La caída de los Seroji

La biblioteca de Meu Jrea

Los siete guerreros se encontraron con una figura amenazadora emergente de las sombras y un aura de peligro, en un dominio lleno de poder y misterio. ¿quiénes son-pregunta el diablo- que hacen aquí? Soy Caidron Skosers, ellos son Kralot, Raesher, Jilin, Lopis, Obsor y Grantor, ¿Quién es usted? Soy Edoga el Ingenioso, gran sabio del mundo, ¡guardián de la biblioteca de Meu Jrea!

levantó ambos brazos y de sus manos salieron dos llamas, al instante la habitación se ilumino, y se reveló una magnifica biblioteca de unos 40 metros de alto, con grandes candelabros de marfil, decorados con brillantes circones, lámparas de bronce, estantes de cedro de unos 30 metros de alto y el doble de largo, llenos hasta el tope con todo tipo de libros, pergaminos y papiros, mesas de cerezo y sillas de pino, todo tallado y pulido a la perfección, se ven estudiosos de todas las razas conversando, leyendo o escribiendo todo tipo de escritos.

Parecen cansados-Edoga chasquea sus dedos y aparecen tres demonios menores, los cuales toman sus armas y armaduras al tiempo que les ofrecen agua fresca- permítannos sus armas y descansen, un par de mujeres llegó hace poco… ¿¡hace cuanto llegaron!?- pregunta Caidron impaciente- llegaron hace una hora aproximadamente-responde Edoga ¿las conocen? -por ellas estamos aquí- añade Jilin. Le diré a mi compañero que las traiga, estaban bastante heridas y pálidas cuando llegaron, Draico, trae a nuestras invitadas.

Un dragón esqueleto de unos 30 metros de alto sale de una cámara cercana, llevando sobre su lomo a las dos princesas, las deposita suavemente sobre una alfombra y se coloca junto a Edoga -Elich boncops- ¿que está diciendo? – pregunta Kralot- dijo, hola caballeros, está hablando en Uraiun, un antiguo dialecto hablado por los antiguos dioses, craitarocs, ángeles, demonios, diablos y dragones, también es usado por las sombras, aunque esta versión es más limitada- ¿puede hablar en-sugiere Caidron- la lengua común? ¿esta no es la lengua común? –dice Draico ¿hace cuánto cambiaron las costumbres? llevo tres mil años en esta montaña.

Las dos princesas despertaron por la voz del dragón, asombradas por la vista retrocedieron hasta donde estaban los guerreros. No teman-dice Edoga están en mi casa y son invitados, ercreiyu hatratiod.

Levanta ambas manos y mesas, sillas, platos, jarras, vasos, copas y cubiertos se colocaron cerca de ellos al instante la mesa se llenó de bandejas llenas de carnes y vegetales, frutas y panes, vinos y licores agua pura y fresca. Todos los presentes se sentaron, Caidron cargó a Malacasan y la sentó en una silla, Kralot hizo lo mismo con Aliat, después de agradecer a los dioses, empezó la cena, los dos las ayudaron a comer y beber, al terminar la comida, las recargaron en un sofá.

Acto seguido Caidron se dirige a Edoga y Draico. Las ayudaron y cuidaron, nos dieron comida, bebida y protección a pesar de que no estaban obligados, se los agradezco. Es deber del sabio de la biblioteca y su guardián ayudar a quien lo necesite-dice Draico su equipo está dañado, si me disculpan voy a repararlo, estará listo para mañana, descansen esta noche.

Al despertar, Caidron y Kralot llevaron las princesas a la mesa que servía de comedor, luego de un buen desayuno de cebada al vapor (como se cocina el arroz) y jugo de pera con miel, las sentaron de nuevo en el sofá ¿cómo fue que lograron sobrevivir a esa caída? - pregunta Raesher- es una historia interesante-responde Malacasán- te lo diré

Cuando empezamos a caer por la fosa, primero intentamos estabilizarnos en el aire y tener la misma altura, eso fue la parte fácil, luego de eso, usamos nuestra magia para atravesar las paredes de roca, al principio fue difícil, pero al tercer intento, logramos penetrar la pared, luego de eso limitamos la velocidad de la caída usando nuestras espadas y magia para formar una resistencia mayor al aire y empezar a frenar lentamente, funcionó, pero las espadas quedaron completamente melladas y nosotras agotadas. Al llegar al fondo vimos que sería imposible subir por donde vinimos en nuestro estado, luego sentimos un toque frio, casi fantasmal, poco después de eso caímos al suelo completamente agotadas. despertamos en una caverna fría y húmeda, nuestra ropa dañada y las armas y tiaras en una pila de tesoros oxidados, vimos varias sombras, tomamos a Seijo y a Raila y salimos corriendo a toda velocidad con cinco sombras tras nosotras casi nos alcanzan, apenas tuvimos poder para matar una, las otras casi nos atrapan, seguimos corriendo hasta que colapsamos. Las encontramos y cuidamos hasta que-interrumpe Edoga- bueno ya saben el resto, Draico tiene algo para ustedes antes de irse.

Todos se levantaron, buscaron sus armas y se preparaban para salir. Mientras revisaba sus armas-dice Draico- me tomé la libertad de ver sus almas y descubrí que todavía no explotan su verdadero potencial ¿a qué se refiere? -pregunta Malacasán- si supieran explotar todo su poder, no estaríamos hablando ahora, ya que hubieran salido rápidamente del agujero por el que cayeron- ¿nos enseñará? -pregunta Kralot con emoción- ustedes tres tienen armas de gran poder-dice Edoga señalando a Aliat, Malacasan y Caidron- ustedes cuatro no tienen armas mágicas y tú, Kralot, en  el caso de tu espada, no puedes ser más fuerte, debido a que el dragón del que fue hecha es muy débil,- ¿no hay manera de arreglar eso?- Pregunta Kralot bastaste desanimado-hay una forma de fortalecerla,-responde Draico- debes agregar otra alma, no hay garantía de que funcione. Puede incluso destruir el alma de dragón que tiene y ser una simple espada terrenal. ¿Dónde puedo conseguir un alma de dragón? Es un método experimental hecho por mí, creo que vale la pena probar mi teoría, toma este cuarzo y ponlo en el hueco que ves ahí ¿se fortalecerá? sin duda, vamos a intentar.

El hombre y el dragón corren emocionados a preparar el ritual mientras los demás se sientan a esperar, el resto de ustedes tendrá un ritual distinto al de ellos-dice Edoga- mis asistentes están preparando los materiales, solo les pediremos un favor, ayúdennos a derrotar a Sherti, la segunda sombra. Es capaz de derrotarlos a todos de un solo golpe, Draico y yo juntos podemos vencerlo, el problema son sus esbirros, esas sombras nos distraen, no dejan que lleguemos lo suficientemente cerca como para matarle y nuestros discípulos aún no están listos para enfrentarlas.



#9954 en Fantasía
#4843 en Joven Adulto

En el texto hay: aventura epica, romance, magia acción

Editado: 27.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.