Los valses de su amor | Kaisoo

Capítulo 2.

KyungSoo sube rápidamente al segundo en que las puertas del bus se abren y corre a sentarse al fondo para pasar desapercibido, aunque la vestimenta que lleva puesta no le ayuda mucho. KyungSoo saca el dibujo que JongIn ha hecho de él y lo observa con cariño. Se reconoce fácilmente en el retrato, ¡JongIn es un excelente dibujante! Y KyungSoo se siente tan avergonzado por haberle confesado a JongIn que hace mucho tiempo ansiaba verlo, esconde su rostro con la hoja mientras da pataditas al aire.

Pero él no mentía, su historia era verídica... Bueno, sí cambió o, mejor dicho, omitió un par de detalles que JongIn no necesitaba saber y que no se llegaría a enterar, ¿verdad?

KyungSoo vuelve a doblar el papel y lo esconde en un bolsillo "secreto" de su saco. Mira la ciudad por la ventana; las casas grandes y las chiquitas, los parques y personas con una activa vida nocturna como los vendedores de comida o ciertos deportistas. A KyungSoo le fascina todo lo que ve porque no era algo que él observara muy a menudo. Él ni siquiera sabía lo que era rachi antes de que BaekHyun lo invitara a la peña. KyungSoo sentía que se había perdido de demasiadas cosas, ¡incluso había sido arrestado! Eso sí que es una anécdota muy buena para contar en una reunión familiar y sorprender a todos. Aunque, era probable que su familia quedara con la boca abierta porque estaban sorprendidos de manera negativa, es decir, estarían decepcionados de KyungSoo. Seguramente todos esos tíos y tías que solo se pasan hablando mal de él, alejarían a sus hijos porque "KyungSoo es una pésima influencia". ¡Mejor! KyungSoo no quería estar con esos niñitos y niñitas tan creídos y crueles.

KyungSoo se bajó en un paradero que quedaba cerca de su casa y volvió a correr, dando su último esfuerzo de la noche. Divisa su casa amarilla, resaltante e imponente ante las demás. KyungSoo se acerca con sigilo y en el balcón de madera, que parece más bien una cajita, ve a Joohyun sentada leyendo alguna revista. KyungSoo no sabe silbar, así que emite un pequeño chillido para llamar la atención de su amiga. Ella sabe perfectamente que él se ha salido de la casa sin permiso —como ha estado haciendo desde hace un par meses—, así que al levantar la mirada no se sorprende de verle. KyungSoo le sonríe y junta sus manos pidiéndole por favor que baje a abrirle la puerta con total discreción.

Ella se levanta de la pequeña silla en la que estaba sentada y entra a su habitación, lanzando la revista a la cama. Tiene dos opciones, la primera opción es ir hacia la puerta y caminar por todo el pasillo hasta alcanzar las escaleras y bajar —el punto negativo es que no hay donde esconderse en caso alguien salga de su habitación y "¿A dónde va señorita Irene?" "Abrirle la puerta a KyungSoo, quien se ha escapado, ya sabe, lo usual". ¡No puedo decir eso! —y la segunda opción es ir hacia la ventana, abrirla, salir por ahí y gatear por el angosto pasillo exterior, llegar a las escaleras que dan directamente a la puerta trasera y desear que KyungSoo haya sido tan inteligente como ella para ir a esperarla ahí.

Ella sale decidida por la ventana y se arrastra por el suelo, importándole poco que parte del camisón se ensucie. Logra atravesar las ventanas de los demás cuartos sin ser descubierta y baja rápidamente las escaleras, corro hacia la reja trasera y ve la espalda de KyungSoo, el chico está sentado en la vereda, con la mirada perdida. Ella abre la puerta con cuidado, evitando hacer ruido. KyungSoo gira y le sonríe inocentemente, se levanta y entra.

—Hoy te tardaste. —Acusa y cierra la puerta.

—Fue de casualidad, lo juro. —KyungSoo rasca su nuca, incómodo por arrastrar a Joohyun a sus travesuras.

—¿Me contarás qué estuviste haciendo?

Caminan hacia las escaleras.

—Sí, cuando estemos en la habitación te contaré.

Ambos se arrastraron por el pasillo y entraron por la ventana.

Joohyun se sienta en la cama y palmea a su costado, esperando escuchar acerca de la nueva aventura de KyungSoo.

—Él me dio un dibujo. —Murmura y mete la mano en su saco, en ese bolsillo "secreto" y saca un papel arrugado. —Mira.

Irene lo toma y la técnica de dibujo se le hace familiar. Ella descubre al instante quién es el artista.

—Oh, al final sí te saliste con la tuya.

KyungSoo ríe bobamente con sus mejillas adquiriendo un tono rojizo.

—No sé si debería estar celosa con que mi prometido piense en otro hombre y se sonroje pensando en él.

KyungSoo cubre su rostro con su mano y niega con la cabeza.

—Bueno, JongIn es guapo. Pero no hay nada entre nosotros. —Comenta mientras toma de regreso el dibujo.

—¿Seguro? BaekHyun dijo que él no te quitaba la mirada de encima.

—¿En serio? —KyungSoo baja su mano y se acerca más a Irene. —Me da vergüenza sostenerle la mirada, así que no lo sé.

—Oye, yo soy tu prometida. —Comenta en tono bromista y con su puño le da un suave golpe al menor.

—Tú tampoco estás enamorada de mí. —KyungSoo pucherea. —No le gusto a nadie.

—Joder, es que soy lesbiana. —Pellizca el muslo del menor. —Vete ya de mi habitación, los comprometidos no pueden dormir juntos hasta después de la boda.

KyungSoo la ignora y se deja caer en la cama. —¿No crees que haya una manera de evitar la boda?



#2394 en Fanfic

En el texto hay: boys love bl, exofanfic, kaisoo romance

Editado: 22.06.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.