King Of My Heart (serie Bad Reputation)

Capítulo 3

Evan

Hay un lugar llamado la fortaleza, es un edificio de cinco plantas en donde fingen ser una empresa de bienes raíces, pero es el lugar perfecto para hacer cambios de mercancía, pagos y alguno que otro negocio del que solamente nosotros podemos saber. Dejo la moto estacionada antes de llegar para no levantar sospechas de nada, aquí casi no me conocen y puedo pasearme sin preocupaciones, pero más vale prevenir que lamentar.

Llego a la entrada y hay dos hombres vestidos de negro, abro mi chaqueta y les enseño mis armas. Se miran el uno al otro y me dan luz verde para poder entrar. No tengo miedo de hacer esto, aprendí a los 13 años cuando veía a mi padre, cada paso, cada palabra se me ha grabado en la memoria y para mí no hay falla. La entrega será en la primera planta, y que bueno porque no tengo ganas de subir.

Al entrar ya está el jaguar con sus hombres, todos bien vestidos y con sus armas preparadas.

—Me alegra verlo, pase y tome asiento.

Por supuesto que no hago lo que él me dice, vine por una sola cosa y nada más.

—No tengo tiempo, jaguar. Quiero mi dinero.

—Tranquilo hermano, que hay tiempo para todo. ¿Gusta una copa de vino? Lo reservé especialmente para usted.

El jaguar es un hombre muy poderoso, basta con dar un chasquido de dedos para obtener lo que quiera, es un tipo que heredó la fortuna de su padre y se volvió más poderoso todavía, compró a su esposa y ahora viven en un cuento de hadas. Sé que es peligroso, pero yo también lo soy y no le tengo miedo. Me sirve la copa de vino y la pone sobre la mesa de metal que hay frente a mí. La agarro y me termino todo el líquido, está muy rico pero el vino no es lo que me importa, dejo la copa en su lugar y me limpio la boca con la palma de la mano. Él carcajea y le hace una seña a uno de sus hombres que se va de la fila de tipos que le están cuidando la espalda a su jefe.

—Usted siempre tan impaciente, tranquilo hombre, va a tener su dinero. El jaguar no traiciona, a menos que lo traicionen a él.

El hombre regresa con tres maletines y los pone en la mesa, justo al lado de mi copa de vino vacía. Los voltean para que sea precisamente yo quien abra esos maletines.

—Está todo completo, pero puede contarlo si gusta.

Por supuesto, si algo me enseñó mi padre es que en este negocio no se puede confiar en nadie, ni siquiera en tu propia sombra. Abro el primer maletín e inspecciono los billetes verdes, cada fajo que hay de ellos hasta terminar. El jaguar se ríe y me espera, no presiona ni hace escándalo, creo que no me ha hecho ningún juego sucio, antes solían hacerlo mucho solo porque me ven joven y creen que no estoy preparado para esto, pero los que ya me conocen no se atreven a traicionarme.

—Parece completo.

—Se lo dije —chasquea los dedos—. Ahora quiero hablar con usted de algo importante. Sé que está detrás de algo que me interesa.

Levanto una ceja y sonrío.

—Estoy detrás de muchas cosas.

—Usted y yo sabemos de qué estoy hablando, aléjese de ella.

Todo lo dice con una sonrisa y ese tono de burla que él siempre tiene. Siendo sincero no lo soporto.

—Eres un hombre muy inteligente, deberías saber que ni yo ni mi familia vamos a desistir.

—Si no quiere hacerme enojar entonces dejará ese asunto en mis manos. Acompañen al muchacho a la puerta.

Levanto las manos y agarro mi dinero, no hay más que hablar, no voy a desistir y creo que esto va a ser más divertido de lo que en un principio me imaginé. Cuando salgo ya hay un Mustang negro esperándome, lo ha mandado mi familia para que pueda moverme sin exponer el dinero.

—¿Cómo te ha ido?

Doy un salto y cierro los ojos.

—Idiota, me asustaste.

No sabía que Caín estaría aquí.

—Creí que esto era pan comido para ti.

—Por supuesto, he hecho cosas peores.

Le golpeo el hombro y me subo al Mustang, espero a que mi primo arranque la moto y nos vamos.

Ada

Han pasado dos horas y Evan no regresa, me aburro un poco y pongo música en mi celular, la música siempre me relaja. Pongo el celular sobre la barra y abro el refrigerador, me sorprendo al verlo lleno, y la despensa también. Para ser un departamento de hombre soltero tiene buenas reservas. Me pregunto en qué trabajará.

Eso y más voy a saber en cuanto llegue. Saco de la nevera pollo y lo pongo en un balde con agua para descongelarse, mientras pico verduras y la música de mi teléfono se detiene. Al ver que es Jackson maldigo.

—Cariño ¿Cómo estás? —pregunto al contestar.

—¿En dónde estás? Llamé a tu casa y me dijeron que te fuiste.

Maldición.

—Estoy con Beth.

—Voy por ti ahora.

—No, por favor. Me gustaría estar sola con ella. Pasaré la noche en su casa y mañana regreso al colegio. No tengo ganas de ir a casa.

Espero que se convenza, no quiero pensar el berrinche que me armaría si se entera que le estoy mintiendo y estoy en casa de un hombre que sigue siendo desconocido para mí. Maldita sea ¿Qué estoy haciendo aquí? Debería estar con mi novio, él es el único apoyo que puedo necesitar ahora.

—Está bien, como quieras. Nos vemos mañana.

Y me cuelga. Se ha enojado, es lógico y lo entiendo. La música vuelve y yo me recargo en la barra, me cubro la frente y suspiro para aclarar mis ideas. Quizá deba devolverle la llamada y decirle que venga por mí, pero tengo nublado el cerebro. Mis pies no quieren responder, quiero irme, pero hay algo que me sigue manteniendo aquí. Preparo el pollo y después me doy la libertad de darme una ducha, tal vez pueda pensar con mayor claridad.

Me quito la ropa y abro la llave del agua caliente, me pongo debajo del chorro y cierro los ojos. No quiero pensar más en la muerte de mi padre, ni en la actitud de mi madre, ni en Jackson ni en nadie. Quisiera poder borrar mi memoria y empezar de cero en otro lugar, tal vez con otro nombre. Las cosas serían más fáciles.

Cuando me termino de bañar me pongo una toalla alrededor del cuerpo y salgo, camino por el pasillo y abro la otra puerta disponible. Es la habitación de Evan, pero no tiene nada relevante; solo una cama muy grande y una mesa de noche además del closet.



#42288 en Novela romántica
#11166 en Joven Adulto

En el texto hay: mafia, celos, romance

Editado: 04.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.