Historias Horribles

Cálida

Que chica tan linda tengo. Cabellos rizados y rubios, lo que me fascina de ella son sus labios, unos labios perfectos a mi gusto, de color carmín claro.

Cada vez que entro a su cuarto, ella me recibe con una sonrisa, tomando mí cuello con sus brazos se deja caer, yo la sostengo agarrándola de la cintura; su cuerpo se siente tan frágil como si fuese una ramita, sus manos delgadas... Puedo sentir su ligero respirar, su dulce perfume de rosas. Sus ojos me miran con ternura y amor.

"Te amo demasiado", es lo que siempre me dice cada vez la veo, cándida en su forma de ser. Qué no daría por besarle, corresponder su declaración con un "yo también te amo", pero eso es imposible, nuestra unión es como el agua y el aceite.

Termino siempre por responder  "no bromees con migo"; admito que me repudio. Ella me suelta, con tristeza se pone a llorar recostada en su cama. Me duele verla así.

Cada día que pasa me hago las mismas preguntas: ¿Qué pasaría si correspondo su amor?, ¿cómo será su reacción?, ¿habrá algún cambio en su forma de ser? Me da miedo pensar en eso.

"¡Mi deber es curar su mente!, no enamorarme de ella. Un psiquiatra como yo solo debe enfocarse en el bienestar de su paciente..." Cada día que pasa me digo lo mismo, no sé hasta cuando soportaré eso...



Lovely Witch

#1691 en Terror
#6502 en Thriller
#3638 en Misterio

En el texto hay: misterio, suspenso, paranormal

Editado: 15.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar