La Llamada de Marcel

Capitulo 10: El primer círculo

La luz de la linterna apenas alcanzaba a iluminar el claro del bosque.
Aún estaban allí, dispersos por las aspas del helicóptero, los restos carbonizados de la fogata.

<<Inteligente pequeño engendro...>>

No podía si no reconocer que el chico había hecho bien las cosas. Por supuesto que la Troyes había sabido ocultar todo, nunca compartían con la Oficina más allá de lo necesario. Pero él no era estúpido. Podía ser un traidor, pero no estúpido.

Traidor el... Que irónico.

Había visto ya suficiente de todos ellos, la Troyes, ocultando, protegiendo a brujos, monstruos todos ellos. Y la Oficina como fieles perros falderos, fingiendo tener algo de control.

Pero no habían sabido ver la verdad. No entendían que el bosque ocultaba más de un secreto. Sólo esperaba que aún no hubiesen buscado a fondo. Debía reportarse pronto y tenía que aprovechar el tiempo.

Pasó horas, pero a diferencia de la Troyes él si sabía lo que debía buscar. Lo encontró enterrado en una esquina de la bodega, cubierto por arena y piedras. Era hermoso. Un tesoro invaluable que los brujos pagaban por millones para sus oscuros e impíos propósitos. Pero el de él era sublime. Una nueva era se avecinaba y él y sólo él la iniciaría.

Llevaban ya un rato esperando el tren. Alex, Frances y su abuela esperaban en la estación hacía una hora y sabían que pronto estarían viajando al oeste. Irían a Wachusett y desde allí tomarían un taxi a Orange, dónde se encontraba una pequeña secundaria Troyes regular. Desde allí partían los buses a el colegio que, hasta donde Alex había podido entender, estaba ubicado en alguna parte del bosque de Warwick.

- ¿Cómo te sientes? - preguntó su tía mientras el tren llegaba a la estación

- Algo decepcionado debo reconocer... ¿Un tren diesel rosa?, Esperaba que fuera rojo brillante y a vapor de hecho.

- ¡Ja! Sabía que harías un chiste al respecto... Si quieres puedo tratar de que atravieses una pared, quizá este no sea tu andén - respondió divertida Frances.

- No gracias, paso... Me preocupaba que no captaras la referencia.

- Soy británica y me gusta leer, y el tema de la magia... Bueno, entra en mi campo de trabajo - respondió divertida. - Ya, ¿Alguna otra petición?, ¿Te hago llegar la carta con una lechuza?

- No... A la abuela no le gustan las aves si no están fritas... - aún tenía una sombra de sonrisa al continuar - Incluso desde afuera la gente habla de la forma como la Troyes enseñan a los niños... ¿En realidad es tan duro?

- No es pan comido, muy muchos adultos lo soportarían... pero esa es la cosa, tu y todos los niños que conocerás allí son diferentes, pueden ser mejores - Respondió Frances bajando la voz, Sylvia estaba abordando el tren y no quería preocuparle.

El tren no estaba especialmente lleno así que podían hablar con cierta libertad, aunque Frances había declarado que Alex tendría todas las respuestas a sus inquietudes pronto. Una vez Sylvia cayó dormida, cosa que siempre le ocurría al viajar en tren, Frances fué más abierta, aunque no demasiado.

- Los internados están diseñados para explotar al máximo los dones de sus estudiantes. Básicamente es como estar en una escuela militar, más o menos.

- ¿Creés que podré terminar el año? - Alex sabía que cuando los alumnos llegaban a su límite eran enviados a semi internados, como el de Orange, y si bien eran niños diferentes, no eran Troyes al cien por ciento.

Frances lanzó una larga mirada a su ahijado y sobrino. Si, había hecho casi un milagro en Candle Cove, pero ser valiente, intuitivo e ingenioso eran tres de los cuatro atributos que se le exigirían. Un Troyes debía ser disciplinado y obediente... Y ese podía ser su principal defecto. Una dosis de espontaneidad era útil y alentada, pero Alex parecía estar lleno hasta el borde de esta característica.

- Dependerá de tí, solo eso puedo decir.
Alex se recostó en su asiento preguntándose, no por primera vez ese verano, cuál sería su destino.

No habló con nadie allí, después de todo, aún le faltaba un viaje antes de llegar a su destino. Se preguntó por un minuto por qué recibía tantas miradas de reprobación aunque no le costó entenderlo. El iba a empezar a estudiar

La secundaria Troyes de Orange era un recinto bastante regular. Sus estudiantes y profesorado no diferían a cualquier institución del mismo tipo excepto, quizá, en su actitud hacia los recién llegados, les miraban con algo de respeto, temor e incluso envidia, cosa que le sorprendió. No le fué difícil notar, mientras entraba en el vestíbulo, que algunos de los estudiantes parecían resaltar entre sus compañeros. Eran Extraños.

Dejando sus maletas en el suelo Alex giró a observar a su familia.
- Les voy a echar de menos... - repuso finalmente

- Nosotras a tí cielo - su abuela le dió un largo abrazo - sólo promete que llamarás de vez en cuando y sobre todo... No importa que pase... - Las lágrimas asomaban en sus ojos - Por favor no cambies... Ya eres maravilloso como eres.

- Tranquila Sylvia... Sé que al final solo pulirán este diamante - le tranquilizó Frances relevandole. - Esperaremos noticias tuyas pronto ¿Sí?... Sólo una cosa más antes que lo olvide... Sería prudente que no mencionaras que me conoces... Como en cualquier parte los chicos así, con familia "influyente" no son muy apreciados precisamente. Si alguna vez nos topamos en público, soy la directora Atkinson, ¿Estarás bien con eso?

Alex asintió, su naturaleza reservada le habría impulsado a ello de cualquier manera.

Y así, tomado las pesadas valijas, Alex se adentró en lo desconocido.

Mientras caminaba en dirección al bus, al otro lado del patio, no pudo dejar de notar como su paso por la secundaria de Orange provocaba cuchicheos y miradas entre los alumnos. Incluso notó resentimiento, cosa que al principio le sorprendió. 
Luchaba contra el impulso de usar su coraza, así que trató de distraerse buscando el origen de esa mal disimulada envidia.



#786 en Paranormal
#6175 en Fantasía

En el texto hay: misterio, lucha, primigenios

Editado: 05.08.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.