La Pasión de Samuel

DEUDOS


C E R O ┋DEUDOS

 

· · ─────── ·𖥸· ─────── · ·
 


 

No confíes en nadie y menos a los de tu propia sangre.
 


 

· · ─────── ·𖥸· ─────── · ·


 

Ante los ojos de la luna me convertí en aquello que juré no ser. Ya no había vuelta atrás, mire a mi alrededor viendo lo que había hecho. Cerré los ojos pero la imagen seguía repitiéndose en mi cabeza. Intente salir de allí pero no podía mover ni una pierna. 
 


 

Me recosté en la pared y me arrastre hacia el piso quedando sentado. El cuerpo me dolía al igual que los ojos. La sangre es perfume del ambiente y el eco de los gritos es música para los ojos de ella. Mire la luna llena y en su punto más alto parecía satisfecha de lo que hice. 
 


 

Sin importar que fuera una esfera gigante sentía como juzgaba, aprobaba y negaba mis actos cuando los cometía. No sé si es intuición o si las leyendas son ciertas. Solo se que los mate. Jóvenes que ahora no llegarían a sus casas a recibir algún regaño de sus padres, un abrazo, un buenas noches. 
 


 

Les había arrebatado la vida y recordaba vagamente como los destripé uno a uno. No pedí esto. No pedí ser la pesadilla de la noche. No pedí ser un monstruo ni mucho menos ser quien sirva a la luna, si es que existe una diosa.
 


 

—Lo siento...—Rompí y mi voz apenas se escuchó.— Perdóneme...por favor.—Pegue mis manos a mi rostro tapando las lagrimas que no cesaban. Pero ninguna disculpa llegó, solo el amargo silencio carcomiendo mi consciencia.
 


 

—Pobre hijo mío.—Contuve el llanto al escucharlo.— Tanto potencial y desperdiciado en lágrimas.
 


 

—Cállate.—Ordene ronco levantando el rostro. Lo mire y él a mi.
 


 

—¿Porqué hacerlo? Hasta en silencio la culpa te persigue.—Apreté la mandíbula y él sonrió. Maldije el día en que nuestros aspecto era idénticos— Tu más que nadie debes saber que tras cada luna llena...—Señalo el sin fin de cadaveres a mi alrededor— el caos se desatara a tu alrededor. 
 


 

—¡Tú me condenaste a esta vida!—Grite y el negó con la cabeza sin quitar su sonrisa de ese rostro.
 


 

—Yo no.—Se acercó a mi, se inclinó chocando su frente con la mía y levantó su mano a la altura de su mejilla. Con su dedo índice señaló al cielo— Pero ella si. 
 


 

Se alejó retomando su postura derecha. Yo con una mirada rápida observé la luna y luego puse mi atención en él.
 


 

—No te creo en absoluto. Tú me hiciste esto. Tú me transformaste en esta bestia y tú mereces pagar por todo. Es tú culpa y yo me encargaré personalmente de que recibas tu castigo con la muerte.—Borro su sonrisa y dio una repasada al lugar dejando escapar un pitido con cara de asombro.
 


 

Se estaba burlando de mi.
 


 

—¿Sabes?—Sonrió pero permaneció mirando cada uno de los cadaveres—Suena tentador.—Termino por mirarme y elevo una ceja.— Pero prefiero morir en manos del amor de mi vida.—Se volteó, dándome la espalda se despidió con su mano derecha y así dio un paso desapareciendo de mi vista. 


 


 

Me recosté de la pared con la respiración agitada y el cansancio reapareciendo. Ya se escuchaban las sirenas y yo había sido el único sobreviviente. O eso pensé hasta que vi como una mano delicada salía de entre uno de los tantos montones de cadaveres. Su cabellera roja y sus facciones físicas me indicó que era una mujer. Al salir me miro preocupada e asombrada, yo solo trague hondo y cerré los ojos dejándome vencer por el agotamiento.
 


 

· · ─────── ·𖥸· ─────── · ·
 


 


 


 



angilesse

#8160 en Fantasía
#3692 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: drama, amor, hombrelobo

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar