house of dreams

pagina 4

Itala solo podía gritar de dolor mientras la roca impactaba en su cráneo, de sus ojos salían pequeñas lágrimas de sangre. Llegue a un punto en el que mi cuerpo se sentía extremadamente cansado, me intento alejar, pero por alguna extraña razón me volteo. Al voltearme, observe como los ojos ensangrentados de itala me miran fijamente, en ese momento, levanto por ultima vez la roca y con esta le destrozo toda la cabeza.       

Toda mi ropa esta manchada de sangre especialmente mis manos, había estrellado la roca tantas veces en la cabeza de itala que esta jamás podría ser reconocida. Lanzo lejos la roca que había usado, después me dispongo a quitarme la sangre que tenía pegada, agarro tierra y me la unto por las manos y en mis ropas. En ese momento, comencé a sentir aquella presencia que había sentido hace pocos minutos.

Debajo del cuerpo muerto de itala, una baba negra comienza surgir y a cubrir todo su cuerpo. Después de un rato, ese liquido ya había cubierto todo el cuerpo y lentamente lo arrastra hacia debajo de la tierra.

Después de observar lo sucedido, solo puedo sonreír y reírme sin parar. Dejo la escena y comienzo a caminar para encontrar a mis demás amigos, mientras camino mi mente se vuelve un poco loca.

Mientras caminaba observo que en el suelo se encontraba un niño, le doy la vuelta al niño para ver quien es, pero cuando logro ver quien es mi mente queda en shock. El niño que estaba en el suelo era idéntico a mí, una copia mía o quizás podría ser mi propio reflejo.

Esta copia mía miraba hacia abajo, pero de repente subió su mirada, en ese entonces pude ver sus ojos, estos eran completamente negros, sus uñas estaban destrozadas y llenas de tierra, dentro de sus orejas entraban y salían moscas, al parecer alguien o el mismo se arranco los dientes. por unos minutos los dos nos miramos, pero ninguno de los dos hacemos ningún movimiento.

Me arrodillo y pongo mis manos en su cara, su piel estaba seca y un poco dura, con mi mano se la estiro, pero este no hace ningún movimiento, le cierros los ojos y muy lentamente introduzco mi dedo en su boca, de repentes, cierra su boca haciendo que me asuste y que retroceda para atrás.

Con rabia lo maldigo cientos de veces, después me toco mi dedo para ver si tengo alguna herida, pero veo que este estaba intacto, me levanto y miro a la copia, este comienza a mostrarme lentamente una sonrisa dejándome ver que donde deberían estar sus dientes, solo había huecos de sangre.

También sonrió al ver su sonrisa, por detrás de el pongo mis manos en su cintura y lo alzo hasta ponerlo en mis hombros, este no pesaba nada ya que su cuerpo al perecer estaba desnutrido, sus huesos estaban al aire ya que solo llevaba una camisa vieja y un pantalón corto.

Mientras camina escuchaba como este se comenzaba a reír de alegría o quizás de tristeza, las plantillas de mis pies me comenzaban a arder y a doler, pero eso no me detiene y sigo caminando. Detrás de los árboles comienzo a escuchar unos pasos, de ellos sale una manada de renos, pero estos eran raros, algunos tenían dos cabezas otros tres, y algunos ni cabeza tenía. Un reno me queda viendo quizás sea el líder, esta tenía dos cabezas. yo y mi copia nos comenzamos a reír y a aplaudir de felicidad, el reno también suelta una extraña risa, y sin esperarnos, este clava sus cuernos en el estomago de otro reno.               



#3541 en Thriller
#1889 en Misterio
#1344 en Suspenso

En el texto hay: locura, suspenso, terror

Editado: 22.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.