecho de que Eva Románivna Blazhenska no se pondría un chándal del mercado local - declara él. - No hay tiempo. Vístete, Eva.

Casi le pido que se dé la vuelta automáticamente, pero comprendo lo absurdo que sonaría, considerando que hace un momento estábamos desnudos en la cama y mis gemidos se escuchaban en todo el hotel, así que, girándome ligeramente, me visto rápidamente con la nueva ropa, me pavoneo frente al espejo y agradezco cortésmente:

- Es perfecto. Gracias, Rad.

¿Y a quién no le gustan los regalos? Siempre los necesité, pero mi esposo, aunque no escatimaba en gastos, nunca tomó la iniciativa en eso. Yo misma me compraba los regalos de su parte incluso para los grandes eventos, y apenas alguna vez él le pedía a su asistente que comprara algo, quien también nos traía las compras a casa.

- No es un regalo mío - se quita importancia Rad. - Vamos, Eva, acaba. Te lo dije...

- Sí, sí - lo interrumpo. - Nos apuramos. Recuerdo. Entonces, ¿adónde vamos primero?

Con esas palabras, lo detengo en la puerta, tomándolo por el hombro. El gira la cabeza hacia mí.

- Considera que me has convencido de buscar a la heredera de Bronislav.

- Hmm... - sonrío tensamente. - ¿Hay otras maneras de negociar contigo o solo a través de la cama?

- No hay más - replica Rad con descaro y avanza.

"¡Qué descarado!"

Pero ahora realmente quisiera pedirle algún otro pequeño favor. Mi cerebro empieza a generar automáticamente mis peticiones y tengo que detener ese proceso a la fuerza.

Una vez en la calle, me subo rápidamente al Nissan blanco, pero Rad no tiene prisa en seguirme. Bloquea el coche y llama a alguien por teléfono. Intento bajar la ventana, pero, por supuesto, no logro hacerlo.

"¡Qué misteriosos somos!" - gesticulo con las manos y chasqueo la lengua.

Y cuando él se sube al auto y agarra fuertemente el volante, finalmente pregunto:

- ¿Cómo descubriremos si Bronislav tenía hijos?

- Los tenía - asiente Radomir. - Una hija, Emma. Nueve años.

Durante un momento, me quedo sin palabras y desconcertada ante lo que he escuchado.

- ¿Estás seguro? ¿Acabas de enterarte?

- Sí, logré obtener la información. Y... no quiero desanimarte, Eva, pero sí, Bronislav definitivamente fue infiel. Como prueba, tendrás la oportunidad de conocer a su hija, y de hecho, justo ahora.

- ¿Ahora? - estoy asombrada.

- ¿Y sabes qué es lo que más me sorprendió?

Niego frenéticamente con la cabeza de un lado a otro, suplicando:

- No te burles, Rad. Ya es demasiado para mí.

- Prepárate - advierte Radomir y coloca su mano sobre la mía. - La madre de esta niña es la asistente de Bronislav que mencioné. Ella es quien ahora está manejando el negocio de tu esposo.

- Dios mío...

Doy vuelta a mi mano con la palma hacia arriba y aprieto firmemente los dedos de Radomir. Necesito su apoyo en este momento, y el hecho de que no retire su mano realmente significa mucho para mí.

- ¿Quizás esta asistente quiere apoderarse de todo el patrimonio de Bronislav? - inclina la cabeza Rad, dando nueva información para reflexionar, y luego arranca el coche. Luego guarda silencio.

"Tenía a otra..." - repito en mi mente, porque aún no puedo asimilar esta información.

El shock es tan grande que no logro decir nada. A pesar de todo, estaba convencida de que esa heredera era una impostora, pero ahora miro a Radomir, quien nunca bromea, y entiendo que la imagen idealizada del mundo que tenía antes se desmorona ante mis ojos. Las piezas del rompecabezas caen una tras otra, dejando solo una superficie gris con huecos que guardan la memoria de aquellos tiempos despreocupados.




Reportar suscripción




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.