Me Sorprendes

Capítulo 21

Me desperté con un dolor de cabeza horrible, entonces empecé a recordar lo que había pasado, venía a desatar a mi madre y golpearon en la cabeza y perdí el conocimiento, ahora me doy cuenta que estoy amarrada atrás de mi madre y sin mi pistola, debió de haberse dado cuenta que la tenía y me la quito, ese imbécil.

Mi madre aprieta mi mano cómo puede y la escucho sollozar, está asustada.

En eso entra el tipo que supongo me había amarrado y me había golpeado, pero ¿Dónde están mi novio y mi mejor amigo? Espero no les haya pasado nada.

Secuestrador: Es un placer Mariel. Soy Braulio un viejo amigo de Jazmín.

Nuestras sospechas eran ciertas, era el mismo de las cartas.

Yo: suelta a mi madre, ella no tiene nada que ver en esto.

Braulio: veras, tu novio me debe mucho dinero, quiero que sufra de una manera u otra, y que más que hacer sufrir a su querida novia a través del sufrimiento de su madre.

Yo: podrías haberme secuestrado a mí, no a mi madre.

Braulio: lo pensé, pero no sería suficiente, sufres más por aquellas personas que amas que por ti misma, eres débil con las personas cercanas a ti, y eso querida Mariel, hizo que secuestrara a tu mama, la muerte de tu mejor amiga no era parte del plan, pero se dio y no me arrepiento.

Cuando escuché lo que había dicho llore descontroladamente y me movía incontrolablemente.

Yo: ella no tenía nada que ver en esto, ¿Por qué tuvieron que matarla?

Braulio: lo sé, y ya te dije que no era parte del plan pero que no me arrepentiría por ella.

Yo: lo pagaras, te juro que lo pagaras.

El rio sínicamente y me dijo:

Braulio: ¿Cómo piensas hacer eso? Tu noviecito y mejor amigo se han ido huyendo, como dos gallinas, dudo que ahí sentada puedas hacer algo más que llorar y rezar para que me pague, porque no ser así tu madre morirá y luego seguirás tú.

No sé porque se habían ido si se suponía que estarían conmigo.

Al cabo de unas horas los veo entrar por la puerta con una bolsa en mano con lo que creo es dinero.

Jazmín: ahí está todo.

Braulio: se tardaron. Pueden soltarla y largarse de aquí, me quedare con la casa.

Nos soltaron y mientras salíamos de ahí, nadie decía una sola palabra, ahí estaban otros guardias en todos lados.

Cuando salimos de la cerca que dividía la casa de mi madre con la calle, veo que Jazmín y Eddy se detienen y me pasan un control.

  • Presiónalo… dijeron los dos al unísono.

Yo confiaba en ellos así que lo presione, al presionarlo veo como la casa completa de mi madre estalla en llamas haciendo una explosión con todos esos tipos dentro de ella, sentí una mano en mi hombro que me susurro.

Eddy: Haz vengado a nuestra Jennifer.

Y era cierto, dije que vengaría su muerte matando al causante y eso había hecho.

El día de irnos fui hasta la tumba de mi mejor amiga para contarle todo lo que había pasado y decirle que había vengado su muerte, me despedí de ella y prometí visitarla, cuando pudiera y le dije que la extrañaría.

 

 

 

 

 

 



#11003 en Joven Adulto
#27415 en Otros
#3802 en Aventura

En el texto hay: sorpresas inesperadas, accion y amor, enojos

Editado: 21.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.