H2o

Capítulo III

Asía solo contaba con un solo país con un ejército poderoso. Esa nación era China, el resto de Asia era presa fácil a cualquier invasión extranjera. Más allá de su poderío, China, no se metía en asuntos externos y poco caso le hacía al nuevo presidente mundial. Era como que China y EE.UU. habían hecho un pacto tácito. No se agredían entre ellos, a excepción del triste caso del escuadrón rosa. África estaba también en poder de los EE.UU., la pobreza extrema seguía en ese continente. La malaria seguía matando al igual que el hambre. Sus mujeres y niños violados eran vendidos a prostíbulos para ser utilizados  como esclavos sexuales. También eran vendidos a millonarios pederastas. A pesar de ser siempre los más solicitados, la gente de raza negra eran los más baratos solo por una cuestión de racismo ancestral.

El mundo estaba manejado por una banda de forajidos gobernados por un genocida, un psicópata, un loco. El noventa por ciento de la población era pobre. Cada vez había más hambre.

La fortuna de Tamichiga era incalculable. Se decía que la mitad de las tierras de Estados Unidos eran de él. También tenía tierras en Europa y Sudamérica. Centro América le pertenecía casi por completo. A pesar de toda su fortuna seguía con ansias de más poder y más dinero. Algún problema lo acosaba. Era un hombre de cara triste, tenía marcados rasgos orientales, era bastante alto y atlético. Sus padres habían nacido en Hanoi, Vietnam. Su madre era ama de casa y su padre viajante de comercio. Vivieron en Nueva York en el China Town. En ese ambiente creció George. Siempre se destacó en la escuela y en la universidad. Le gustaba la literatura. Quería ser periodista y escritor. Terminó siendo abogado. Estudió en la Universidad católica de Los Ángeles. En esas aulas conoció a Linda Crever la mujer que luego sería su esposa. A los dos meses de la graduación se casaron. Comenzó su carrera política en la universidad, en el centro de estudiantes. Luego de recibirse comenzó a militar en el partido demócrata. Debido a su carisma y simpatía, escaló rápidamente en el partido. Así fue que en el  año 2030 fue elegido senador, el  más joven de la historia en el estado de Nueva York. Sus debates en el congreso fueron históricos. La mayoría de las leyes votadas a favor y sus proyectos de ley, en su mayoría, eran a favor de las minorías. Minorías étnicas y sexuales. Su discurso era realmente pacifista. Debido a esto fue amenazado más de una vez por los traficantes de armas. También fue uno de los más combativos contra el narcotráfico. También recibió amenazas por eso. Era una estrella ascendente de la política no solo americana sino mundial. Hubo muchos, en el mundo entero que siguieron su doctrina, hasta salieron muchos imitadores, en su mayoría solo imitaban su forma de hablar y por eso duraban tan poco. Y en el año 2036 había sido tentado para presentarse en las primarias, pero desistió. Siguió trabajando en el congreso hasta que sí se presentó en las primarias para llegar a la presidencia en 2040 y ese año triunfó ampliamente. Su primer gobierno tuvo el apoyo de la mayoría de la población y casi todos los presidentes del resto de sus países lo elogiaban e imitaban. Todo cambió en su segunda presidencia. Algo pasó en el medio. Tal vez las presiones de las mafias y/o los grandes grupos económicos. O tal vez enloqueció. Era raro ver a ese hombre bonachón y simpático cambiar de tal forma. Convertirse en un guerrero. Utilizar la fuerza por cualquier motivo. Ordenar atacar países casi indefensos. Dictaminar tirar bombas atómicas. Pisar pueblos libres y soberanos. Algo le había pasado. Había gente que decía que siempre había sido así pero eso no era verdad. De ser una persona intachable, paso a ser un asesino sediento de sangre. En su primer gobierno no hubo ninguna denuncia por corrupción. En su segundo mandato no solo había sospechas sino, también, muchas denuncias. Quienes lo señalaban con el dedo o lo denunciaban morían misteriosamente. También persiguió a los homosexuales, negros, latinos, ateos y hasta a los orientales, o sea, a su propia raza, su misma sangre.

Su antecesor, Michael Gosklic, había terminado la obra que había comenzado George Bush hijo y había proseguido su sucesor el afro americano Barak Obama: destruir a los pueblos de medio oriente, excepto, por supuesto, su socio Israel. De esa manera, después de destruir todo, se llevaron todo el petróleo. Luego pasaron por África, llevándose todo el oro, todos los diamantes, mujeres y hombres jóvenes; y

niños y niñas pequeñas.



#21646 en Fantasía
#4926 en Ciencia ficción

En el texto hay: distopia, romance

Editado: 28.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.