Heridas Ocultas

Sinopsis

Dominic Armstrong regresó a la ciudad después de varios meses de ausencia debido a las peleas y conflictos en que se veía involucrado en cada persecución que se presentaba en algún lugar del vecindario.Las personas que lo conocían sabían que era un chico distante y reservado. Su apariencia tampoco ayudaba de mucho; su cuerpo estaba repleto de tatuajes que era difícil descifrar tanto su imagen como su significado.

Su actitud empeoró después de la muerte de su madre. La etapa de su infancia y parte de su adolescencia se vio dañada por la mala relación que tenían sus padres. Presenciaba la violencia a diario a causa del alcoholismo de su padre, quien regresaba a casa pasado de copas y comenzaba a golpear a su mujer sin razón alguna. Dominic intentaba apartarlo y atacarlo de la misma manera, pero su fuerza no era suficiente a comparación de él.

Ahora con sus veintiún años de edad, seguía atormentándose por lo ocurrido. Se sentía responsable de que su madre hubiera fallecido por culpa de su padre. Si tan sólo lo hubiera detenido a tiempo ella seguiría viva.

Desde entonces, su vida se convirtió en un completo y total desastre. El lugar en donde vivía era poco acogedor y vacío. Se conformó con eso. Sentía que lo merecía después de todo. Además, el dinero que ganaba en las peleas no cubrían los gastos como esperaba. Fue por eso que se exigió a sí mismo salir adelante aunque fuera de manera miserable.

El gimnasio clandestino que había descubierto hace algunos años fue su refugio para expandir la ira y el remordimiento que se encontraba en su interior. Apostaba lo poco o considerable que tenía para ser parte de su pasatiempo favorito, que era pelear. Lo que alimentaba su rencor era el rostro de su padre. Cada oponente que enfrentaba se transformaba en su peor enemigo, y cuando se dio cuenta de su habilidad con los puños, continuó asistiendo los fines de semana, incluso usaba los días inhábiles para entrenar.

Por el lado del amor, realmente ni siquiera había espacio para ese tipo de sentimiento. Las únicas sensaciones que estaban en su mente era la injusticia, odio y desprecio hacia la vida. Pero esta serie de palabras se opacaron cuando se cruzó con una chica en una situación, digamos, insignificante.

O al menos eso parecía.

Lo que ambos no sabían, era que el destino entre ellos estaba trazado y por más que mantuvieran su distancia, siempre terminaban en el mismo lugar por una u otra razón. Dominic se enfurecía y se confundía cada vez que la veía. Podría atreverse meter sus manos al fuego con tal de no sentirse amenazado al respecto. Odiaba sentirse así, como si su mirada llena de inocencia le diera la tranquilidad y esperanza que él necesitaba.

Derribar la lucha interna que sentía era demasiado frustrante. Su vida era una mierda y estaba acostumbrado a lidiar con ello, pero las cosas se complicaban cuando no lograba quitársela de la cabeza. Menos aún cuando ella se interesaba en su pasado. Era por eso que mantenía la muralla indiferente en su rostro para no levantar sospechas porque estaba seguro que jamás podría cambiar su comportamiento. Sin embargo, mientras convivía con ella, una pregunta flotaba dentro de su mente mientras se volvía en una posibilidad:

¿Podría Megan Lewis mostrar la verdadera personalidad de Dominic y descubrir lo que había detrás de esa fachada de chico malo y problemático?

Tal vez sí, tal vez no.

Todo dependía de él.



#27728 en Novela romántica
#17484 en Otros
#2783 en Acción

En el texto hay: romance, accion, amor

Editado: 03.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.