Guardianes:azulina

CAPITULO 1: HUIDA

En una fría noche,una pareja de jóvenes campesinos se prepara para abandonar la casa donde residen. Llevan consigo varios bultos en una vieja carreta tirada por un caballo.

-falta el libro,vuelvo en un minuto-dijo el joven mientras le ayudaba a la dama a subir.

-no te demores,presiento que algo no anda bien..-mientras acomodaba una cesta en su regazo.

-tranquila estaremos bien...-interrumpió el con un beso sobre los labios de la mujer.

ella asintió con una temerosa sonrisa y lo vio adentrarse en la casa . continuo vigilando con temor a sus lados, la noche estaba calmada y silenciosa, eso no era algo bueno. una leve brisa desacomodo un mechón de sus cabellos rojizos de la capucha que llevaba, sostuvo con firmeza la cesta que cargaba,el viento helado fue incrementando su velocidad,sacudiendo las copas de los arboles de lado a lado.

Desde adentro de la casa se oyó algo caer,esta se inquieto y voltio la vista hacia arriba,las llamas de las velas que alumbraban la casa se apagaron al mismo tiempo,dejando en completa oscuridad la cabaña de piedra.ella se preparaba para ir a ver cuando escucho un desesperado grito -CAROLINE HULLEEE!!!! - ella se estremeció, espero escasos segundos,no dejaría a su amor. dejo la cesta cuidadosamente dentro de la carreta y se preparo para bajar,las palabras de el resonaron en su mente -si algo me sucede deberás continuar sin mi...no permitas que nadie lo obtenga..

retomo el lugar agarro las riendas del caballo y fervientes lagrimas rodaron por sus rosadas mejillas,mientras veía la casa.un grito desgarrador de dolor salio de adentro ,al mismo tiempo que ella partía .

a toda velocidad cruzaba el oscuro bosque,sin dejar de ver por sobre su hombro hacia atrás,algo se acercaba a toda velocidad tras de ella .miro al camino y a la canasta seguidas veces. un repentino brinco en la parte trasera de la carreta llamo su atención, una bestia de pelaje negro,ojos amarillos y puntiagudos dientes había subido a bordo .

la mujer se percato del peligro, ato las riendas al asiento y saco una filosa espada con un leve destello azul en su hoja sosteniéndola con firmeza esperando el ataque sin perder el equilibrio, la carreta seguía en movimiento .el animal se lanza hacia ella ,esta vira agilmente y hiere al animal perdiéndolo en el camino. vio que no era el único, cinco bestias mas corren intentando llegar hasta ella.

retoma las riendas y susurra al corcel extendiendo su mano- citus..citus equitum !- un destello dorado sale de su mano y se adentra en el equino.este adquiere gran velocidad y logran perder a las bestias unos cuantos metros.

desafortunadamente la carreta estaba en mal estado, algo en sus ruedas no estaba bien,esta topo con un peñasco y comenzó a balancearse bruscamente. la hábil mujer tomo el cesto en una mano, se cruzo un morral marrón en el hombro,corto las riendas y salto del carro hacia los matorrales. la carreta continuo unos metros mas y esta se estrello entre los arboles,el equino siguió a todo galope perdiéndose en el oscuro bosque.

La luna estaba en su punto más alto, la oscuridad cubría el estrecho y temeroso bosque, ella continuo su camino a toda velocidad antes de que esas cosas regresaran, podía sentir que se acercaban.De pronto llego a un escaso riachuelo, no dudo en cruzarle a pesar del frió de la oscura noche, llegando a la orilla opuesta escucho un áspero susurro desde las entrañas del bosque...

-Caroline.......

Sin voltear se detuvo y pensó.-están muy cerca ,no lo lograre-.

un lloriqueo salio de su canasta,lo que yacía en el comenzaba a incomodarse . lo acento en la orilla del rió y volteo, del otro lado vio como un hombre encapuchado le extendía su mano.

- Caroline...-volvió a susurrar - regresa...únete a mí !!- Le ordeno alzando mirada hacia la mujer.ella se estremeció al reconocer esos ojos grises, pensó en dejarse ir y tomar la mano - juntos formaremos un imperio, entregádmelo!!- continuo acercándose al la rivera.

- NO ... NO LO PERMITIRÉ MIENTRAS YO VIVA !!- respondió recobrando la cordura.

Atrás de él se podía distinguir 4 figuras de gran tamaño como si fuesen una especie de lobos difuminados que se mezclaban con la noche solo se alcanzaban a ver sus ojos amarillos llenos de furia en forma espigada.

-esperaba que dijeses eso-sonrió malvadamente ordenando a sus bestias que atacasen a la mujer.

Dando un paso al agua ella Extendió sus manos sobre el rió y pronuncio con firmeza -Tutela solent aaguas...Tutela solent aaguas !!- el rió se hizo más espeso ,destellos dorados salían de sus manos las levanto al cielo y una gran pared acuosa se levantó dejando de un lado a las sombras y del otro a la mujer.

Las sombras por orden del hombre de túnica, intentaron pasar por la pared pero inmediatamente al tocar el agua estas se esfumaron como si alguien las hubiese llamado desde las profundidades de la tierra. Las otras dos se contuvieron,el agua las debilitaba, el hombre ofuscado continuo viendo con ira ala hechicera ,derrotado retrocedió hasta perderse en el bosque.

Caroline al ver que había hecho retroceder a las sombras, recogió la canasta y se percató que lo que yacía en el estuviese bien.

siguió su camino hasta un viejo puente de madera, donde espero escondida por debajo.la oscura noche comenzaba a aclararse lentamente,hasta que escucho que alguien se aproximaba a caballo.sentada allí abajo en total silencio, puedo ver sonoramente como este bajaba de su corcel y caminaba sobre el puente de madera.



ARIAD.C

#9406 en Fantasía
#5783 en Thriller
#3270 en Misterio

En el texto hay: principes y reyes, magia y hechiceria, seres oscuros

Editado: 26.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar