house of dreams

pagina 3

Todo mi cuerpo queda inmóvil ante la presencia de la “extraña cosa” que está saliendo de la puerta. De la puerta sale una cosa muy parecida a una anciana, pero esta anciana era muy pelicular, sus dos ojos estaban cosidos pero su boca estaba intacta, su piel era como una gelatina, mientras daba cada paso trozos de su piel se la caían.

La anciana camina lentamente hacia mí, mientras su piel se desmorona poco a poco. Observo como aquella anciana se me acerco, intento correr de ese lugar, pero me doy cuenta que del suelo un liquido negro sube por mis pies, haciendo que no pueda mover mis pies. La anciana se encuentra justo delante de mí, mientras que el liquido ya cubre mas de la mitad de mi cuerpo.

Inmóvil, solo puedo mirar a la anciana, ella lentamente abre su boca, agarra mi brazo y después lo muerde, arrancándome un pedazo de piel. Grito de dolor al ver mi brazo mordido “maldita vieja, que diablo te sucede” enfurecido grito con todas mis fuerzas, ella solo muestra una sonrisa y me dice “nunca te escaparas de mí, siempre te buscare y te encontrare...” alcanzo a escuchar solo esas palabras, antes de que el líquido alcance a cubrir todo mi cuerpo.

Toda mi vista se encuentra oscura sin saber que estará pasando afuera, y mucho menos que estará haciendo la anciana.

Por detrás, siento como algo toca mi hombro, al voltearme veo a itala justo al frente. Itala observa como todo mi cuerpo se puso rojo y que no paraba de sudar “¿estas bien?, te quedaste mirando a la cueva por un buen rato, como si hubiera algo allá” me pregunta itala, yo me seco con la camisa el sudor de mi frente y contesto histérico “acaso no viste como una anciana con los ojos cocidos me mordió y me arranco un pedazo de piel. Además, un líquido negro subió por todo mi cuerpo hasta cubrir todo” me agacho, y del suelo recojo un trozo de liquido negro “mira, este líquido me estaba matando” le pongo el liquido en la mano de itala, la cual ella examina y dice “¿esta bien?” ella me hace una pregunta muy simple, “claro que estoy bien” contesto sin titubear.

Por alguna extraña razón, itala me toca la cabeza y el cuello, después me dice unas difíciles palabras “este liquido que me pasaste es barro”, ante esas palabras mi mente queda en blanco por unos cuantos segundos, y al volver, le arrebato el liquido y observo que en realidad si es barro, la miro directa a los ojos y le digo “por que demonios cambiaste el líquido que te pase por este asqueroso barro, ¿crees que estoy mintiendo o crees que estoy loco?” itala solo escucha mientras la grito, pero en ningún momento me dirige la palabra “contéstame maldita loca, o es que estoy hablando solo” en ese momento, le doy un puñetazo en toda la cabeza haciendo que se caiga al suelo, después, agarro una roca del suelo y se la estrello contra su cráneo.          



#3590 en Thriller
#1924 en Misterio
#1360 en Suspenso

En el texto hay: locura, suspenso, terror

Editado: 22.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.