Registrarse

Mándalas. Ideas que al Soñar:¡despiertan!

Capítulo 1 Mándalas: "Ideas para Soñar: ¡Despiertos!

Érase una vez un hogar con un papá dedicado al trabajo y una mamá consagrada al cuidado de su familia; se prodigaban tanto amor, cuidado y preciosos momentos de aprendizaje compartido con sus hijos. Juntos, hacían viajes cortos, a los lugares donde antes sus padres los llevaban a ellos. —La naturaleza en tiempo estacional nos permite cumplir los deseos acordes a los ciclos generacionales.

No obstante en este tiempo pandémico se agudiza el riesgo de contagio, y para evitar perjudicar la salud: el confinamiento es local y nacional con prohibiciones de un país a otro. Y porque los padres trabajan virtualmente y los hijos estudian desde casa vía internet. Ante este dilema, se requieren: "Ideas para Soñar: ¡Despiertos!

Un día papá Charly, en el horario permitido para salir a comprar alimentos frescos. —Notó en el market un remate de útiles escolares—. Materiales que al presente año escolar no lograron venderse bien, pues se cerraron las aulas en escuelas tanto públicas como privadas.

A papá Charly —experto en telecomunicaciones—, le agradó un estuche geométrico de 30 cm. Marca Trend—. Cuya característica principal era ser irrompible, —dígase: "Ideal para niñas pequeñas."

Llegado a casa, se internó —como todos los días—, en su oficina; —aunque este día es de descanso—, con el set de reglas comenzó a hacer dibujos concéntricos. —La idea es hacer mándalas—. Para el tiempo de compartir el aprendizaje familiar. ¿¡Absorto, no tuvo cuenta del tiempo transcurrido!?

Las niñas, de pronto, irrumpieron en el lugar, —cansadas de esperar en la sala de estudio. — ¡Papá! ¿Por qué? Estás aquí. Tú, solo. —Pregunto: Danay.

—Sí. Papá. Desde cuándo: Juegas tu solito. ¿¡Ah!? ¡¿Eh?! —Exageró: Victoria. Detrás de las niñas. —Mamá Carini, seguía a sus pequeñas, vigilando sus pasos y considerando justo la intervención. —Charly: ¡Es tiempo fuera! ¿Acaso jugarán aquí? —Preguntó.

Charly, al ser sorprendido; usó las circunstancias: “Como todos en sus casas”. Improvisó, un discurso. —No sin antes ser interrumpido. —En efecto. —Dijo—: Hoy haremos una clase de múltiple inteligencia. —Papá ¿Os has vuelto loquito por tanto encierro? ¿No treparemos el árbol, que tiene escalera hacia la casita de montaña? Allí, están los juguetes. —Atinó, a reclamar: Victoria. —Upa. Papá. —dijo: Danay—. Aquí. Tenéis: La computadora, la impresora; con la que trabajas tú. Si al menos nos dejarás usar papeles y colores, como lo hacía en clase la profesora: Miss Mielsy.

—Claro. —Añadió: Victoria—. Mamá Carini. Vos sabéis. Que el pastor Bierny: “Nos da un estuche como el que tiene papá”. ¿Lo has visto? —Mirando a su mamá—: Señaló con el dedo. — ¿Qué te enseñó? —dijo: Danay—. Haber: Muéstranos. Resuelta a quedarse y empezar ahí, su hora de juegos. —Claro que aceptando un escenario antes: Prohibido para pequeñas, dados los componentes electrónicos que usa papá.

—Danay, subiéndose en la pierna derecha de papá Charly—, y tomando, la hoja: Pregunto: — ¿Qué es?—.

—Mamá Carini, a tres horas para dar sus clases online, adaptó, en la oficina de su esposo: Una mesa pequeña con cuatro sillas. —Vengan. Por favor. Tomen la silla según el color de su equipo. Danay y papá Charly en las sillas verdes. Victoria, ven con mamá Carini en las sillas naranjas. —Ordenó mamá Carini. Sentados todos y tomados de la mano. Mamá Carini: Procedió a orar. —Damos gracias a Dios por este momento de aprender juntos. —Se oyó, un: ¡Amén! Muy sonoro, cuál un coro familiar; por la expectativa de saber: ¿Qué enseñaría papá Charly?

—Tomen: Hoja, lápiz, y, una regla... — ¡Listo! Charly, —dijo Carini, encargándose de distribuir los materiales. —Hoy, vamos, a aprender, a hacer: ¡Mándalas!—. Dijo: Charly—, con un objeto geométrico que está biselado en la regla. Trazaremos una figura de forma triangular en un plano cartesiano interceptado en su punto cero por dos diagonales. Una figura base por cada lado de las líneas como observan a mamá Carini. Luego hay que dibujar hasta ocho figuras con dirección izquierda a derecha y otras ocho figuras con orientación derecha a izquierda.

 

—En círculos, como siguiendo: “la manecilla del reloj”, aseveró Danay. —Y parándose, hizo un ademán, hacia atrás, y dijo: ¡Aja! Como siguiendo: “El caminar de un cangrejo” Esbozando una sonrisa. —Exacto: Danay, dijo: Charly—; riéndose por la ocurrencia de su hija. — ¿¡Papá!? Nos explicas: ¿Qué es un plano cartesiano?

—Mamá Carini, —atenta a asistir las clases de papá Charly—. “Dio cuenta que para ello, no se necesitan: Hojas blancas de dibujo. Si no hojas cuadriculadas.” —Y como no había en la mesa—. Pidió, a las niñas, traigan las mochilas que antes llevaban a la escuela. —Ellas, salieron: Tras sus cosas de clases.

—Primero: Entró, Victoria, diciendo: ¡Huy! Había olvidado: ¿Cuánto pesan estos cuadernos y libros? —Ya saco los de hojas cuadriculadas...

—Sí. —Asintió: Mamá Carini—. Sobre todo el cuaderno de matemática. —Cuyas hojas estaban intactas. Nunca empezaron las clases. Las cuales fueron suspendidas a inicio de marzo 2020; "y que a nunca empezar". —Pues ya se decretó la prolongación del Confinamiento Social hasta julio 2021; esto en Perú.

—Al rato, llegó: Danay. Y tenía: Una lágrima en sus ojos. —Corrieron a abrazarla y se abrazaron todos. Y todos: ¡Lloraron! Consolándose entre ellos.

—Charly, llamó al pastor Bierny, —le contó lo sucedido—; y poniendo en altavoz la llamada. Pidió: "unas sabias palabras, para la ocasión".




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.