Los años que te ame...

Capítulo 35 — Aléjate de mi

Una vez que llegó la ambulancia Samuel se subió bastante preocupado, miraba a Summer pálida e inconsciente. Su corazón estaba bastante angustiado, no le cabía en la cabeza la estupidez más grande que una vez hizo en su vida.

¿Cómo pudo ser tan ciego? ¿Cómo no se le ocurrió investigar más? Miraba como el paramédico la atendía confirmando que solo había sido un desmayo, pero lo mejor era revisarla en el hospital.

Una vez que llegaron al Hospital y la canalizaron, el médico en turno solo le dio algunas instrucciones sencillas para cuidarla, el solo asintió y se quedó mirándola. Recordó que Henry le había dado una tarjeta para saber más sobre la situación de su esposa.

Saco la tarjeta y la miro por un tiempo hasta que se animó a marcar el número, aún eran las 9pm así que, esperaba poder hablar con el médico. El sonido del celular sonó varias veces hasta que alguien contesto.

— ¿Si diga? Este es Michelle Hansen...

— Hola buenas noches ¿Usted es el Doctor Hansen? — pregunto al nervioso mientras miraba por la ventana de la habitación.

— Si, soy yo ¿Quién habla?

— Mi nombre es Samuel Martínez y, soy el esposo de una de sus pacientes; Summer Park — un silencio reino durante unos segundos, Michelle se quedó perplejo, no esperaba que, al fin, después de tanto tiempo, este le llamara.

— Dígame Señor Martínez — intento ocultar la molestia en su voz pues había visto como Summer luchaba sola contra está cruel enfermedad y más ese día el cual le había dicho la verdad de su situación.

— Me gustaría tener una conversación con usted, quiero saber cómo está mi esposa y todo concerniente a su enfermedad — explico tratando de parecer tranquilo, quería hacer todo lo posible por ella, cuidarla y demostrarle cuan arrepentido estaba.

— Bien, le diré todo lo que sucede. Estoy en el Hospital Hansen que es donde ella se atiende — Samuel se sorprendió pues era el mismo hospital donde estaban justo en este momento.

— ¿Enserio? Estoy justo ahora en este hospital, Summer se desmayó y la traje por si era algo más preocupante — Michelle se sorprendió un poco y se levantó inmediatamente saliendo de su oficina.

— Dígame en qué cuarto se encuentra, iré a hora mismo.

— Si, es la habitación 1002, es privada — respondió Samuel con sinceridad, esperaba tener una buena charla con este doctor.

— Bien, enseguida lo veo — Michelle colgó el teléfono sin esperar la respuesta de Samuel, si Summer tuvo un colapso emocional era muy peligroso, más por el hecho de que su cuerpo no podía resistir más presión, eso la llevaría a la muerte definitivamente.

Justo cuando iba saliendo de su oficina le mando un mensaje a Daniel y Henry avisándoles que Summer estaba hospitalizada, esperaba vinieran por si se presentaba alguna situación.

Samuel se quedó esperando a que llegara el médico, por como lo escucho, dedujo que era bastante compleja la situación y quizás alarmante. Comenzó a caminar de un lado a otro esperando que Michelle no tardará mucho y pudiera explicarle la forma de ayudar a su esposa.

— Lamento la tardanza — dijo Michelle al entrar a la habitación dando un ligero toque — mi oficina está en el área de Oncología así que está área de urgencias me queda un poco lejos.

— Está bien Doctor, mucho gusto, Samuel Martínez — extendió su mano y Michelle le devolvió el saludó.

— Michelle Hansen, es un placer al fin conocer al esposo de Summer, es una mujer muy valiente — Michelle no sabía cómo dirigirse a este hombre, aunque estaba molesto por no haberlo buscado antes no podía decirle nada, más que tratar de sacar alguna que otra información. Samuel sintió el sarcasmo del médico, pero hizo caso omiso, no estaba para hablar de ello, solo quería ayudar a su Summer quien aún era su esposa pues, no había enviado los papeles de divorcio aún.

— Samuel, el placer es mío. Realmente me gustaría saber cómo está mi esposa y que tratamientos puedo conseguir o cuál es el proceso — dirigió su mirada de Michelle a Summer, quien dormía plácidamente, podía notar lo cansada que estaba y la evidente debilidad en su cuerpo lo hacían temblar de preocupación.

— Mire señor Martínez — Michelle suspiro, no quería hablarle de mala manera ni decir algo imprudente — siéntese por favor, lo que le voy a comentar es algo difícil...

— Por favor, se lo suplico dígame la verdad ¿Hace cuánto Summer tiene cáncer?

— Ella tiene Leucemia Mieloide Aguda, en una etapa bastante avanzada. Desde hace dos meses ella ha estado recibiendo tratamiento a través de quimioterapia las cuales, cada vez son más agresivas. No le voy a mentir Señor Martínez, su esposa ha pasado por este dolor sola, aunque tres de sus amigos han estado al pendiente de ella, no es lo mismo lo que me decepciona un poco de usted como su pareja. — dijo con severidad, aunque Samuel quería refutar sabía que no tenía las palabras, era su culpa que ella pasará por esto sola, él era el causante de todo.

— ¿Tiene cura? — las lágrimas comenzaron a acumularse en sus ojos, cosa que sorprendió a Michelle pues pocas veces veía a los hombres llorar.

— Hay esperanza, pero, no podemos asegurar nada. El cáncer de Summer es muy agresivo y el tratamiento que le estamos dando no está surgiendo efecto positivo, buscaremos un donante de médula ósea que sea compatible con ella.

— ¿Puedo intentar? ¿Verificar si soy compatible con mi esposa? — pregunto inmediatamente, si esa era una luz, en la perseguirá sin descanso.

— Si, pero en específico deben ser los familiares de la paciente y en este caso... Ya se revisó.

— ¿Cómo? ¿Ya se hicieron las pruebas? — se levantó de golpe, no podía creer que todos se dieron cuenta, menos el, todos la cuidaban, menos el, todos velaban por su mujer cuando era su responsabilidad y no la hizo.

— Ve lo que le digo, usted era el único que faltaba señor Martínez, lo cual me hace pensar en si realmente la ama como dice disculpe que lo señale, pero un paciente con leucemia tiene que tener el mejor ambiente para su recuperación y ha sido todo el caso contrario de su esposa. Tiene mucha carga emocional y, por lo que veo, hoy estalló, señor debe de pensar en cómo ayudarla, si el tratamiento no funciona o si no haya un donante, ella no tiene mucho tiempo de vida — Samuel lo tomo por el cuello cuando el comentó eso, no dejaría que ella se fuera de su vida, no lo permitiría.



#3339 en Novela romántica

En el texto hay: tragedia, amor dolor

Editado: 20.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.