Heroes de Olimpia - Volumen 1

Prólogo

Un lugar oscuro y aterrador donde la luz no alcanza llegar, el reino de los muertos también conocido como el inframundo. Un castillo se erigía en medio de esa ominosa oscuridad, el [Pandemónium Abisal], la capital de este reino de la muerte.

 

En el trono de dicho castillo se sentaba el Dios gobernante de este oscuro reino, con un aura imponente, Hades estaba sentado majestuosamente en su trono cuando repentinamente decidió levantarse, los demonios estaban a su lado los cuales formaban parte de su guardia se arrodillaron al ver esto, sin embargo Hades no les prestó atención y solo caminó.

 

Él se dirigía hacia esa habitación, la habitación que él designó como la más importante en este lugar después de la suya propia ¿por qué? La respuesta estaba en el interior. Al abrir la puerta lo que se reflejó en los ojos de Hades fue una cuna, en ella descansaba tranquilamente un bebé, contrastando con la terrible atmósfera del inframundo aquí estaba lo que parecía ser la encarnación misma de la inocencia y la pureza.

 

“Hmph... simplemente no encajas con este lugar.”

 

Hades habló sintiéndose un poco culpable por hacer que el niño tuviera que vivir en este inhóspito lugar, pero no había otra opción, después de todo este niño era su hijo. Producto de la relación entre Hades y una mujer humana, nació un niño en la forma de un semidiós, Hades sin duda amó a la mujer que tuvo a su hijo, pero el destino dictó un triste final para ella muriendo al dar a luz a su hijo. Hades por primera vez tuvo un sentimiento de pérdida que le desgarraba el alma.

 

Pero más que eso él estaba angustiado, su hijo había nacido con una condición especial, desde el momento en que lo vio se dio cuenta que cargaba con la [semilla] por lo que al momento en que cumpliera los 14 ese poder surgiría en él, con todos los riesgos que eso conllevaba.

 

Por lo tanto debía asegurarse que fuera lo suficientemente fuerte para soportar esa carga que un futuro lo atormentaría. Con estos pensamientos Hades miró al niño durmiendo en la cuna y con un tono severo declaró.

 

“pase lo que pase, me aseguraré de convertirte en el ser más fuerte de todos.”

 

Si, la única forma en que su hijo estaría a salvo de sí mismo era convirtiéndose en una existencia insuperable, solo de esa manera sería capaz de sobrellevar la carga que el destino encadenó en él.

 

Hades se giró y con voz autoritaria llamó.

 

“¡Andras!”

 

Un demonio con cabeza de cuervo apareció ante él y se arrodilló en el acto.

 

“¿Me llamó mi señor?”

 

“tengo un trabajo para ti.”

 

“lo que sea por usted mi señor.”

 

“escucha atentamente.”

 

Hades expresó sus ordenes con severidad, y Andras, al igual que todos los demonios dotados con inteligencia estaba gustoso de poder cumplirlas.

 

“Como ordene.”



axael

#841 en Fantasía
#121 en Magia
#589 en Joven Adulto

En el texto hay: dioses griegos, academia de magia, accion

Editado: 23.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar