La batalla del Apocalipsis

Capítulo I: El inicio de la Profecía

Desperté, estaba tirada sobre el asfalto, mi vista estaba borrosa, mis sentidos no respondían correctamente, podía observar como a lo lejos estallaba una guerra, escuchaba gritar mi nombre una y otra vez, me coloque de pie a punto de volver a desmayarme, mi respiración estaba cada vez más agitada, mi piel se volvía pálida y en sangrentada, estaba decidida, debía vencerlo, así que desenvaine mi espada, no era cualquier espada estaba forjada el manso de plata, su filo esta bañado en oro y metal indestructible que puede cortar cualquier cosa.

Y en ese momento estaba ahí parada, temblando de miedo, sangraba desde la cabeza hasta las manos, herida en diferentes lugares de mi cuerpo, había agotado toda mi esencia mágica, y mi respiración cada vez disminuía más, y aun así mi mirada solo giraba de un lado a otro, yo solo podía observar como los edificios colapsaban, como los humanos temblaban de miedo, como caía uno por uno los dioses del olimpo.

Y en ese preciso momento, mientras mi cuerpo no respondía, mis lágrimas fluían una por una, a voluntad propia; podía observar a lo lejos como mi mejor amiga era crucificada por los demonios, como estaba siendo atacada a punto de morir…

Pero lo que no podía dejar de observar era aquella aura de color rojo, aquella aura que indicaba que ahí estaba el gran guerrero del inframundo, ese nombre que resonaba con astucia una y otra vez en cada pensamiento mío Astaroth Bebal, mi enemigo legitimo a vencer, y el padre del hombre que me eh enamorado.

Astaroth Bebal juro que te venceré, juro que reclamare justicia por la sangre derramada de mis guerreros, juro que te quitare mi trono; para este momento me eh preparado, para este momento me he convertido en la maga mas fuerte porque yo soy:

Serket Alexandra Cronida Gremory

-Hija del gran Zeus, legitima reina del olimpo y reina del inframundo, hija del gran demonio Aeneas Gremory, y la mejor maga que ha existido en todo este tiempo, y yo seré quien ponga fin a esta batalla del apocalipsis...

-Así tenga que dar mi vida en esta batalla.

-Así tenga que perder a mis amigos.

-Así tenga que sacrificar el amor de mi vida

-Tu legado llegara a su fin, no puedo perder, los humanos confían en mí, la profecía se inclina por mí, y ahora que eh reunido los siete elementos pondré fin a toda esta batalla, y así renacerá el nuevo mundo, esa será la herencia del vencedor...



fatichikis

Editado: 24.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar