La Mejor Sociedad

LO QUE SOLÍAMOS SER

“Nuestro matrimonio es la mejor sociedad, es sólida y duradera….”

Jane Heilgh camina en medio de todo el salón del hotel Palace, con esa gracia tan característica que la hace ver como si flotara, su cabello negro se mueve sutil cuando se sienta, con todo su metro sesenta y cinco y su menuda figura luce encantadora, mira impaciente su reloj y por debajo de la mesa agita los pies como cuando era niña, sonríe grande, está emocionada, cuando le preguntan si desea ordenar ella niega cortésmente, su esposo debe estar por llegar; pero pasan dos horas y Tom Goodman no llega y ella no ha recibido ni una llamada o un mensaje, seguramente seguía trabajando, ahora luce triste y su sonrisa se esfuma por un minuto para después volver a surcar su rostro, como si hubiera tenido una idea.

Llegó al edificio de ENTERTAINMENT COMPANY y le pago al chofer, siempre había pensado que por las noches aquel edificio tenía pinta de los que salían en los filmes de terror, caminó tranquila hasta la entrada y abrió con su llave, después de todo era la dueña, tomó el ascensor hasta el séptimo piso y se dirigió a la oficina de su esposo agitando el paquete que llevaba en sus manos, abrió la puerta silenciosamente y se quedó gélida.

Tom Goodman se la estaba pasando genial, en su escritorio tenía a la becaria de unos veinte y tantos, desnuda y con el pelo rojizo todo revuelto, se sintió satisfecho mientras se la follaba, llevaba semanas viéndola y por fin la tenía, esos polvos esporádicos lo convencían de que aun a sus treinta y cinco años seguía siendo atractivo. Mechones castaños se le pegaron a la frente por el sudor, sentía cerca el final, planeó cerrar los ojos para disfrutarlo; pero algo lo llevó a mirar a la puerta, entonces toda su excitación se fue tan rápido como había llegado.

Se quedó inmóvil una fracción de segundo, no sabía cuánto llevaba su esposa allí, él la contemplo ahí de pie, pálida casi exánime, sus labios temblaron como si contuviera el llanto y escuchó un “feliz aniversario” antes de verla desaparecer.

**************

Hacía frío, un frío de los mil diablos; pero ella no lo sentía, tampoco lloraba era más bien una calma mal sana, no corrió porque sabía que nadie iría por ella. Caminaba silenciosa, aferrada fuertemente a un paquete, se lo habían advertido, no quería creerlo prefería pensar que eran solo rumores; pero esta vez lo había visto y eso lo volvía real.

Se tropezó y cayó estrepitosamente sobre la acera, el paquete voló a un metro de ella, rompiendo el envoltorio, tiene la rodilla lastimada pero se levanta a tomarlo, y siente que el corazón se le oprime. Un retrato de ella y Tom, la primera foto que se tomaron cuando eran novios, en un bonito marco de bordes plateados, los dos se veían felices. Escucha pasos detrás de sí y su respiración se detiene, ella sabe quien es

-Jane- dice sin aliento- deja que te explique.

-¿Ahora te gustan las pelirrojas?- intenta ser enigmática pero no puedo, sabe que se ve patética.

-Ella no significa nada- “ ¿y yo significo algo para ti?”

Él se acerca abrazarla y ella no retrocede, le mira como si no lo conociera, se deja abrazar y entonces mira el retrato, ve al hombre feliz a su lado y se da cuenta de que quien la abraza ahora, no es su esposo, es un hombre diferente.

-Te amo…- le oye decir y en su mente, muy profundo, llora desconsolada porque la voz le parece diferente-… y siempre te voy a amar-

La voz de sus recuerdos es más cálida, más gentil ” Te amo y siempre te voy a amar”, la voz de sus recuerdos se lo dice de verdad.

-Vamos…- le dice y ella se deja llevar dócilmente, una sonrisa amarga se dibuja en su rostro, entonces deja el retrato olvidado en medio de la calle.

Se acurruca en el asiento del auto, no dice nada, tiene sueño, él le dice que lo siente y que ya lo hablarán en casa; cierra los ojos y piensa que Tom se equivoca, ella no tiene casa, no tiene esposo, no tiene nada.

“Nuestro matrimonio es la mejor sociedad, es sólida y duradera. Nuestro secreto es simple mientras tu finges quererme, yo finjo que te creo”



Madame Butterfly

#23238 en Novela romántica
#15347 en Otros
#5570 en Relatos cortos

En el texto hay: primer y ultimo amor

Editado: 08.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar