Los años que te ame...

Capítulo 20 — Comiendo de la olla

Justo a las 11 de la noche Samuel llegó a su casa bastante agotado, toda esta situación lo estaba consumiendo, sentía que en algún momento iba a colapsar, pero, no podía hacerlo. Todo esto valdría la pena para el futuro de su familia y de su esposa.

Si el pudiera tener un mejor puesto, le daría a Summer la familia que tanto deseaba. Podrían adoptar no solo uno si no, más bebés que era lo que estos dos corazones anhelaban más que nada en el mundo.

Entro a su casa y pudo ver qué las luces seguían encendidas, la mesa estaba limpia, pero aún había un ligero aroma de comida casera en el ambiente. Dejo su maletín y su computadora en el sillón y se dispuso a buscar a su esposa.

Busco en la cocina, pero estaba vacía, se acercó a la estufa y el dulce aroma de carne molida con verduras lleno su nariz y su estómago automáticamente rugió.

— Solo un probado... — murmuró, tomo una cuchara y empezó a comer directo de la olla. Después miro que había pasta en salsa de tomate con queso y su mundo se derritió. Parecía un león hambriento que no podía parar.

— Deberías de tomar un plato — una voz detrás de él lo asusto que soltó la cuchara y gritó.

— ¡Dios Summer! ¡Me asustas! — miro a su esposa algo enojado mientras ella reirá sin poder parar.

— ¿Viste tu cara? «joajana» — Summer se froto el estómago pues le dio tanta gracia como reaccionó Samuel cuando lo asusto, lo había observado mientras disfrutaba de su comida, algo que la hizo feliz.

— No es gracioso Summer — aunque quería fingir molestia no podía evitar sentirse feliz de ver la sonrisa tan exquisita de ella « ¿Hace cuánto no veía esa sonrisa? » se preguntó y sin pensarlo se acercó a ella y la beso.

Summer se quedó absorta al sentir los labios de su esposo sobre los de ella, tardó en reaccionar unos segundo hasta que le siguió el ritmo y se perdió en un mar de emociones, lo había extrañado mucho y solo quería sentir su calor.

Samuel se quedó disfrutando del dulce aroma de Summer mientas devoraba su boca y cada parte de ella, aunque quería llegar más allá, sabía que debía descansar pues el viaje sería algo corto en avión y no podría dormir bien.

— Creo que debemos detenernos amor, mañana viajas y quiero que descanses buen — se separó de él algo jadeantes, y aunque anhelaba sus caricias no era el momento adecuado.

— Tienes razón, gracias por recordármelo — pego su cabeza contra la de ella y miro sus hermosos ojos cafés que tanto adoraba.

— Oye llame a nuestros padres y vendrán a mi concierto — respondió Summer con una sonrisa a lo que él se quedó impactado, había olvidado llamar a sus padres y decirles sobre el concierto. Se habían mudado de California a Arizona hace ya algún tiempo por cuestiones con sus hermanos y la mamá de sumar era la única que vivía en California solo que ella estaba en San Francisco, con la hermana de Summer.

— Lo olvide amor, estaba con que les iba a llamar, pero afortunadamente tu eres mi otra mitad y lo haces por mí — intento ser algo bromista ocultando su culpa.

— Lo sé, por eso lo hice. Se que tú trabajas es muy bueno, pero presta atención a tu salud amor, estás dejando pasar muchas cosas — hablo con sinceridad y el solo asintió.

— Si ya amor, ya te dije que es por el proyecto, pero pronto acabará, unos 4 meses y ya estará todo de vuelta a como era antes o mejor — dijo mientras subía las escaleras.

— Entiendo eso, pero, mira casi no duermes, casi no estás aquí ya, al menos toma un día libre para que puedas relajarte o vas a colapsar Samuel.

— ¡Dije que estoy bien y solo será por un tiempo! ¡¿Que no entiendes eso Summer?! — ante los comentarios de su esposa no pudo evitar estallar, Summer se quedó atónita por la forma en la que él había reaccionado, el jamás le había gritado de esa forma y eso la hirió — Amor perdón... — al ver la expresión de Summer se arrepintió de inmediato pues sabía que había reaccionado de forma exagerada.

— Déjalo así ya entendí — con tristeza paso de largo y se metió a su cuarto, ya había preparado la maleta de Samuel, pero, entro al vestidor intentado calmar sus emociones y las ganas de llorar.

— Summer espera — quiso detenerla, pero era mejor alejarse un poco así los dos se calmarían.

Primero fue a su estudio y preparo unas cosas que debía llevar con él para la presentación, así como archivos que no pudo imprimir en la empresa los cuales eran se fuma importancia. Después de un rato decidió ya irse a dar una ducha y dormirse.

Justo cuando iba entrando a la habitación vio a Summer correr directamente al baño y cerrar la puerta, asustado la siguió y solo pudo escuchar cuando vomitaba descontroladamente, lo que hizo que se preocupara.

— ¡Summer! ¿Estás bien amor? — no hubo respuesta solo el sonido de las arcadas de Summer y el del inodoro.

— ¡Si estoy bien Samuel¡ — grito desde adentro cuando sintió que había vaciado todo el estómago.

— Abre la puerta y déjame ayudarte... — la puerta se abrió en ese instante y una pálida Summer salió tambaleando, Samuel la sostuvo entre sus brazos y la abrazo.

— ¿Que fue eso amor? — pregunto mirando como cerraba los ojos, estaba preocupado pues no podía cancelar el viaje y verla en ese estado aumentaba su ansiedad.

— Algo me cayo mal de seguro, no es nada... Solo sostenme en lo que se me pasa el mareo — sonrió con los ojos cerrados y hablo como pudo.

— Deja te ayudo a acostarte, te sentirás mejor — la levantó con cuidado y la puso sobre la cama con delicadeza, Summer se sintió mejor al ver a su esposo preocupado y se preguntó si debía decirle lo de su visita al médico — te traigo algo para el estómago, ya vuelvo.

Salió rápidamente y en menos de 5 minutos regreso con un vaso de agua y una pastilla para el dolor y el vómito de los que el usaba en ocasiones.

— Gracias, debemos dormir que mañana o más bien en unas horas te vas Samuel.



#3358 en Novela romántica

En el texto hay: tragedia, amor dolor

Editado: 20.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.