Registrarse

Guerra Entre Reyes || #3 En Busca de Nuestro Destino

1. Poder Oscuro.

 

 

Nicolae y yo nos hemos vuelto más cercanos, tenemos muchas cosas en común, más de lo que creíamos... Incluso nos fuimos de viaje por 2 semanas a Londres, y compartimos un poco más nuestro tiempo conviviendo con sus padres.

Hemos tenido algunos problemillas de pareja, muy pequeños. He mejorado en mis entrenamientos con Scarlett, y mi poder es más manejable que antes. Pero manejar mi poder no es lo que me preocupa...

 

~1 MES DESPUÉS~

 

Nicolae, y los Lupei  decidieron hacer una carrera, el ganador se iría de viaje por 1 semana con un acompañante, y los perdedores pagarían todos los gastos.

-Mírenme bien,  –Se estiro Ban. –Porque luego lo único que verán será el polvo caer sobre sus caras mientras gano. –Alardeo.

-Deja de hablar estupideces, ¡Yo, ganare! –Sonrió Tizc.

-Si gano, me llevare a Karen a ese viaje. –Alex golpeo suavemente el hombro de Nicolae. –Solo ella y yo. –Alex me guiño el ojo lo cual hizo enojar a Nicolae.

-Ya veremos. –Murmuro Nicolae reteniendo su enojo. Se puso en su lugar específico, listo.

-¿Por qué le dijiste eso? –Me acerque a Alex.

-No me importa si eres la Novia de Nicolae, solo quiero... –Se puso a pensar. –Pasar un poco de tiempo contigo, nada más, no es como que quisiera... enamorarte. –Rio nervioso.

-Está bien... –Trague con dificultad. –Suerte.

 

Me aleje rápidamente. Dayana y Leslie se mantenían de brazos cruzados fulminando a Alex.

-¿Te creerás ese cuento? –Dayana bufo por lo irritada que estaba. –Está claro que siente algo por ti, ya sea que le gustes o que solo sea amistad.

-U obsesión. –Añadió Leslie.

LESLIE! –Dijimos al mismo tiempo Dayana y yo enojadas por su comentario.

-¿Qué? –Subió sus hombros y luego los bajo. –Hay que ser realistas...

 

¿Obsesión? No creía que fuera eso... Seguramente le gusto a Alex, pero no creo que este obsesionado conmigo, si hay una persona obsesionada conmigo seria Dante... A pesar de todo, de nuestra enemistad, la guerra de hace años, y nuestros rangos iguales, Dante siempre ha tenido una obsesión por mí, o mejor dicho... Mi poder.

 

 

Nicolae

 

Mire de reojo a Alex quien se estiraba, su cabeza gira hacia mí, dándose cuenta de que lo estaba mirando. Fruncí el ceño y mire hacia delante. Troné mi cuello y respire profundo.

-Que tengas suerte... Amigo. –Dijo irónico Alex.

-No necesito suerte. –Sonreí. –Sé que ganare. –Murmure.

-¿Listos? –Dayana se hizo enfrente, aun lado del camino.

-¡Sí! –Le respondimos todos.

Dayana levanto su mano hacia el cielo y sonrió maliciosa. – ¡Ya! –De su mano salió un rayo que se escuchó por todo el lugar.

Como siempre, Alex salía primero, yo iba detrás de él. Los chicos estaban atrás, a unos metros de nosotros, a diferencia de Alex y yo, ellos eran Betas u Omegas, y en general los Alphas o líderes de una manada o Clan, son los más poderosos.

Vi que los demás se empezaban a transformar en Lobos, en especial Alex. Con su transformación gano más rapidez, en ese momento se me paso una escena creada por mi imaginación: Karen y Alex juntos en un viaje, completamente solos, sin saber qué cosas podrían hacer. Confiaba en Karen, sí. Pero aún tenía mis dudas con Alex sobre sus sentimientos hacia Karen, lo cual me erizaba la piel.

Alex me iba ganando por velocidad, sentía mi corazón un poco débil por aquella escena que había hecho en mi imaginación, pero me acorde de la sonrisa de Karen, de sus cálidos abrazos, y sus promesas de amor. Sentí más fuerza, más vida, mi velocidad incremento, sentí como mis colmillos salían, y mis ojos se volvían rojos.

Sobrepase a Alex, vi su cara de asombro al ver como lo alcanzaba en cuestión de segundos, aulló y siguió corriendo intentando alcanzarme, pero no pudo, yo ya había ganado. Rápidamente llegue hacia Karen la abrace y luego la bese.

-¡Gane! –Le dije alegre. –Gracias a ti. –Reí.

Alex llego jadeando en su forma lobuna, los chicos y él pasaron por unos árboles y se vistieron cuando pasaron a su forma humana.

-Felicidades. –Dijo un poco seco Alex.

-Gracias. –Le sonreí.

-Bueno, bueno, al menos paganos un par de cervezas a los perdedores, Nicolae. –Sonrió Ban. –Merecemos algo.

-Claro, Claro, lo hare.

-Y ¿A dónde quieren ir de viaje? –Tizc levanto una ceja curioso.

Mire a Karen por un momento y luego volví a ver a los chicos.

-A una cabaña. –Puse mis manos sobre mis caderas y sonreí.

-¿Qué? –Todos fruncieron el ceño.

-Literalmente puedes alquilar una cabaña por aquí y listo. –Hablo Brais.

-No, quiero una cabaña lejos, en otro pueblo si es posible. Lo mejor es que ustedes pagaran todo. –Guiñe el ojo.

 

 

Lex

 

Scarlett, Damián y Alice no tenían noticias de Nodens, y mucho menos de Dante. Alice y Damián habían recorrido los bosques de Vamwolstaen por dos semanas sin encontrar nada. Y Scarlett no tenía ninguna visión sobre Dante.

-Lex, ¿Sientes la energía de Dante? –Scarlett se acercó cautelosa tratando de no romper mi círculo de concentración.

-No, no siento nada... Escondió su energía como lo hizo Karen una vez...

-¿No es peligroso que Dante sienta la energía y el poder de Karen? –Damián se sentó a un lado de su esposa.

-Sí, podrá encontrarla fácil pero mi señora es capaz de esconder su energía cuando debe. –Respire profundo.

-Y ¿Si no está en el pueblo? –Comento Alice.

-Es una probabilidad. Eso explicaría porque no se han encontrado más personas muertas por los alrededores. –Me levante del suelo. –Si no está en el pueblo, seguro es porque no está estable aun.

-Cierto. Uso casi todo su poder para romper la barra protectora y los métodos para poder pasar a este universo. –Scarlett se sirvió una copa de vino.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.