Mas Alla De Mi

1.Lo siento

 Ya estaba fastidiada de las estupideces de Angélica. Trataba de ignorarla pero mientras lo hacía más intensa se ponía, por lo que tenía o hablar con ella y dejar las cosas claras o simplemente caerle a coñazos a ver si por fin deja la vaina. Ya me estaba cansando de esto, y lo arrecho es que no tiene ningún sentido yo a ella no le hecho absolutamente nada para que me trate como se le da la perra gana. La próxima vez que se me acerque, por Dios y mi madre que está en cielo que le digo sus cuatro verdades y le doy un coñazo que la va a dejar más estúpida de lo que ya está.

La chica no me cae mal, pero es que cada vez que abre la boca salen estúpideses tirando indirectas, tanto a mi como a otros y eso a mi no me gusta. Es angustiante escuchar sus tonterías todos los santos días.

  Fastidiada del maestro le pedí permiso para ir al baño. No tenía ni la más mínima intención de seguir en el aula, por lo que primero iría al baño y luego saldría de el colegio. 

  Cuando entro al baño me meto a uno de las cubículos y hago mis ''necesidades'' a lo que siento que entra alguien y azota la puerta del cubículo contiguo al de donde yo estoy y le pasa seguro. Escucho como comienza a llorar, sollozo tras sollozo. Joder, debe de estar mal para que llore de esa manera. Salgo y le toco la puerta.

-¡¡¡Dejame!!!.- mierda... No podía ser. ¿por qué está llorando ella? ¿es enserio? ¿tenía que ser ella? me pregunté incrédula.

-Hey Angélica abre la puerta ¿si?.- me paso la mano por la cara en un gesto de frustración.

-¿Qué carajos quieres Victoria? ¿burlarte de mí como lo hago yo contigo?.-Esto me pasa por salía, por meterme en lo que no debo. Admito que eso irió mi ego.

-¡¿Quieres abrir la puta puerta nojoda?!.- Trato de ayudarla sabiendo que ella me trata mal y lo sigue haciendo. Escuche como quitó el seguro y vi como la puerta lentamente se abría mostrando a una Angélica indefensa comparado con la veces en que la veo molestandome. Tenía el rimel corrido por su cara, los ojos totalmente rojos al igual que su nariz, su cabello estaba pegado en sus mejillas por las lágrimas, no parecía la chica ególatra que yo conocía.

-¿Qué quieres?.-Pregunta con la cabeza entre sus manos.

-Saber por qué estas así.- Tan solo yo me meto en esto. Por eso es que me pasan las vainas.

-Eso no te importa.

-No te preguntara si no fuera así.-En realidad no me importaba, pero al igual que muchos, a veces necesitamos a alguien para desahogarnos y tratar de lidiar con los problemas y quizás a esos problemas se debe su comportamiento de mierda.

-No creo que te importe como esté y por qué estoy así..-A bueno, la que lee mentes pues.

-Estas en lo cierto...-Me miró, sus ojos estaban llenos de lágrimas y por un momento sentí tristeza por ella.- Pero eso no significa que no quiera saber por qué estás cómo estás y así posiblemente te ayude.- Me acerco a ella que todavía estaba sentada en el retrete y me puse de cuclillas frente a ella.- Mira, sé que tu actitud de mierda no te ayuda ante los demás y todo eso, pero eso ahora da igual... Si, al principio quería darte una patada por el culo a ver si dejabas el fastidio.-Rió-... Es más hoy pensé en eso...Pero ahora ese no es el problema... No creas que te quiero hacer un mal haciendo esto o algo por el estilo, eso no se me da. Sólo pienso que tal vez quieras hablar con alguien que sé yo... A lo mejor no soy la más adecuada pero deberías hablar con alguien, no sé con Mercedes o algunas de tus amigas.

-Ellas no son mis amigas.-comenta segura.

-Bueno no sé...-Piensa piensa.-Yo venía al baño y luego me iba a ir de aquí...-

-Vayámonos.-Okay eso no me lo esperaba.

-Hey espera tu, tu cara esta horrible.-Digo haciendo un gesto con mi mano frente a mi rostro.

-¡Oh cierto!... Gracias.- Cinco minutos y ya estábamos en la entrada de la escuela. 

-¿Traes tu auto?.-Niega con la cabeza.

-Ven... Hoy traje mi moto.-Digo.

-¿Tienes una moto?.-Se sorprende. Claro, se la vive jodiendo y no sabe nada de mi.

-Obvio querida, ¿por quien me tomas?.-La fastidio. Así hablan sus supuestas amigas con ella. ¿Por qué estoy haciendo esto señor?

-Estúpida.

-No tanto como ustedes.

-Ellas son las que hablan así, no yo.- Es cierto, pero nada pierdo con molestarla un rato por todo lo que me ha molestado a mi ¿no?.

-¡Aishs!.- Bromeo moviendo mi mano como que "me da igual" .- ¿ dónde vamos?

-La verdad no sé... En donde no hayan muchas personas estaría bien.-Asiento.

-Toma.-Le entrego el casco.-Sólo cargo uno, así que póntelo tú por fa.

-Cualquiera piensa que quieres que no me pase nada.- Ya comenzó.  Por mi te amarro de una cuerda, la sujeto de la moto y te paseo por la ciudad cariño.

-En realidad sí.-La sorprendo.- Podría ir a la cárcel porque no cargues casco y más por si mueres.- Frunce el ceño mientras yo me cagaba de las risas.-Ay ya, solo te molesto. Sube.



Wovack

#8507 en Joven Adulto
#23032 en Novela romántica
#3815 en Chick lit

En el texto hay: homosexualidad, chicaxchica, boxeo

Editado: 17.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar