¿love Or Friendship? (amor o amistad)

Capítulo 8

Un verdadero amigo siempre está contigo.

 

 

Otra semana a pasado, ya Lila está de vuelta en casa y falta solo una semana para la fiesta compromiso de la familia Cooper, mis días han sido muy aburridos y monótonos, Leo no se ha vuelto a aparecer en mi oficina y tampoco en mi casa, siento un vacío en mi corazón, y no entiendo el porqué, ya que no tuve tiempo de llegar a quererlo, ¿o sí?, no sé pero tampoco quiero pensar mucho en él.

-Otra vez Zoe, ¿que es lo que tienes?, no has prestado atención a nada de lo que te he dicho  -dijo Lila trayéndome a la realidad.

-Lo siento, solo estoy muy distraída -dije acomodándome tras el escritorio en mi silla.

-¿O simplemente piensas en Leo? -pregunto sería. -tranquila él te buscara.

-¿Porque estas tan segura? hace días te veo muy rara, todo el tiempo te mensajeas con alguien y sonríes como tonta. -Me crucé de brazos -¿tienes algo que decir?

-solo es tu imaginación -dijo sonrojándose y agachando la cabeza.

-No lo creo Lila, te conozco.

-No es nada.

-Ok cuando te sientas preparada me lo dices -me sentí muy mal al saber qué me oculta cosas y lo peor que no confía en mí, no le he dado motivos para desconfiar.

-Lo que pasa es... -no la deje terminar.

-No te preocupes, lo hablamos después -fije mi vista en el monitor y continúe con mi trabajo, unos minutos después Lila se retiró de mi oficina sin decir nada.

 

*****


Hace media hora llegamos de la empresa, y Lila insiste en ir al cine pero no tengo ganas de salir de casa.

-Ya te dije que podemos ver una película aquí -repetí algo cansada.

-Por favor Zoe -volvió a insistir.

-Te dije que no -salí de la cocina y fui a mi habitación y cerré la puerta con seguro.

-Eres la peor -dijo desde el otro lado.

-Y también me insultas, es el colmo -dije recostándome en la cama.

-¿qué tal si pasamos por la heladería y compramos un helado extra grande de chocolate? -dijo después de unos minutos.

-Eso es chantaje.

-Tómalo como quieras, pero vendrás, ¿sí o no? -Pregunto ya cansada.

-Solo si tú lo pagas -dije abriendo la puerta y mirando a Lila sentada en el piso.

-Pero tú tienes más dinero que yo, eres muy injusta -se quejó en su lugar.

-Ok nos vemos mañana -hice en intento de cerrar la puerta pero Lila se interpuso.

-Ok está bien, pero tu compras las palomitas -dijo señalándome con el dedo índice.

-Trato -ella se levantó del piso y me abrazo, yo sonreí en el abrazo.

-Vístete nos vamos en media hora -dijo y salió de mi habitación.

 

*****

 

No sé qué película veremos solo sé que la sala está repleta de personas, nos sentamos en los asientos del centro, a petición de Lila.

Cuando la película terminó me puse de pie para salir de este lugar pero Lila me detuvo.

-Tienes que esperar que salgan los de adelante -me senté otra vez en mi lugar y todos los de la primera fila se pusieron de pie, y se giraron al público con carteles en mano. Lo mismos decían: 

¿Quieres ser mi novia, Zoe?

En ese momento aparece Leo con un ramo de rosas rojas, no supe que hacer estaba muy nerviosa, todos los ojos estaban sobre mí, Lila sonreía en el asiento, de los nervios me entraron unas horribles náuseas y salí corriendo del lugar, corrí hasta los baños que estaban cerca de la sala del cine, entre a un cubículo y vomite todo lo que tenía en el estómago. Unos segundos después apareció Lila, me agarró los cabellos y me miró muy asustada.

-Tú lo sabias y no me dijiste nada -dije después de unos minutos.

-No te podía decir, perdón -dijo mirando sus manos.

-Es un idiota, como cree que después de irse de mi casa como todo un idiota lo voy a recibir con brazos abiertos -dije mirando mi reflejo en el espejo, me lave la cara y enjuague la boca.

-Él te quiere y está muy arrepentido por lo de ese día. Además Arturo me lo dijo.

-¿Has estado hablando con Arturo? -pregunte sorprendida.

-Él es el chico con quien hablo por mensajes. -Dijo con una sonrisa y completamente roja.

-Enserio, el primo de Leo, no lo vi llegar -dije con una sonrisa  -¿pero te gusta?

-creo que sí, él me dijo que yo también le gusto desde el día que me vio en la heladería.

-Qué bueno Lila, les deseo lo mejor, pero hablando de heladería tenemos un trato pendiente.

-Sí, pero eso será después que hables con Leo -no tengo ánimo para discutir por eso solo asentí.

 

*****


Leo

Estaba muy nervioso, cuando la película terminó vi que se paró del asiento, lo bueno es que Lila la convenció para que se siente, cuando se pararon mis compañeros de trabajo con los carteles salí de uno de los extremos de la sala con un ramo de rosas rojas (a petición de Lila), vi como Zoe abrió los ojos y como miraba para todos lados, luego fijo su mirada en mí, y su cara se descuadro, salió corriendo de la sala, y yo la seguí pero antes de llegar entro al baño de mujeres.

-Yo me encargo -dijo Lila llegando a mi lado -espérame aquí.

Vi cómo se alejó y yo con los nervios a flote, me senté en un banco y Arturo se sentó a mi lado.

-No te preocupes solo está nerviosa -dijo apretando mi hombro.

-Cómo quieres que no lo haga.

-Lila está con ella te aseguró que la va a convencer de hablar contigo.

-Eso espero -después de unos 30 minutos (que se me hicieron eternos) salieron del baño, Zoe me dio una mirada avergonzada, y se acercó a mi lado junto con su amiga.

-Zoe yo... -me corto en medio de mi disculpa.

-Vamos a otro lugar por favor -su voz era suave y tranquila.

-Ok cerca hay una heladería, vamos.

Cuando estuvimos sentados fui el primero en hablar.

-Perdóname Zoe, la última vez que hablamos te deje después de enojarme, pero es algo que no vas a entender, es parte de mi pasado -en mi garganta se formó un nudo que me impidió seguir hablando.



#4117 en Joven Adulto
#20342 en Novela romántica

En el texto hay: bebe, amor, empresa

Editado: 14.08.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.