¿love Or Friendship? (amor o amistad)

EpÍlogo

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

San Juan 15; 13.

 

Tres años después

Estamos en casa todos reunidos ya que celebramos la cena de noche buena, me he pasado todo el día preparando la comida con la ayuda de Lila, cuando terminamos yo fui a mí habitación a ducharme y Lila a la de invitados.

-¿Dónde están los niños? -le pregunte a Leo cuando entró en la habitación.

-En el jardín, ya los vestí con la ropa que me dijiste -dijo Leo, hace unos días fui a una tienda mixta donde encontré dos vestidos blancos con puntos rojos, para mí y Susan y para mis hombres camisa roja y pantalón blanco, es para una foto familiar.

-Gracias Leo, eres el mejor, me voy a dar una ducha rápida porque tu tía y tu primo tienen que estar al llegar.

-Está bien te espero abajo -el salió de la habitación bien vestido de verdad esa camisa le queda hermosa.

Me duche y vestí con mucha rapidez, media hora después ya estaba bajando los escalones, todos estaban en la sala reunidos, vi a Lila quien tenía un vestido igual al mío pero negro con verde y las gemelas igual, Arturo y Alan tenían un suéter verde y pantalones negros.

-Buenas noches familia -dije y todos respondieron felices.

-Estas hermosa Zoe -dijo mí madre con una sonrisa en su rostro.

-Gracias mami tu igual.

-tía Zoe, Owend no me quiere dar mi carro -dijo Mateo el hijo de Ernesto y Sara.

-Owend dale su carro al pequeño Mateo -dije mirando a Owend y este le devolvió el juguete a su primo.

-Mateo tu puedes jugar con tus primos, recuerda que cuando dejas tus juguetes en casa ellos te lo prestan -dijo Sara quien tiene una hermosa panza de 8 meses.

-Está bien mami -Mateo busco los otros carros que estaban en su mochila y los repartió con sus primos.

-Tenían que ser hombres  -dijo Ámbar quien estaba sentada con Esme y Susi, y todos reímos.

-¿Quién quiere cenar? -pregunte después de un rato.

-Yoooo -dijeron todos al mismo tiempo.

-Pues vamos al comedor  -a los niños los acomodamos en una mesa redonda y los grandes en el comedor.

-El pollo está delicioso -dijo Amelia con una sonrisa.

-Lo preparo Lila -dije y está bajo la cabeza.

-Mí esposa es la mejor -dijo Arturo.

-No lo creo Zoe hizo la lasaña y está rica, ella es la mejor -dijo Leo.

-Pues se equivocan Sara es la mejor ella hizo el coctel de frutas  -dijo Ernesto defendiendo a su esposa.

-De verdad es el mejor coctel que he probado en mí vida -dije y todos estuvieron de acuerdo.

-¿Quieres un poco de vino? -Leo me lo ofreció pero cuando me lo lleve a los labios me entro unas ganas de vomitar, corrí al baño de la planta baja y cuando estuve allí saque todo lo que había comido, unos segundos después llegó Lila y agarro mí cabello para que no se ensucie.

-¿Que tienes Zoe? -pregunto Lila preocupada.

-No sé, el olor del vino de dio nausea.

-¿Crees que estas embarazada?

-claro que no Lila, sabes que llevo años tratando de quedar embarazada y nada, no creo que sea eso.

-¿Pero estas al día con tus pastillas y tu periodo?

-hace tiempo deje de tomarme las pastillas -pensé por un momento y me acorde que mí periodo no me bajado, pero son 32 años.

-¿Que pasa Zoe?, dime la verdad.

-Tengo dos meses de retraso, pero pensé que era por la edad ya tengo 32 años Lila.

-Tienes que hacerte una prueba para salir de dudas.

-Creo que tengo en mi habitación -hace un tiempo me hacía una prueba cada mes para ver si estaba embarazada, pero Leo me ayudó a superar mí frustración.

-vamos ahora -subimos a mí habitación, busque la prueba de embarazo y entre al baño.

 

*****

 

Leo

-¿Que tiene mami? -pregunto Susi asustada cuando vio a su madre correr al baño.

-Tranquila solo se sintió mal, en un rato volverá -dije tratando de calmarla.

-Mami ¿qué tienes? -dijo Owend cuando Zoe llegó a la sala.

-Nada mí amor no te preocupes  -dijo Zoe sonriendo.

-Zoe dilo por favor -dijo Lila en un susurro y los nervios se apoderaron de mí.

-Zoe ¿qué pasa? -pregunte.

-Es que... es que -Zoe no sabía que decir.

-Está embarazada -dijo Lila y todos nos sorprendimos.

-Tengo miedo Leo -dijo y sus ojos se llenaron de lágrimas la abrace y bese su frente para que se tranquilice.

-No te preocupes Zoe todo estará bien -esas palabras las dije más para mí que para ella.

-Felicidades -dijo mí tía Amelia y luego todos siguieron con las felicitaciones.

-¿Si tienen un bebé me van a llevar otra vez al orfanato? -pregunto Susan con lágrimas en sus ojos.

-Yo no lo permitiría nunca, te prometí que te voy a cuidar siempre -dijo Owend muy decidido.

-Tu eres parte de esta familia y lo serás siempre Susi, tu eres mí princesa -dijo Zoe y le dio un abrazo.

-Te quiero mami -dijo Susi sonriendo.

-Yo mucho más mí amor.

 

*****


Zoe

Cuando todos se fueron a sus casas yo fui a mí habitación y me duche, me vestí con una pijama y me tomé un calmante para el dolor de cabeza.

-Mañana temprano iremos al doctor -dijo Leo que estaba en la cama.

-Está bien -dije con una sonrisa y me acosté en su pecho.

Me desperté por las horribles náuseas y corrí al baño, Leo me alcanzo y me acaricio la espalda, cuando terminé me lave los dientes.

-¿Estas bien amor?

-sí, tenemos que llevar los niños a la casa de mi madre, ella se quedara con ellos mientras vamos al hospital.

-Ok vístete yo voy por los niños -Leo salió de la habitación y yo me vestí rápido. Cuando termine fui a la cocina a servirles el desayuno a los niños.

-cereal de chocolate mí favorito -dijo Susi contenta.

-El mejor es el de frutas -dijo Owend mostrando su lengua.



#4113 en Joven Adulto
#20318 en Novela romántica

En el texto hay: bebe, amor, empresa

Editado: 14.08.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.