la pesadilla de lizz

recuerdame

mi padre era el hombre más bueno del mundo, tengo esa vieja foto de nosotros los dos en la playa , desde que tengo memoria, el lugar favorito de mi padre, me gustaba correr hacia el mar, mis pies descalzos tocaban la arena, el corría tras de mi para evitar que las grandes olas me llevaran, yo reía mientras él me alzaba en sus brazos, para darme un beso en mi mejilla, era el mejor hombre del mundo.

le gustaba la música, mama solía decir que antes de que yo naciera el acostumbraba componer canciones, mi padre me enseño que la música es vida atreves de armonías y ritmos, el solía cantar, y tocar la guitarra, gracias a el soy de esas personas que cantan hasta en la ducha, el me enseño a tocar el piano, al tocarlo siempre le recuerdo, me siento en la baquilla y toco la pieza musical que más le gustaba silence, las notas caen al mismo compas que mis lágrimas, al dormir mi padre solía contarme cuentos e historias pero no de esas clásicas fueron felices por siempre, él me contaba sobre como era su niñez, los amores que tuvo, mis abuelos, su juventud, como conoció a mi madre, me contaba historias sobre el amor, la vida, sobre soñar y caer , me enseño a ser realista, al crecer otro pasatiempo nuestro fue la cocina, para lo que no soy muy buena, un día intente hacerle un pastel para su cumpleaños, y fue un total fracaso, la cocina quedo toda llena de harina, huevo y trozos de fresas, mi madre al entrar en la cocina grito mi nombre, y mi padre no paraba de reírse al ver tal desastre, al cumplir doce años el me regalo un dije con una foto de nosotros tres, nunca me lo he quitado, es como mi mayor tesoro, mi padre murió cuando yo tenía trece, fue realmente doloroso para mí, el cáncer , esa maldita enfermedad que tanto odio, convirtió a mi padre en un saco de huesos, solía besar sus manos, adoloridas por tantos pinchazos, me miraba a los ojos y decía

- no te preocupes Lizz aún no he perdido la última batalla, y en caso de que algún día me valla, te pido por favor nuca me olvides

El día que murió, yo estaba en el colegio la directora me llamo para informarme que mi padre estaba en el hospital, al llegar allí mi madre lloraba desconsoladamente, se acercó a mí y me abrazo, odio el color negro, pero tuve que usarle como sinónimo del duelo que representaba la perdida, de la única persona que yo realmente amaba, al estar frente a la tumba de mi padre, llore desconsoladamente, este fue el inicio de todas mis tragedias

 



Kim Romero

#15109 en Otros
#5480 en Relatos cortos
#1632 en Detective
#761 en Novela negra

En el texto hay: amor, terror, cutting

Editado: 29.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar