La sonrisa de Papá

Capítulo 1: inicia la aventura

Cuando se habla de la vida de los creyentes o cristianos (que es como se hacen llamar). Generalmente las personas normales -por decirlo de alguna forma- no los entienden. De hecho, parece imposible que pase todo lo que dicen. Parecen un montón de cuentos inventados con mucha creatividad, pero los más grandes historiadores confirman que en algún momento de la vida (hace más de dos mil años aproximadamente) existió una persona que se hacía llamar Jesús y cambió totalmente la mentalidad de las personas que existieron en ese tiempo y, este cambio, fue tan grande que aún se habla de Él y lo más seguro es que siga igual en el futuro. 

Jesús generó mucha controversia porque acercaba la realidad con una dimensión que no muchos conocen (el reino de los cielos) y es muy difícil creer que realmente Él pudo haber tenido la razón en algún momento. La historia y la Biblia nos cuentan que Jesús nació de manera sobrenatural porque fue hijo de una mujer virgen (más controversia para los no creyentes, pero se irá arreglando de a poco) en Belén de Judea y que en ese tiempo gobernaba el rey Herodes. Desde que se anunció su nacimiento comenzó la controversia, algunos que esperaban ansiosos a que nazca y otros curiosos (siempre hay de estos en todas partes) simplemente querían saber quién era Él y por qué era tan importante.

¡Imagínense lo esperado e importante que era para generar tanto alboroto aún antes de nacer! 

En la Biblia se nos indica un poco de su nacimiento. Herodes, el rey de ese tiempo, deseaba asesinar al pequeño Jesús porque representaba una amenaza para él, ya que aún antes de nacer ya tenía un montón de seguidores que lo esperaban ansiosos, entre esta cantidad de personas estaban los tres reyes magos, quienes no eran precisamente magos (eso me causa gracia porque cuando escuchaba esta historia de niño me imaginaba a tres personas con sus sombreros grandes, ropa colorida, con varitas mágicas, etc.) La verdad es que eran unos sabios pastores de la época.

Estos tres individuos vieron la señal de una estrella a lo lejos y supieron que esa señal indicaba que Jesús, el hombre que por muchas generaciones la gente estaba esperando, nació. Su nacimiento fue un tanto extraño porque se esperaba algo más -cómo decirlo- digno de un rey, ya que se suponía que era el hijo de Dios, pero sus padres terrenales eran muy pobres, tanto que no tenían donde quedarse y tuvieron que irse a un lugar a dormir con los animales y Jesús nació allí en un pesebre para ser exactos (un pesebre era como un plato grande donde servían comida a los animales).

Los sabios que les mencionaba antes le estaban llevando regalos y cosas grandes para de cierta manera adorar a Jesús, ya que era el Salvador que Dios hace muchos años había prometido a la gente. Cuando los sabios llegaron a donde se encontraba Jesús se inclinaron ante Él en señal de respeto (como cuando las personas comunes, por decirlo así, se inclinan ante un rey), le dieron a sus papás todo lo que le llevaron a Jesús y luego se fueron. Todo lo que le llevaron era realmente grande, muchísimo, algunas personas dicen que fue tanta riqueza de oro, plata, joyas, entre otras cosas que con todo eso Jesús ya de grande pagaba impuestos, daba a los pobres, etc.

En una ocasión cuando Jesús era niño se perdió entre la multitud (a quien no le ha pasado je, je aunque esta vez Jesús lo hizo intencionalmente) y se fue al templo o iglesia de la época. Ahí se quedó hablando por mucho tiempo con los líderes religiosos que enseñaban en ese lugar, mientras que sus papás lo buscaban preocupados por todas partes, incluso tuvieron que caminar largas distancias para buscarlo, hasta que lo vieron sentado escuchando a los líderes de la iglesia y también daba su opinión respecto a algunos temas y dejaba impactados a todos, ya que era muy inteligente para ser solo un niño (tenía alrededor de doce años).

Cuando sus papás lo encontraron le regañaron por preocuparlos tanto (algo normal que cualquier padre haría) y Jesús les dijo: ¿no saben que debo estar en los asuntos de mi Padre? (Padre, refiriéndose a Dios), esto no está en la Biblia, pero asumo que fue así: me imagino que sus papás lo regañaron aún más por responderles de esa manera y preocuparlos tanto, incluso por hacerlos caminar tanto. Algo interesante fue que Jesús siempre fue obediente a sus papás y cuando le dijeron que iban a volver a casa, él lo hizo. No actuó con orgullo como muchos de nosotros --incluyéndome-- lo habríamos hecho, porque Él a esa edad ya tenía claro cuál era su propósito de vida, ya tenía la visión en la cual basaría todo su ser y en la cual pondría todo su esfuerzo.

Yo descubrí mi visión solo hace unos meses de escribir esta parte del libro, en comparación con Jesús muchos años más que él (actualmente tengo 22). Creo que algo importante para la vida de una persona es encontrar el propósito por el cual nació porque sin ese propósito, la vida en sí no tiene sentido, no sabes para qué vives, no sabes si tu vida tiene algún objetivo. En las clases de psicología de colegio, por lo menos en mi caso, nos hacen cuestionarnos este tipo de cosas, algo así como crisis existenciales. Algo que te puedo aconsejar para encontrar tu visión de vida es preguntarte para qué eres bueno, cuáles son tus dones, talentos, habilidades, etc. 



Jhonn Maydana

#11801 en Otros
#1147 en No ficción
#6683 en Joven Adulto

En el texto hay: dios, motivacion, libro cristiano

Editado: 26.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar