Los años que te ame...

Capítulo 23 — Un sentimiento de tristeza

Mientas tanto Samuel estaba acomodando sus cosas en el hotel donde los habían hospedado, agradeció que le tocará la habitación con Ricky y no con algún otro miembro de los 5 hombres que habían ido.

Justo cuando estaba doblando si ropa un sentimiento de tristeza inundó su corazón.

« ¿Qué diablos me pasa? » se preguntó sentándose en la cama, no sabía por qué le dieron ganas de llorar y de llamar a su esposa.

— ¿Estás bien Samuel? — pregunto Ricky cuando salió del baño y lo miro sentando, viendo a la nada.

— Si... Yo solo estaba... — respondió algo asustado pues se olvidó por un momento que su amigo estaba aquí con él.

— Entonces, deberías darte una ducha y descansar un rato. Recuerda que es la cena de gala con los miembros élite del ejército — Ricky se dejó caer en su cama pues le había dado sueño.

— Cierto, deja me doy un buen baño relajante — tomo su ropa y su teléfono y entro al baño — ¡Deberías llamar a Daniel, no sea que se te ponga bravo!

— «jajajaja» cierto debo llamar a mi amor, así como tu tonto. Abandonas mucho a Summer amigo, no debería hacer eso — le respondió sentándose en la cama y mirándolo antes de que entrara al baño.

— Lo sé, solo que cuando me meto en el trabajo todo se me olvida, tú sabes eso — se excusó nuevamente.

— Si, pero hago tiempo para llamar a mi esposo. Es importante Samuel, dedicar tiempo a nuestras familias, aunque estemos atascados hasta las bolas de trabajo — Samuel se carcajeo y asintió.

— Tienes razón, ni a mis padres les he llamado y eso que vienen al concierto de mi esposa — se dio varios sapes en la cabeza por idiota, realmente se había olvidado de todo.

— Realmente eres un puto imbécil, espero que recapacites y prestes atención a tu familia en especial a Summer. Si no creas que no es el hecho de que Summer no sabe que trabajas codo a codo con Mitzy — Samuel agachó la cabeza apenado, no esperaba que su amigo supiera su mentira.

— Se lo diré más adelante, además, es solo mi compañera de trabajo y ni amiga, no hay más — dijo con firmeza.

— Yo solo digo Samuel, ha te advertí ya tú sabrás que hacer, no te confíes, no todo el mundo es sincero y busca una amistad. — se levantó y fue al vestidor, Samuel se quedó pensando en sus palabras.

« ¿Será que tiene razón? ¿Estoy entendiendo mal a Mitzy? » pensó por un momento recargado en la puerta, pero negó con la cabeza.

Tomo su teléfono y reprodujo su música favorita Guns N' Roses.

— No es verdad, confío en nuestra amistad y que jamás pasará de ahí — se desvistió y entro en la regadera. Trato de eliminar aquellos pensamientos cuando nuevamente, ese sentimiento de dolor y tristeza le invadió con más fuerza.

Asustado se recargo en la regadera preguntándose ¿Que era eso? ¿Por qué se sentía así? Termino de bañarse, tomo su toalla y comenzó a secarse. Sintió un deseo muy fuerte de escuchar la voz de su esposa, tanto así que tomo el teléfono y marco su número.

Summer iba mirando por la ventana cuando su celular sonó de repente, miro la pantalla y su corazón revoloteo cuando descubrió que era Samuel quien la llamaba « Si se preocupa por mi...» dijo en sus adentros y cuando estaba a punto de responder, recordó la situación que estaba enfrentado que, no supo si contestar o no. Había llorado mucho y su voz la delataría sin duda.

— Deberías contestar amiga, al final es tu esposo y debe saber — dijo Daniel quien alcanzo a ver el remitente de la llamada.

— Tienes razón, pero, aún no le diré nada — Summer contesto el teléfono tratando de fingir lo mejor posible — ¡Hola cariño!

— ¿Summer? ¿Por qué no contestabas? Me preocupas mucho Summer. — dijo un tanto exasperado.

— Perdón, estoy charlando con los chicos en el teatro y no escuché tu llamada. Discúlpame amor — por alguna razón se sintió tranquila al escuchar su voz y darse cuenta de que él pensaba en ella, aunque sea un poco.

— ¿Pero tú estás bien? Te escucho algo.... Diferente cariño — no supo por qué, pero pensó que algo le pasaba a Summer.

— Estoy bien cariño, solo debe ser que he gritado mucho. Es todo un caos el ensayo, pero ahí vamos — inventó cualquier excusa ante el hecho que su esposo la podía descubrir

— Bueno, estoy en el hotel con Ricky, estaré ocupado el día de hoy y mañana. Más tarde hablo con mis padres para saber a dónde llegarán. Pero tú no te preocupes yo arregló todo y te veo mañana antes de tu presentación amor — dijo con entusiasmo pues, anhelaba ver a Summer presentarse, Ricky tenía razón debía poner más atención a su familia.

— ¡Me parece increíble! Entonces te dejo eso a ti, llámame cuando sepas dónde estarán tus padres amor.

— Si cariño, te llamo luego. Te amo — Samuel colgó después de escuchar él Te amo de Summer y los dos, por un momento, calmaron sus corazones.

Después de un tiempo Summer llegó al teatro acompañada de Daniel, llegó a la sala de ensayos que tenía para ella intentando calmarse, había tomado una decisión y necesitaba el apoyo de sus amigos, solo de ellos 3.

— ¡Summer amiga! ¿Dime cómo estás? ¿Qué te paso? ¿Qué te dijo mi hermano? — apenas entró y Paula la lleno de preguntas, abrazándola con fuerza. Esperaba que fuera una noticia feliz para todos, en especial para ese matrimonio.

— Paula, creo que debemos esperar a que mi prima se siente y nos platique — Henry miro el rostro de su prima y supo que algo había pasado, y no necesariamente algo bueno.

— Gracia Henry — contesto Summer.

— Oh si perdón, es que me emocioné — algo apenada, Paula se separó de ella y los 4 se sentaron en la salita que tenía ella ahí para su descanso.

— Chicos yo.... Tengo algo que decirles — hablo Summer.

— No tienes que si no quieres — respondió Daniel quien se había mantenido callado, no conocía a estos amigos de Summer por lo que, no quería que ella revelara su dolor.



#3339 en Novela romántica

En el texto hay: tragedia, amor dolor

Editado: 20.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.