Mi amor imposible

Capitulo 57 "Es perfecto"

Liam despierta en mi, una mezcla de sensaciones que nunca antes experimente, llegue realmente mal a su casa, nerviosa por mamá y su cesarea al verlo con Lena pense lo peor, agradezco tanto a mi amiga por haberla confrontado bastaron solo unas palabras para que sus mentiras salgan a la luz.
Confío en Liam pero soy consciente de que él es demasiado para mi, no entiendo como está conmigo. Dejo esos pensamientos a un lado cuando mi celular empieza a sonar, miro la pantalla y veo el nombre Jeremy atiendo de inmediato.
-hola Jeremy- saludo impaciente
-hola Sarah, ya nació- habla emocionado, mis ojos se cristalizan tras escuchar esas dos palabras, y no logro decir nada es como si todo a mi alrededor dejara de existir.
-¿Sarah?- indaga Jeremy ante mi silencio
-que hermosa noticia ¿es niño o niña? ¿Como esta? ¿Y mamá?- hablo rápido. Jeremy rie al otro lado
-es niño y esta bien, tu mamá esta descansando. En cuanto pueda llamarte lo hara- dice.
-¿como es?- pregunto
-te enviaré una foto, solo te dire que es perfecto- dice emocionado. Yo sonrio aunque no puede verme. -debo colgar Sarah, solo queria que lo supieras- dice
-gracias, mandale un beso a mamá de mi parte- digo en un hilo de voz.
-seran dados hija- responde. Finaliza la llamada. Es la primera vez que me llama asi y no me molesta, el poco tiempo que comparti con él pude ver que es un gran hombre y sobretodo hace muy feliz a mamá.
Camino hacia la cocina y me sirvo en un vaso agua, dejo mi movil encima de la isla, y me siento en uno de los taburetes, bebo el liquido y dejo el vaso a un lado, me encantaria estar junto a mamá, y conocer a mi hermanito es niño y yo creia que seria niña, sonrio. Seguro es hermoso y no podre cargarlo , mi sonrisa se desvanece al instante, maldita distancia, es alli cuando las ganas de llorar me invade y me siento mala hija, una pesima hermana mayor.
Siento los brazos de Liam envolverme desde atras y cierro los ojos ante su tacto, me brinda tanta proteccion y calidez.
-¿que haces aca solita?- pregunta. Me cuesta hablar, las palabras quedan ahogadas en mi garganta no logro emitir sonido, él me gira y me mira preocupado -¿que pasa?- indaga mientras limpia mis lagrimas con sus manos.
-nacio mi hermanito- digo en susurro
-que bueno-responde él-¿pero por que lloras?
-no puedo conocerlo, ni cargarlo es dificil- hablo apenada. Liam me sonrie dulcemente
-se que nada de lo que diga te hara sentir mejor pero no quiero verte triste debes alegrarte porque todo salio bien- yo asiento, es cierto y lo estoy pero para ser honesta desearia cargarlo y llenarlo de besos. Liam me abraza y yo cierro los ojos con fuerza, perdiendome en su olor.


~~~~~~~~~~
-¡Los voy a extrañar!- digo abrazando fuertemente a mis hermanos
-¡y yo a ti!- responde Erick
-pronto volveré- dice Erin. Al separarnos limpio mis lagrimas que han bajado a mis mejillas, los tres estamos llorando como niños, no me gustan las despedidas. Tras darnos un último abrazo grupal ellos encaminan hasta el avión, voltean a verme y levantan su mano agitandola de un lado a otro en forma de  saludo yo imito el gesto.
Salgo del aeropuerto y encamino a casa de John, a pasar la tarde junto a Emma.
Liam me entregó las llaves de su coche, y deja que lo conduzca aunque no me gusta abusar prefiero viajar en taxi pero él insistió en que lo ocupe.  Al llegar a casa de John apágo el estereo y bajo, camino hacia la puerta y toco el timbre.
Enciendo la pantalla de mi celular y la foto de mi hermanito aparece en ella puedo pasar minutos viendo su hermoso rostro, Jeremy tiene razón es perfecto. La puerta se abre levanto la mirada y me encuentro con mi amiga de pie
-hola Sarah, pasa- se hace a un lado y yo entro, nos damos un corto abrazo luego tomamos asiento en el sofa del living.
-¿como estas?- le pregunto
-mal, esto apesta no puedo comer nada todo me da asco y para varear me la paso vomitando- hace cara de desagrado. Yo sonrio ante su gesto-¿tu como estas?- pregunta
-bien- me encojo de hombros.
-se nota en tu mirada- dice -¿tienes hambre?- pregunta Emma.
-no, pero podemos ir a tomar un helado - respondo. Ella asiente sonriente. Nos ponemos de pie y nos dirigimos a la heladeria mas cercana para evitar que mi sobrino nazca con alguna marca en alguna parte de su cuerpo.
Emma elige de tres sabores, aun no comprendo ¿a donde le va todo lo que come? Yo escojo dos; nos sentamos en una de las mesas vacías. Empezamos a hablar y recordar viejos tiempos.
Emma y yo somos amigas desde hace años tenemos demasiadas anécdotas e historias por recordar, y nunca nos aburriremos de hacerlo, sin darnos cuenta las horas han pasado y decidimos regresar, al llegar a casa de John nos depedimos y continuo mi camino a casa de Liam, por muy loco que suene lo extraño y me cuesta estar lejos de él.
Estaciono el vehiculo y camino rapidamente hasta la entrada, coloco la llave en la cerradura y la giro hasta abrir la abertura, la retiro y cierro la puerta, subo de inmediato las escaleras, toco dos veces la puerta de su cuarto
-pasa- responde él. Yo ingreso
-hola- saludo con una infaltable sonrisa, él deja en pausa el juego me mira y sonrie.
-hola- responde. Camino hacia su lado y dejo un casto beso en sus labios.
-¿a que juegas?- pregunto sentandome en la cama
-futbol- responde. -¿que tal tu dia?-
-bien, mis hermanos se han ido y pase la tarde junto a Emma.
-¿como esta ella?
-esta muy bien.
-¿quieres jugar un partido?
-preparate para perder- digo en tono divertido, aunque en realidad siempre me gana. Tomo un joystick e iniciamos nueva partida.

~~~~~~~~
Han pasado tres semanas desde la cirugia de Liam a los quince dias le han retirado los puntos, debia aplicarse hielo al menos tres veces al día, y empezo a hacer ejercicios de flexión de la rodilla; el doctor nos explico que eso reduce la inflamación de la misma, debia desplazarse con muletas, cosa que no le agradaba del todo, pero sigue correctamente las indicaciones ya que desea recuperarse cuanto antes.
Esta semana comenzo a movilizar la rótula y realizar ejercicios activos de flexión de la rodilla hasta el umbral del dolor. Práctica natación, y eso lo distrae bastante, su vida dio un giro inesparado, paso de ser una persona activa a estar acostado la mayor parte del tiempo.
Yo lo observo a lo lejos, él no tiene idea de cuanto disfruto acompañarlo a sus terapias, no podria cansarme ni en cien años. Saco mi celular y veo que aun le faltan quince minutos para finalizar su clase, empiezo a mirar mis redes sociales cuando menos lo espero lo veo frente a mi.
-¿nos vamos?- dice. Yo asiento mientras me pongo de pie. -¿te aburriste?- pregunta y es algo que hace a menudo últimamente. Aunque le digo a cada momento que no, tal parece no entenderlo.
-no no me aburre acompañarte- respondo.
-sabes te lo agradezco. Aunque sigo pensando que deberias hacer algo mas entretenido. Yo lo miro seria unos segundos
-no hay nada mejor para mi que estar contigo- digo segura, mientras le guiño un ojo.
-tengo una sorpresa para ti, ahora que puedo caminar sin las molestas muletas -dice entre risas.
-muero por saber de que se trata - digo.
-lo sobras mañana- responde mientras se acerca y une nuestros labios en un lento y delicioso beso.



#456 en Joven Adulto

En el texto hay: viaje, amor tristeza

Editado: 05.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.