Los años que te ame...

Capítulo 41 — Tenemos un Donante

Un año después...

Ya había transcurrido casi un año y Samuel no podía encontrar el paradero de Summer, había monitoreado los celulares de sus amigos, busco en cada aeropuerto, en cada estación de tren, en cada abordaje y no pudo encontrar nada.

Cuando Daniel o Ricky recibían una llamada de algún número diferente el buscaba monitorear la ubicación, pero, no tuvo éxito. En todo este tiempo busco y busco un donante de médula ósea para su esposa, aunque no supiera donde estaba, iba constantemente a ver al Doctor Hansen para revisar como iba el proceso y si sabía algo de su esposa, pero, el alegaba que no tenía nada de información, así como su prometida, la doctora Molly Jordán.

No dormía, no comía nada bien con tal de usar su mayor tiempo posible en encontrarla. Recibía correos con bastante frecuencia alegando que ella solicitaba el divorcio, pero nunca firmaba, si quería que firmara debían decirle donde estaba a lo que el abogado siempre respondía lo mismo.

— Señor, no tengo la mínima idea de dónde está, todo el proceso es por teléfono y correo electrónico. Información que no puedo proporcionar por seguridad de mi cliente. — Samuel solo lo miraba atento, no podía desquitar su irá contra este hombre pues no había razón.

— Dígale que, si quiere que lo firme, me diga dónde está ella. Si no puede retirarse y no volver nunca. No me voy a divorciar de Summer Park — el abogado solo asintió y se retiró del lugar.

Samuel se recargo en su silla, miraba a su alrededor y casi nada había cambiado. Excepto que Mitzy estaba en la cárcel, la madre de ella había fallecido por todo el alboroto que surgió sobre su hija. Se dio de golpes en la frente por ser tan estúpido y no mirar a tiempo quien era en realidad esa mujer tan tóxica y venenosa.

— Deberías de comer más Samuel — escucho la voz de Ricky quien lo miraba preocupado, su amigo estaba sumamente demacrado, había adelgazado mucho y constantemente fumaba por ansiedad, sentía pena por él, pero Daniel le prohibió decirle donde estaba su mujer.

— No tienes que preocuparte por mí, ¿Cómo va el proyecto militar? Ha mejorado en este año muchísimo — respondió sin ganas mirando a su buen amigo.

— Va muy bien, Natalia dice que tú deberías ir a la convención en Nueva York este fin de semana, quizás te ayude hermano — se sentó frente a él con un café y un vaso lleno de fruta — come te hace bien — Samuel miro el vaso y recordó como su esposa le preparaba el desayuno y las comidas cuando él se le olvidaba hacerlo. Tomo el vaso y una lágrima rodó por su mejilla, como la extrañaba.

— Está delicioso — hablo comiendo con delicadeza la fruta picada, se veía exactamente como Summer lo hacía.

Ricky miro a Samuel y, no sabía que pensar. Había visto su dedicación en buscar a Summer, en hacerle pagar a Mitzy y valla que lo hizo. La cárcel era el peor lugar a dónde el la mando, aunque el motivo era personal había muchas cosas en su contra, robo, lavado de dinero, prostitución. Quién hubiera imagino que Mitzy vendería secretos de la empresa con tal de vigilar a Summer y separarlos. Esa mujer era realmente estúpida.

— Vamos no llores, la vas a encontrar...

— ¿Cuándo Ricky? ¿Cuándo me muera?¿Cuándo llegue su funeral? Sabes que le queda un año de vida si lo consigo el donante... — Samuel se soltó en llanto, la vida sin ella era desgarradora, se lamentó mucho los días y las noches en soledad por no valorar a la mujer tan maravillosa que tenía a su lado.

— Oye... Mira ve a Nueva York este fin de semana, ósea mañana. Quizás allá puedas encontrar algo Interesante — Samuel lo miro confundido, Ricky solo se levantó y salió de la oficina, ya no pudo soportarme castigar tanto a su buen amigo, ya había sufrido bastante.

— ¿Pero que...? — murmuró Samuel al escuchar las palabras de Ricky ¿Que quería decir? En eso sí celular sonó, era el doctor Hansen.

— ¿Doctor? ¿Hay buenas noticias? — pregunto dejando la comida en su escritorio.

— Si Samuel... Encontramos un donante... — dijo Michelle emocionado — ya puse a Summer en la lista de ser la primera en recibir el trasplante, solo tienes que encontrarla.

Samuel se quedó congelado, habían encontrado su salvación solo... Faltaba su mujer... ¡Tenía que encontrarla!

— La buscaré por cielo, mar y tierra, gracias Michelle de verdad — Michelle había visto la dedicación de Samuel al buscar donantes y encontrar a Summer, aunque él sabía exactamente en donde estaba, quería ver qué tanto era capaz de llegar por ella. Al parecer no lo había decepcionado, ahora le daría una pista.

— Se que lo harás ¿Has buscado en todos los lugares? — pregunto tratando de contener la emoción.

— Si, he buscado en cada hospital de cada Estado en el país. Nadie está con el nombre de Summer Park, es como si se hubiera desvanecido — explico desganado, ya no sabía cómo demonios hacerle para hallarla, quizás había salido del país.

— Es extraño, un médico me llamo ayer comentando sobre una paciente con leucemia que tenía. Era muy agresivo, pero se había controlado con un buen tratamiento, mi colega me llamo para saber si tenía un donante, pero, le dije que no... Por Summer.

— ¿De dónde te llamo? — pregunto ignorando la emoción en su voz, ¿Será ella? Había una posibilidad, así que la buscaría.

— De Nueva York, está algo lejos de aquí pero... Puedes intentar... — incito deliberadamente a qué se arriesgará, era hora de que ambos hablarán con la verdad y buscarán resolver sus asuntos, él había visto a lo largo de ese año como Samuel se dedicó a aprender todo sobre la leucemia, al buscar donantes ofrecía recompensas con tal de que saliera alguien, realmente era un hombre bueno que se dejó engañar por alguien que lo Valia la pena.

— ¡Lo haré! Dame la dirección de ese hombre, hoy mismo tomo el vuelo — Samuel tomó sus llaves y su cartera, la encontraría costara lo que costara.



#3341 en Novela romántica

En el texto hay: tragedia, amor dolor

Editado: 20.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.